abril 15, 2021

Enfoque de género para la construcción de una pedagogía ética de la no violencia


Por Soledad Buendía Herdoíza *-.


La misión de la educación superior es contribuir desde el conocimiento al cambio social y por tanto a la eliminación de toda forma de violencia entre hombres y mujeres. La construcción social y cultural de las diferencias sexuales conlleva distintos mandatos y valoraciones sociales para cada género. En la sociedad patriarcal se subvalora lo femenino y se sobrevalora lo masculino, lo que deriva en discriminaciones y desigualdades –inequidades– entre ambos géneros. Estas desigualdades implican que hombres y mujeres ocupan posiciones sociales distintas, con valoración y acceso a recursos de manera diferenciada.

La visión patriarcal, en las relaciones de género, se puede observar en las conductas de abuso de poder hacia las mujeres por una mala comprensión de la verdadera masculinidad. Estas conductas que son aprendidas, se naturalizan socialmente en roles estereotipados que asumen las mujeres y los hombres como parte del mantenimiento de este sistema. El fenómeno de la violencia es estructural y una manifestación de las desigualdades antes anotadas. Estas manifestaciones se constatan a través de la generación de una forma de pensar que las profundiza. Para transformarlas desde la educación, es necesario un diseño curricular que introduzca de manera transversal el enfoque de género, evidencie la pertinencia que este tiene frente a problemas socioculturales como la violencia contra las mujeres, cuyas causas se encuentran en las disímiles formas de desigualdad que marca prácticas y estereotipos sexistas. A lo largo de la historia, muy sutilmente, han sido naturalizadas desde una manera de pensar androcéntrica.

El género es una categoría de análisis relacional que permite problematizar la misión y la función de la educación y por tanto de la tarea de enseñar y de los procesos gestados en torno a ella, incluido el currículo y el diseño curricular. Disminuir las prácticas de violencia de género implica intervenir de manera sostenida en el proceso educativo; debemos generar nuevas herramientas conceptuales, didácticas y pedagógicas que contribuyan al mejoramiento de las prácticas sociales.

La educación debe contribuir con el cambio actitudinal para favorecer la transformación social, para alcanzar la paz, la eliminación de la violencia, la discriminación y las desigualdades; el proyecto educativo, la misión y visión deben responder a ello.


* Miembro de la Asamblea Nacional del Ecuador.

1 comentario en Enfoque de género para la construcción de una pedagogía ética de la no violencia

  1. Comparto la idea de iradicar el machismo es un proceso que se tiene que realizar en las escuelas desde muy pequeños con enfoques de género. Donde los padres juegan un rol desisivo en la formación y educación de sus hijos.

Deja un comentario