junio 22, 2021

Inflación y desempleo en Estados Unidos

Por  Julio C. Gambina -.


Saltó la voz de alarma con el registro de suba de precios para abril del presente año. El dato informado es del 0,8% mensual, que anualizado supone una aceleración de precios al 4,2%. Una alarma se enciende, aunque es un resultado previsible que la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos viene informando desde agosto de 2020, cuando su titular, Jerome Powell, anunció el fin de una política de cuatro décadas de combate a la “estanflación”.

Esa disposición, inaugurada en la gestión de Ronald Reagan, iniciaba el tiempo de las políticas neoliberales en Estados Unidos, y de hecho en el ámbito mundial, especialmente con la ruptura de la bipolaridad al comienzo de la década del 90. La FED anticipaba la crisis de las políticas neoliberales que hoy se reconocen en los diagnósticos de los organismos internacionales y los principales analistas de la economía mundial. La propia secretaria del Tesoro, Yanet Yellen, señaló que la crisis económica se venía gestando hace 50 años, precisamente los que aluden a la hegemonía de la política económica de liberalización del movimiento internacionales de capitales.

Junto con la inflación, la gran preocupación en la FED es el “el empleo”, que viene muy por detrás del rebote económico de la segunda mitad de 2020 y de 2021. Podemos leer en el sitio de la FED una opinión autorizada señalando que “después de observar los detalles del decepcionante informe de empleo del viernes, las perspectivas a corto plazo para el mercado laboral parecen ser más inciertas que las perspectivas para la actividad económica. El empleo permanece 8,2 millones por debajo de su pico prepandémico, y la tasa de desempleo real ajustada por participación está más cerca del 8,9…”. Sostiene el directivo de la FED que “al ritmo reciente de aumento de la nómina (aproximadamente 500 mil por mes durante los últimos tres meses), se necesitaría hasta agosto de 2022 para restaurar el empleo a su nivel anterior a la pandemia”. Destaca que “las lecturas sobre la inflación año tras año han aumentado recientemente y es probable que aumenten algo más antes de moderarse a finales de este año”. Agrega que la FED augura el objetivo del 2%, reconociendo la volatilidad en el mediano plazo hacia el 2023 [1].

Al mismo tiempo, a comienzos del presente mes, el titular de la FED señaló: “Si bien la recuperación está cobrando fuerza, ha sido más lenta para quienes tienen trabajos peor pagados: casi el 20% de los trabajadores que estaban en el cuartil de ingresos más bajo en febrero de 2020 no estaban empleados un año después, en comparación con el 6% de los trabajadores en el cuartil más alto”. Luego anticipa resultados de una investigación en curso, enfatizando que “para los adultos en edad productiva sin una licenciatura, el 20% registró despidos en 2020, frente al 12% de los trabajadores con educación universitaria”. Agrega que “más del 20% de los trabajadores negros e hispanos en edad de trabajar fueron despedidos, en comparación con el 14% de los trabajadores blancos durante el mismo período”. En el discurso señala el mayor perjuicio para las pymes con propietarios de origen asiático, negros e hispanos; destacando mayores afectaciones para las mujeres negras e hispanas [2].

Lo metástasis se propaga

La presión inflacionaria en Estados Unidos hace previsible la suba de las tasas de interés en el mercado local, algo que preocupa a los países endeudados, pero también a las empresas y familias más allá de ese país, ya que los préstamos fueron obtenidos a tasas variables.

Hay que verificar que, en simultáneo a la pandemia, la deuda de países, familias y empresas creció de manera importante, y que los cambios en la situación económica estadounidense afectan a una creciente población fuertemente endeudada en el mundo.

El cáncer de la crisis se propaga como metástasis sobre el conjunto de la economía mundial y con la suba de precios en su mercado interno se debilita el dólar y el proceso de valorización financiera de las empresas tecnológicas, las que están a la cabeza de los beneficios y la valorización de capitales en el mercado financiero global.

Por eso, el impacto inmediato afecta al mercado financiero y enciende alarmas sobre potenciales explosiones de la burbuja financiera, sostenida con una inmensa emisión monetaria y de deuda pública de los principales países del capitalismo desarrollado.

Al tiempo que se debilita el dólar, suben los precios internacionales de las materias primas, caso del trigo, la soja, el maíz, o el petróleo, lo que es leído con entusiasmo por los países productores y exportadores; claro que a la par alimenta ingresos concentrados de los propietarios privados de esa producción, quienes privilegian el uso especulativo de esos recursos acrecentados.

El destino especulativo de esos mayores ingresos en el ahorro de divisas, o en inversiones en propiedades o títulos, al tiempo que favorecen la fuga de capitales induce nuevas burbujas y estimulan procesos inflacionarios que se propagan en el ámbito mundial.

No es buena noticia el retorno de la inflación estadounidense, tampoco la deflación como contracara, ya que siempre perjudican, inflación y deflación, a los sectores de ingresos fijos.

En definitiva, se trata de una expresión fenoménica de la crisis capitalista contemporánea, la que se descarga sobre las trabajadoras y los trabajadores para favorecer la recuperación de la tasa de ganancia.

Preocupa la pandemia, el cáncer de este tiempo, que provoca una metástasis que recorre los cuerpos de una humanidad afectada por el orden capitalista.


  • Economista.

1       Richard H. Clarida, Vicepresidente de la FED. “Perspectivas económicas y política monetaria de EE.UU.”, en el Simposio Internacional NABE: “Una Visión de la Economía Post COVID”, Washington DC (vía webcast), 12 de mayo de 2021, en: https://www.federalreserve.gov/newsevents/speech/clarida20210512a.htm

2       Jerome H. Powell, Presidente de la FED. En la “Conferencia de Economía Justa de 2021” patrocinada por la Coalición Nacional de Reinversión Comunitaria, Washington DC (vía webcast), 3 de mayo de 2021, en: https://www.federalreserve.gov/newsevents/speech/powell20210503a.htm

Be the first to comment

Deja un comentario