septiembre 20, 2021

Gobierno ecuatoriano sin gobernabilidad en el Parlamento


Por Soledad Buendía Herdoíza * -.


En Ecuador estamos a pocos días del cambio de mando presidencial, Guillermo Lasso Mendoza y Alfredo Borrero Vega deberán asumir este 24 de mayo, según lo establece el Artículo 120 de la Constitución de la República, ante la Asamblea Nacional, que tiene la facultad legal para posesionar a la presidenta o presidente y a la vicepresidenta o vicepresidente de la República proclamados electos por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

El Parlamento se instaló con autoconvocatoria el pasado 14 de mayo en Quito, la capital de la República, para elegir a sus autoridades. En varios intentos fallidos no lograron llegar a un acuerdo legislativo para conformar su cuerpo directivo.

La ruptura entre el partido gobiernista y el Partido Social Cristiano dejan al futuro Gobierno en una posición muy difícil en la Asamblea, pues pierde su aliado natural e ideológico.

La bancada de la Revolución Ciudadana, con 49 legisladores de 137, la más numerosa del Parlamento, podría definir con sus votos muchas de las leyes y normas en la primera función del Estado. Las otras fuerzas políticas están representadas de la siguiente forma: Unidad Plurinacional Pachakutik con 26 legisladores, Izquierda Democrática 18 curules, el Partido Social Cristiano 17 legisladores, 15 legisladores de otros movimientos o independientes, y finalmente la bancada gobiernista con apenas 12 curules.

El cabildeo, las propuestas y discusiones entre bancadas se dilatan sin la posibilidad de acuerdos programáticos. Los “correístas” buscan terminar con la persecución política a sus líderes y la creación de una comisión de la verdad que investigue y transparente los hechos ocurridos, que permitan en el marco de la Constitución y la ley recuperar la institucionalidad del Estado. No se persigue impunidad, por el contrario, justicia sin persecución.

Los medios de comunicación, manejados por una derecha odiadora y sin escrúpulos, han jugado como siempre un rol fundamental para frenar cualquier posibilidad de acuerdos y continúan estigmatizando todo lo que se relacione con Rafael Correa y su mandato.

El gran perdedor de estas jornadas es el gobierno de Lasso que, con apenas 12 legisladores, tendrá la muy difícil tarea de cogobernar con una Asamblea polarizada. Guadalupe Llori, de la Unidad Plurinacional Pachacutik, presidirá el Parlamento, volveremos al congreso del pasado, de la componenda, los chantajes y la compra de votos, este escenario se repetirá para cada ley o propuesta.


* Miembro de la Asamblea Nacional del Ecuador.

Be the first to comment

Deja un comentario