abril 23, 2021

Recuperar la soberanía económica refregándoles la cara a los usureros del FMI

Por Abraham Pérez Alandia-.


El comunicado de prensa que emitiera el Banco Central de Bolivia (BCB) el 17 de febrero del presente año, expone, con claridad, los motivos de la devolución del crédito al Fondo Monetario Internacional (FMI), obtenidos por altos funcionarios del gobierno de facto. Digo altos no por su tamaño ni capacidad, sino por el alto grado de sometimiento y cretinismo.

Dicha devolución se hizo en defensa de la “soberanía económica de Bolivia” y el respeto a la Constitución Política del Estado Plurinacional (CPE). A lo cual añadimos que este hecho también recupera la dignidad de los bolivianos y bolivianas. Aspectos que fueron permanentemente abandonados por los gobernantes de facto que no se conformaron con dejar viudas y huérfanos con sus asesinatos de Senkata, Sacaba y otros lugares. Además de esos delitos, se ocuparon de hacer daño a la economía y la estabilidad que fue conseguida con el esfuerzo y sacrificio de gran parte de bolivianos y bolivianas.

Los golpistas y sus ministros, lacayos del FMI, al principio de su golpe, cerraron las empresas públicas, con el objetivo de quebrarlas, lograr declarar a la economía boliviana en crisis y someter a la voluntad de instituciones financieras internacionales, retrogradas, como el FMI y/o el Banco Mundial (BM). Instituciones que, a lo largo de su existencia, han faltado el respeto y las leyes de los países que cayeron en sus garras.

El BM y el FMI otorgaron, sistemáticamente, préstamos a muchos países con el propósito de influir sobre sus políticas. El endeudamiento externo fue y sigue siendo utilizado como un instrumento para someter a los deudores. Esta actitud de intromisión la hicieron desde su creación, en 1944. Tanto el FMI y el BM han violado los pactos internacionales sobre Derechos Humanos y no dudaron, ni dudan, en sostener a dictaduras. Con ese proceder pretendieron sostener a Áñez y su banda.

Recordar que en los años del modelo social comunitario solicitamos, desde varios medios de comunicación, e insistimos en afirmar que: una forma de descolonización y liberación nacional, para salir del atasco en que estas instituciones acorralan a nuestros países consiste en “construir nuevas instituciones financieras” que se pongan plenamente al servicio de nuestras necesidades y urgencias. Esto es lograr una reingeniería financiera nuestra y no de los intereses del país imperialista.

En este entendido, es necesario comprender los motivos onerosos que causaron los funcionarios de facto al solicitar el crédito al FMI:

  1. En abril de 2020 el ministro de facto de Economía y el presidente del BCB, solicitan al FMI un crédito de emergencia en la modalidad de Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR), término que inventó el Fondo para seguir estafando a los países deudores.
  2. Este crédito se obtiene en DEG, activo que se relaciona con el dólar a tipo de cambio variable, siempre en favor del FMI. Al momento de hacer la operación un DEG equivalía a 1,36 dólares gringos.
  3. En nueve meses que pasaron, hasta la devolución de este crédito, el DEG equivale a 1,46 dólares gringos. Esta diferencia se explica por la devaluación del dólar, variación cambiaria que favorece a los usureros del FMI. Que hay que asumir por los países que tomaron el préstamo. Mas allá de los nueve meses habríamos tenido que pagar todo el peso de esa devaluación. Esta carga también se llama “mantenimiento de valor”, que suman, 24 millones 300 mil dólares.
  4. Además de dicho mantenimiento de valor, corrieron intereses en los nueve meses, cuatro millones 700 mil dólares gringos.
  5. El crédito que en abril del 2020 fue de 327 millones 200 mil dólares, al devolver, a los nueve meses, se hicieron 351 millones 500 mil dólares.
  6. El FMI se llevó 24,3 millones de dólares gringos, solo por haber aprovechado la incapacidad y negligencia de los ministros golpista y de su presidente y directores del BCB.

Un préstamo que no se utilizó por los golpistas y que contó, permanentemente, con la complicidad de los representantes del Fondo. ¿Cuáles fueron los hechos onerosos cometidos por los golpistas y el FMI? Veamos:

  1. Los golpistas quisieron justificar el crédito con la ley de desastres naturales. Cuando se dieron cuenta, los muy cretinos, que dicha ley no encajaba en esa operación, intentaron hacer aprobar una ley en el Parlamento.
  2. Los dólares del préstamo ya estaban desembolsados en cuenta del Ministerio de Economía y Finanzas, más de tres meses.
  3. En junio de 2020, la Asamblea Plurinacional rechazó este trámite y no somete a consideración, ni de comisión y menos de plenario, porque cumplía con mandato de la CPE.
  4. Los artículos 158 y 322 de la CPE y otras reglamentaciones, exigen la presentación de estos tres documentos:
  5. El contrato del crédito;
  6. Decreto que reglamente el uso de los fondos a prestarse;

iii.  Un proyecto de ley para ser considerada por el Legislativo.

Las normas exigen que solo después de la consideración, por el Parlamento, de estos documentos pueda solicitarse el desembolso del crédito aprobado.

Al no haber cumplido con las exigencias legales, los ministros golpistas y los funcionarios del BCB se hicieron a los tuertos, dejando en orla la estupidez que cometieron.

Por su parte, el FMI, cómplice de los golpistas, hizo declaraciones que se contradecían entre sí. Afirmaban que no hubo condicionamientos al crédito otorgado. Mentirosos y usureros, como iban ganando por un crédito desembolsado y no utilizado por los golpistas, seguramente pretendían hacer pisar el palito a los gobernantes que salieran de las urnas. Contaban con que los golpistas volverían con uno de sus candidatos neoliberales: Mesa, Áñez, Camacho y algún chancho.

Esta desfachatez debe ser aclarada y finalmente cumplir lo que afirma el BCB en su comunicado:

“Finalmente, la actual administración del BCB en el marco de sus competencias y la normativa vigente, realizará las acciones administrativas, civiles y penales que correspondan en contra de todos los servidores y exservidores públicos que resultasen con indicios de responsabilidad por su participación en el proceso de negociación, suscripción y operación del mencionado financiamiento con el FMI”.


  • Docente investigador de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), economista y miembro del colectivo “Salvajes Urbanos”.

Be the first to comment

Deja un comentario