octubre 31, 2020

Excancilleres de nueve países americanos le piden a Almagro no intervenir en la independencia de la CIDH

Un grupo de excancilleres de nueve países, miembros de la Organización de Estado Americanos (OEA), demandó el respeto a la independencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pidiendo al secretario general de la OEA, Luis Almagro, “no intervenga” esta instancia de control y garantía de la defensa de los Derechos Humanos en el continente.

A través de un documento hecho público en las últimas horas, hacen un severo llamado a Almagro, para que, en su condición de secretario general, “se abstenga de intervenir en el proceso de selección” del titular de la CIDH, y salen en defensa de la prórroga del mandato dee su actual jefe ejecutivo, Paulo Abrao.

“Ante las manifestaciones del Secretario General de la OEA respecto de informes privados, reservados y confidenciales para atacar la integridad moral, independencia y autonomía de la CIDH, le hacemos un llamado para que se abstenga de intervenir en el proceso de selección de su Secretario Ejecutivo», señala el documento que fue ampliamente difundido y al que tuvo acceso La Epoca.

Además, los excancilleres que suscriben la nota, reclaman a Almagro el respeto “a las normas interamericanas en su conjunto y, en lo fundamental, respete la decisión unánime que adoptó la CIDH el 9 de enero del 2020 de prorrogar el mandato de su secretario ejecutivo, Paulo Abrao”.

“En conformidad con la práctica de respeto a las decisiones y opinión de los comisionados de la CIDH, el Secretario General no debe interferir en la autonomía e independencia de los organismos que han sido dotados de esas capacidades”, añade el documento.

En este sentido, los excancilleres advierten que, de lo contrario, “se configuraría una ilegítima intervención sin fundamento, menoscabando así la independencia del Sistema Interamericano de Derechos Humanos”.

El conflicto surgió una vez que Almagro hizo pública su decisión –basada, según argumentó, en su facultad estatutaria de aprobar o vetar al funcionario propuesto por la CIDH para ese cargo– de no renovar el contrato de Abrao debido a que, dijo, fue denunciado unas 60 veces, por maltrato o acoso laboral, por trabajadores del organismo.

En cambio, las autoridades de la CIDH defienden la continuidad del funcionario acusado y, al respecto, los excancilleres advirtieron que «de acuerdo con las normas interamericanas, el contrato del Secretario Ejecutivo puede ser terminado por pérdida de confianza, pero para ello el Secretario General debe consultar con la CIDH e informarle los motivos».

“Es importante destacar que, según al artículo 11 del Reglamento para el funcionamiento de la CIDH, el proceso para identificar al candidato para la designación de su Secretario Rjecutivo lo realiza la propia CIDH”, reafirma la declaración de los excancilleres.

Aseveran también que “por ello que, en cumplimiento de la costumbre internacional, usos y costumbres que rigen esta materia hace más de veinte años y en las normas interamericanas, el secretario general no decide sobre la continuidad del secretario ejecutivo de la CIDH”.

“Hacer hincapié en la importancia que la CIDH deposita en su secretario ejecutivo y que hace al buen funcionamiento de los organismos independientes del Sistema Interamericano”, expresa el llamamiento de los exjefes de la diplomacia de nueve países de la región.

El documento fue suscrito por el boliviano David Choquehuanca, Jorge Taiana (Argentina), Celso Amorín (Brasil), Guillaume Long y Ricardo Patiño (Ecuador), Hugo Martínez (El Salvador), Fernando Carrera (Guatemala), Patricia Rodas (Honduras), Jorge Lara Castro (Paraguay) y Rodolfo Nin Novoa (Uruguay).

Be the first to comment

Deja un comentario