septiembre 24, 2021

El Capotraste

Por Sergio Salazar Aliaga *-.


El Capotraste Music Bar es uno de los bares más solicitados de la ciudad de La Paz, tiene 20 años de vida y se convierte en un patrimonio cultural; está ubicado en el epicentro de la Zona Sur, en el nuevo barrio de San Miguel, Av. Montenegro esq. Calle 18.

San Miguel es parte de la modernidad de la ciudad, es un barrio que se consolida en los años 70, como un proyecto de vivienda social, pequeñas casas para trabajadores de las clases medias; hoy es un lugar de comercio, lleno de negocios, shoppings y sobre todo servicios gastronómicos.

Ahí reside El Capotraste, un espacio donde la gente se acerca a tomar un trago, comer unos chicken fingers o picar unos nachos y escuchar buena música; tienen una colección de más de mil Dvd originales para escoger, son conciertos o videos de bandas de todo tipo y muchas veces cuenta con grupos en vivo.

La idea

La historia de El Capotraste es muy interesante, de antemano tenemos que decir que Sergio “Mosca” Claros es el propietario, uno de los socios. Pero dejemos que él nos cuente esa historia…

“El lector tiene que saber que soy uno de los socios de Pro Audio, un estudio de música que creció mucho hasta mediados de los años 90, que primero fue y es una gran disquera, en ese entonces nos iba bastante bien, era una inversión muy grande, llegamos a ser uno de los estudios más importantes en infraestructura, como empresa, grabamos a muchos grupos famosos, descubrimos a Coda 3 y los grabamos; produjimos la banda sonora de la película ‘Cuestión de Fe’; grabamos el inicio de ‘Música de Maestros’, entre muchas cosas más que están atesoradas en la historia. Además peleamos con otras disqueras como Eriba, Discolandia, que tenían una ventaja adicional en la cadena mercantil que nosotros no la teníamos, como ser sus radios en difusión, sus fábricas y sus tiendas.

En 1996 más o menos, pasan dos cosas importantes, lo primero fue la piratería, que mata la industria de la música, lo que determina que muchos talentos no sean producidos; y ahí aparece lo segundo, los famosos Home Studios, es decir, los estudios caseros, en ese momento la tecnología se vuelve tan barata que empieza a haber una competencia que nosotros no podíamos manejar. Nosotros teníamos un estudio en el que a lo largo de los años habíamos invertido 300 mil dólares, y de repente aparece alguien, un chico en su casa, con una computadora, un micrófono, un software trucho, que ofrecía servicios no a la mitad del precios, sino a la décima parte; eso hace que entremos en una crisis financiera muy complicada y tengamos que repensar el negocio.”

El emprendimiento

“A finales de los 90 yo tenía tres hijos, necesitaba trabajar y generar más plata, me salgo de una forma activa, sigo siendo socio de Pro Audio pero trabajaría en proyectos más interesantes para mí; decido buscarme la vida, el estudio no me daba para vivir, entonces comencé con la instalación de equipos de sonidos, que es una rama en la que he trabajado mucho; en ese momento de crisis aparece la idea de hacer un bar que yo lo vi de una manera transitoria inicialmente, se me ocurre con un socio y se da por accidente, hacer un bar que tenga la temática de música, que era lo que a mí me interesaba ya que siempre he estado rodeado de eso, de la música, ahí nace la idea de El Capotraste como bar de música, pensado de una manera diferente y no una copia de Hard Rock, sino algo más nuestro, que tenga su esencia propia. Al comienzo pensé en tenerlo uno a dos años, te capitalizas, sacas algo de capital, lo vendes a un buen precio, y sigues en tu mundo, pero el bar fue un éxito y me ha durado 20 años. Ahora está cerrado por la pandemia, esperemos abrirlo pronto, está armado, pero desde marzo del año pasado está cerrado.”

Las aventuras

“Tuvimos algunos after, la primera vez que llegó Café Tacvba, la época del disco ‘Chilanga banda’, a mediados de los 90; hay una pared firmada. Después tenemos lindas anécdotas, si bien no teníamos música en vivo como regla general, sí la teníamos unas cuatro a cinco veces al año, y cuando las había fueron muy lindos conciertos, han tocado todos los grupos: El Grillo Villegas, el Conejo con Rabit, Octavia, Go-Go Blues, la Maga, La Chiva –un gran grupo de Sucre–, Animal –de Santa Cruz–, los Walkman, Efecto Mandarina, todos han pasado por lo menos una vez. Mayra Gonzales presentó sus videoclips.

Algo interesante es que cuando teníamos grupos tocando era diferente; no eran tocadas normales, sino diferentes, acústicas, o le daban un estilo nuevo.

También presentamos algunas marcas de tragos como ser el Singani 63, que se destila en lo alto de los Andes con uvas moscatel de Alejandría, marca de Steven Soderbergh, el director de cine, quien mientras filmaba “CHE el guerrillero” probó el singani, se enamoró y nació la idea de Singani 63.”

¿Tienes alguna banda favorita?

“Creyeras que no. Es una pregunta que me la hacen seguido, no en entrevistas, pero sí en la tienda Zurco o en el bar; hasta ahora no tengo un grupo en especial. Me tiro empachos de música, por ejemplo, me fascina Prince, es así que una semana puedo estar oyendo todos sus discos, ‘For You’, ‘Diamonds and Pearls’, ‘Plectrumelectrum’ o ‘Welcome 2 America’, hasta estar realmente empachado, y al día siguiente me veo escuchando Pink Floyd o Caetano Veloso de la misma forma. Me gusta la música, además creo que todo tiene su momento; la anterior semana estuve escuchando salsa como si fuera puertorriqueño o cubano, dos días de escuchar salsa de arriba a abajo.”

En pandemia

“Tuvimos que cerrar El Capotraste en pandemia, y lo que me ha salvado a nivel espiritual fue la música, tengo mi estudio donde todas las tardes me ponía a escuchar música; lo primero que hice fue reorganizar mis discos, comencé a sacar fotos y subía a Instagram en grupo de 10 discos. Cuando me di cuenta había subido 60 a 70 días seguidos… cuando no subía, mis clientes y amigos me reclamaban.

Ahora esperemos que las cosas mejoren y podamos volver con más fuerza al El Capotraste Music Bar. La vida sin música sería un error…”.


  • Cientista político.

Be the first to comment

Deja un comentario