octubre 29, 2020

Las redes sociales educativas


Por Soledad Buendía Herdoíza-.


Nos encontramos frente a una revolución tecnológica que está cambiando la forma en que vivimos, aprendemos, trabajamos y nos relacionamos con otros. El desarrollo de las tecnologías de la información y comunicación proporcionan múltiples herramientas para ser utilizadas de manera innovadora en los procesos de enseñanza-aprendizaje en todos los niveles. El gran desafío de la educación en general, y en particular de la educación superior, será la pertinencia y calidad en las respuestas frente a las demandas de una sociedad que avanza vertiginosamente en la adopción de plataformas digitales. El conocimiento y la conectividad deberían ser de acceso universal, solo así podremos disminuir, la brecha entre pobres y ricos.

La educación tradicional y sus limitaciones deben ser superadas en la era tecnológica, la enseñanza-aprendizaje en la actualidad no son más actividades inseparables, la prueba de adquisición de conocimientos y habilidades no está, como señala Rodríguez, en el conocimiento mismo, sino en la forma como este se traduce en comportamiento. Las nuevas tecnologías y las redes sociales aplicadas a la educación superan los espacios de la educación tradicional, que suelen ser estáticos, predecibles e incluso aburridos para los estudiantes. Estas permiten profundizar en el desarrollo de habilidades y competencias, con un aprendizaje activo, basado en casos y resolución de problemas, lo que facilita el desarrollo del razonamiento.

Las tecnologías empoderan al estudiante para aprender haciendo, como agente activo de su formación, estableciendo la necesidad de autorregulación, donde el proceso usa herramientas sincrónicas y asincrónicas. Los ambientes educativos interactivos, multimediales y comunicacionales favorecen el intercambio, el aprendizaje colaborativo y en grupo, al igual que el trabajo de forma compartida. Es importante señalar que no es suficiente con incorporar la tecnología, esta debe estar de acuerdo con un modelo con propósitos formativos y para ello se requiere intervenir en el currículo, en los objetivos, en los contenidos e incorporar los nuevos recursos, definiendo con claridad el rol de facilitador y guía del profesor.

En este contexto el gran desafío de la educación es la pertinencia y la calidad, para desarrollar las experiencias de enseñanza aprendizaje es necesario establecer intercambios en contextos globales diferentes, la internacionalización del conocimiento, es indispensable en la era tecnológica e implica viabilizar digitalmente plataformas, redes y repositorios de información, diferenciados regionalmente, como es el espacio de América Latina o el espacio europeo, se requiere enriquecer el conocimiento propio para romper con el referente único occidental de producción de conocimiento.

La tecnología favorece el fomento de la investigación al permitir recolectar y preservar evidencias de experiencias y producciones regionales al mismo tiempo que crea nuevos conocimientos. Una de las grandes virtudes de la incorporación tecnológica debería ser la capacidad de acceder al conocimiento de forma global y sin restricciones, donde la información y el conocimiento estén al alcance de todos. Hecho que forma debates pues la brecha digital impide que esto sea una realidad en muchos países de América Latina y para grandes sectores marginados de la población.

Las redes sociales, en el mundo virtual, son sitios y aplicaciones que operan en niveles diversos y permiten el intercambio de información entre personas e instituciones. La Internet, como herramienta pedagógica en la era digital, está transformando la educación y el conocimiento en formatos multimedia y escenarios globales. Las redes sociales como Facebook, Twitter y LinkedIn o aplicaciones como Snapchat e Instagram, son muy utilizadas en la actualidad. Varias son las discusiones generadas a partir de su manejo, contenidos e impactos. La falta de privacidad, la utilización de la información y los peligros que tiene para los ciudadanos el exponer datos personales y familiares son temas a tomar en cuenta al momento de usarlas en los procesos educativos.

Las nuevas tecnologías están creando importantes mejoras y cambios en la manera de enseñar y de acceder a la información por parte de alumnos y profesores. En un mundo cada vez más digital, en el que el acceso a las redes sociales es mayoritario, las ventajas educativas de estas plataformas son incuestionables, pues nos acercan como docentes a los estudiantes y nos permiten hablar el mismo idioma. Usar un canal con el que los jóvenes están familiarizados les va a resultar más amigable a la hora de acceder a los contenidos. Con ello se fomentará el interés de los alumnos para compartir información, apoyando el intercambio y el trabajo colaborativo.

Desde el punto de vista de los profesores, el uso de redes sociales educativas impulsa un nuevo modelo de aprendizaje que permite controlar de forma mucho más eficiente los progresos y la participación de los alumnos en las diversas actividades.

Las redes sociales educativas son, por definición, un foro perfecto para plantear consultas, dudas, resolución de problemas y comunicación directa o compartida.

Es clave señalar que existen problemas fruto del mal uso de estas herramientas. Los profesores debemos construir aulas virtuales sin violencia, pues las redes sociales también pueden ser espacios donde se produzca acoso y amenazas, difusión de material sin consentimiento, doxxing, sextorsión, discurso de odio, discriminación y desigualdad.

Los cambios tecnológicos no son fáciles de aplicar, encuentran barreras y resistencias por parte de docentes, alumnos y personal administrativo, son procesos que requieren el apoyo de la dirección del centro educativo. La aplicación de las tecnologías y el uso de redes sociales en los procesos de enseñanza-aprendizaje tienen muchas potencialidades.

Es significativo destacar ventajas como las de formar bloques digitales regionales de enseñanza aprendizaje para fortalecer el pensamiento y la producción de conocimiento y fomentar intercambio de experiencias en contextos globales diferentes. Fortalecer repositorios digitales de resultados de investigaciones desarrollados en materia de Educación.

Es necesario ser cautos e identificar el riesgo de la colonialidad digital del conocimiento, al igual que el desafío de la selección adecuada de fuentes y contenidos.

No podemos dejar de señalar los peligros a los que nos sometemos al exponer en la nube, y por tanto dejar al alcance de todos, información privada y personal.

* Asambleísta por la Provincia de Pichincha de la Asamblea Nacional del Ecuador

Be the first to comment

Deja un comentario