abril 18, 2021

Jubilación en tiempos de pandemia

Por Richard Silva G.* -.


El brote del coronavirus ha frenado la vida de muchos en todo el mundo, pero ha impulsado a otros a jubilarse con prontitud. De hecho, de acuerdo al reporte publicado en la página web de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros, hasta noviembre del pasado año se alcanzó entre hombres y mujeres la cifra de 161 mil 887 personas jubiladas, los que al presente vienen percibiendo mensualmente y de manera vitalicia una pensión, recursos que para la mayoría de este colectivo se constituye en esta coyuntura en el único medio de subsistencia.

Las personas que están próximas a jubilarse o que ya gozan de una jubilación, por lo general pertenecen a la tercera edad, teniendo una cierta ventaja respecto a aquellas que no lo son, debido a que percibirán o perciben del Sistema Integral de Pensiones un ingreso producto del ahorro e inversión de los aportes a la seguridad social de largo plazo realizados durante su vida laboral activa.

Una de las bases importantes para obtener una jubilación y los beneficios que esta trae, se remonta a las contribuciones que realizamos como trabajadores dependientes o independientes al sistema de pensiones con los cuales se financia, debiendo comprender que entre tanto uno tenga más aportes mayor podría ser el monto de jubilación a percibir, sin perjuicio de la ayuda del Fondo Solidario para aquellos casos en que se calcule una pensión baja; por lo que es recomendable que nuestros aportes se encuentren disponibles y sean suficientes a momento de querer jubilarnos para nuestro propio beneficio.

Asimismo, percibir una jubilación en estos tiempos de pandemia puede servir de ayuda para adquirir alimentos, medicamentos y bienes de primera necesidad, etc., para de esta manera contrarrestar los efectos económicos negativos que conlleva la pandemia, es decir, constituirse para el jubilado en un medio de subsistencia, como es su propia naturaleza.

Además, es necesario que la población sepa que, la persona jubilada se beneficia con el seguro de salud, al que accede con el pago de un porcentaje mínimo (3%), deducido de monto total de su pensión con cobertura para él y sus derechohabientes (esposa e hijos) a través de un servicio médico permanente por una de las cajas de salud, protegiendo y resguardando de esta manera sus derechos constitucionales a la vida y a la salud, entre otros.

Por otro lado, algunas personas con un razonamiento errado vienen divulgando que el monto de una pensión de jubilación debe asemejarse al salario, nada más falso, debido a que ambos conceptos (jubilación-salario) tienen un propósito y naturaleza socio-jurídica distinta, pues la primera responde al ámbito de la seguridad social y el segundo al laboral, enmarcados cada uno en su propio ordenamiento jurídico y principios por los que rigen.

Así, por ejemplo, el pago de la pensión de jubilación es de forma vitalicia y transmisible a sus derechohabientes en la medida en que corresponda, pero el salario no; el monto del salario es variable y fluctuante según la situación laboral del trabajador, la pensión de jubilación es fija y sujeta solo a actualizaciones a ser establecidas en norma.

Ahora bien, nuestro actual sistema de pensiones requiere para que un trabajador se jubile, tener al menos un mínimo de 10 años de aportes y contar con 58 años de edad, apartándose del criterio que otros países tienen de incrementar la edad de jubilación.

En ese sentido, a los trabajadores que están próximos a jubilarse, les queda tomar unos minutos de su tiempo para pensar y decidir sobre la conveniencia de jubilarse y gozar de los beneficios que se resumen en poder recibir un pago mensual vitalicio que no es un salario y tener acceso al seguro de salud que muy bien le caería en estos tiempos de pandemia, garantizados por la Ley N°065 de Pensiones; o la otra opción, de continuar aportando sin el disfrute de los ahorros realizados en vida.

Finalmente, ante la duda o temor de que jubilarse pueda ser motivo de despido de la fuente laboral, cabe señalar que, para nuestra tranquilidad y de los que optaran por jubilarse, las disposiciones legales vigentes no establecen la desvinculación laboral por este motivo.


Abogado

Be the first to comment

Deja un comentario