abril 19, 2021

¡Cada 8 de marzo más derechos!


Por Soledad Buendía Herdoíza -.


Todos los 8 de marzo volvemos a escuchar discursos que promueven y apoyan las luchas de las mujeres en toda la Región. La construcción de una cultura democrática e incluyente, en América Latina ha requerido de la participación activa de la sociedad civil y en particular de las organizaciones que luchan por los derechos de las mujeres, el género y los feminismos.

En los últimos años el movimiento feminista organizado pasó a tener un protagonismo central, se transformó en la encarnación de muchas demandas y jugó un rol fundamental en permitir canalizar reclamos de las mujeres, en promover enfoques basados en derechos, en incidir en el diseño de la normativa y las políticas públicas. Las organizaciones relacionadas con los derechos de las mujeres han trabajado y logrado avances importantes en el camino hacia el empoderamiento, la autonomía y la igualdad de las mujeres en la región. Las demandas planteadas por el movimiento de mujeres y feministas en la búsqueda de justicia e igualdad en las relaciones entre hombres y mujeres han sido la base para alcanzar los consensos en la construcción de las agendas regionales impulsadas en diferentes momentos.

Estas organizaciones han nutrido los procesos de seguimiento y fiscalización de los avances de las condiciones de las mujeres en la región, intercambiando y fortaleciendo propuestas de políticas públicas que hoy se están llevando a cabo en muchos países.

Las organizaciones de la sociedad civil, el movimiento de mujeres, colectivas feministas han impulsado las luchas históricas de los feminismos, la lucha por la autonomía de las mujeres en sus múltiples dimensiones, física, económica, política y sociocultural. Los Derechos sexuales y derechos reproductivos, asimismo, han abordado el tratamiento de temas centrales como el Estado Patriarcal, la economía del cuidado, el uso del tiempo, el acceso y uso de las tecnologías de la información, las estadísticas desagregadas por sexo y etnia, etc.

Hoy se enfrentan muchos retos y por ello es indispensable fortalecer los debates, los diálogos, el trabajo cooperativo, las redes, las agendas conjuntas con enfoque de género. Apostarle a la feminización de la política y hacer incidencia en todos los ámbitos.
Sumar a todas y todos, levantar nuestras causas en las nuevas generaciones, articular a la academia, a los sindicatos, a los trabajadores, las trabajadoras no remuneradas del hogar, las organizaciones populares, a la economía solidaria y seguir luchando un día a la vez.

Be the first to comment

Deja un comentario