septiembre 19, 2021

La economía de Bolivia se reactiva, los indicadores muestran cifras positivas

De noviembre de 2020 a julio de 2021, la economía boliviana comenzó a reactivarse gracias a una serie de medidas implementadas por el Gobierno de Luis Arce, como la inversión pública, el Bono Contra el Hambre, el crédito SIBOLIVIA, el Impuesto a las Grandes Fortunas, el Plan de lucha contra el COVID-19, entre otros.

En declaraciones pasadas, el Jefe de Estado sostuvo que, tras obtener la victoria en las elecciones generales de octubre de 2020, con el 55% de los votos en las urnas, asumió el Gobierno con el mandato de reconstruir la economía boliviana y recuperar la democracia, la salud y la educación.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, informó que desde noviembre de 2020, hasta julio de 2021, se inyectó a la economía del país más de $us 2.742 millones para el proceso de reactivación, a través de las diferentes medidas implementadas.

Según datos de la autoridad, entre noviembre de 2020 y junio de 2021, la inversión pública ejecutada llegó a $us 1.676 millones. Por otra parte, se destinó para el Bono Contra el Hambre $us 588 millones en el mismo periodo.

“El gasto para la atención del COVID-19 fue de 381 millones de dólares desde noviembre de 2020 hasta junio de 2021. Asimismo, el aumento de rentas de jubilados fue de 36 millones de dólares entre diciembre de 2020 y enero de 2021”, señaló.

Indicó que, con el crédito SIBOLIVIA, para la sustitución de importaciones a una tasa de interés anual fija de 0,5%, se desembolsó $us 30 millones al 18 de julio de 2021, y se devolvió $us 1,2 millones con el Reintegro al Impuesto al Valor Agregado (Re-IVA) a mayo de 2021.

Montenegro resaltó que el Bono Contra el Hambre de Bs 1.000, que benefició a 4.035.773 personas con un pago de Bs 4.036 millones a mayo de 2021, causó un importante impacto en los indicadores de la pobreza.

Gracias a la implementación de esta medida, la pobreza moderada disminuyó de 39% a 37,1%; es decir que redujo en 1,9 puntos porcentuales (pp). En tanto, la pobreza extrema bajó de 13,7% a 12,4%, lo que quiere decir que descendió en 1,3 pp, explicó.

«Ha sido muy importante haber aplicado la medida del Bono Contra el Hambre porque ello nos está posibilitando establecer una red de protección social que ha mitigado la pobreza moderada y la pobreza extrema que se generó el año 2020», sostuvo el ministro.

Con las medidas económicas y sociales aplicadas en el país, el Índice Global de Actividad Económica (IGAE) reportó un crecimiento de 5,3% a abril de 2021, respecto al mismo periodo de 2020, destacó el ministro del sector.

Indicadores macroeconómicos muestran cifras positivas

En el marco del Modelo Económico Social Comunitario Productivo (MESCP), el Gobierno prioriza la inversión pública para impulsar el crecimiento económico del país con la ejecución de proyectos estratégicos de infraestructura y el sector productivo.

De acuerdo con datos de la cartera de Economía y Finanzas Públicas, a junio de 2021, la inversión pública se incrementó en 111% con relación al mismo período de 2020, al pasar de $us 474 millones a $us 999 millones.

En ese contexto, las ventas facturadas de los restaurantes que operan en el país se incrementaron de $us 159 millones a mayo de 2020, a $us 182 millones en el mismo período de 2021, con un aumento del 15%.

A junio de 2021, la inscripción de nuevas empresas aumentó en 72%; es decir, de 5.509 a 9.454 firmas legalmente establecidas, según reportan los datos de la Fundación para el Desarrollo Empresarial (Fundempresa).

«Este incremento refleja el proceso de reactivación económica del país con las medidas aplicadas por el Gobierno del presidente Luis Arce. La base empresarial vigente también reporta un aumento, de 336.823 registrado en 2020 a 342.583 firmas efectivas a junio de 2021», señala Economía.

Por el lado del mercado externo también se observa un comportamiento favorable, las exportaciones del país se elevaron en 54% a junio de 2021, de $us 3.174 millones a junio de 2020 a $us 4.904 millones al primer semestre de este año.

Las ventas de manufacturas representan una mayor cuantía con $us 2.357 millones en junio de 2021, seguido por la minería con $us 1.297 millones y el sector de hidrocarburos con $us 1.056 millones, indican los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Durante el período comprendido entre enero y junio de 2021, se reporta una balanza comercial positiva por $us 832 millones, mientras que en el mismo período de 2020 se tenía un superávit comercial por $us 12 millones.

El Impuesto a las Grandes Fortunas (IGF) tuvo, hasta abril, 204 contribuyentes con un monto recaudado de Bs 240 millones. En tanto, a junio de 2021, las recaudaciones tributarias subieron en 26% en comparación con 2020 al pasar de Bs 19.760 millones a Bs 24.979 millones.

Por otra parte, las transferencias y regalías a gobiernos locales y universidades públicas del país aumentaron de Bs 8.366 millones a junio de 2020, a Bs 8.766 millones en junio de 2021, con un ascenso del 5%.

«Este aumento está en línea a la mejora de las recaudaciones tributarias y en consecuencia permite a los gobiernos locales disponer de mayores recursos», se lee en el reporte del ministerio del sector.

Sistema financiero solvente

A junio de 2021, los ahorros del sistema financiero reportan un incremento del 5% al pasar de $us 27.821 millones a $us 29.349 millones, revelan los datos de la cartera de Economía y Finanzas Públicas.

El número de cuentas también aumentó en 7%, de 12,3 millones a 13,2 millones de cuentas, este ascenso refleja la recuperación de la economía y la confianza de la población en el sistema financiero.

El índice de mora reporta un descenso a 1,7% a junio de 2021, comparado con el mismo mes del 2020 cuando registró 1,9%. La cartera en el sistema financiero alcanzó a $us 27.990 millones a junio de este año.

En el marco de la Ley de Servicios Financieros N° 393, se incentiva la colocación de créditos de Vivienda de Interés Social y préstamos al sector productivo con tasas reguladas para potenciar la industria nacional.

A junio de 2021, los créditos de Vivienda de Interés Social (VIS) llegaron a $us 4.109 millones y aumentaron 6% en comparación a similar período de 2020. Con la entrega de estos préstamos se benefició a 86.773 familias.

En tanto, los créditos productivos ascendieron a $us 12.810 millones con un incremento de 6% durante el período señalado, llegando a beneficiar a 646.137 unidades productivas. El 37% se destinó a la industria manufacturera, 24% a construcción, 24% al sector de agricultura y 8% a turismo, en el marco de apoyo al aparato productivo del país.

Bonos sociales mejoran la calidad de vida

El Ministerio de Economía y Finanzas Públicas afirmó también que, con la entrega de bonos sociales, el Gobierno profundiza la redistribución de los ingresos con los recursos que generan las empresas públicas y otras fuentes para mejorar la calidad de vida de la población.

Según datos de esta cartera de Estado, en 2020 el pago del Bono Juancito Pinto alcanzó a 2.221.482 estudiantes del nivel primario y secundario de escuelas fiscales de convenio a nivel nacional. El 19% de los bolivianos se beneficiaron de esta política social en 2020 con un monto total pagado por Bs 444 millones.

A junio de 2021, los beneficiarios del Bono Juana Azurduy aumentaron en 27% respecto a similar período de 2020, de 74.946 a 95.065 madres, niños y niñas con un monto pagado de Bs 51 millones.

Por otra parte, la Renta Dignidad favoreció en total al 9,2% de la población a escala nacional y se entregó a un total de 1.075.256 adultos mayores con un monto global desembolsado de Bs 1.634 millones.

A estos datos se suma el Bono contra el Hambre —cuyos alcances fueron explicados al inicio de esta nota —, que es la primera medida que implementó el gobierno de Luis Arce, para apoyar a las personas que se vieron afectadas por la pandemia del COVID-19 y las medidas improvisadas del anterior gobierno.

Empresas públicas se reactivan

Desde noviembre de 2020 hasta la actualidad, el Gobierno nacional trabaja en la reactivación de las diferentes empresas públicas, que fueron paralizadas durante el régimen de facto de Jeanine Añez.

De acuerdo con datos oficiales, se reactivaron firmas como la Empresa Pública Productiva Cementos de Bolivia (Ecebol), la fábrica de Envases de Vidrio de Bolivia (Envibol), Boliviana de Aviación (BoA), la Planta de Amoniaco y Urea (PAU), Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), entre otras importantes factorías de distintos sectores.

A un mes de su reactivación (15 de junio al 19 de julio), la planta de Oruro de la empresa estatal Ecebol comercializó 394.740 bolsas de cemento y generó más de Bs 15,9 millones en ingresos. Esta industria, al igual que otras del Estado, coadyuva en la reactivación económica de Bolivia.

La Planta de Amoniaco y Urea, cuyas operaciones serán reanudadas este año, producirá importantes volúmenes del fertilizante para abastecer a los agricultores de Bolivia y para la exportación a mercados vecinos.

Proyecciones de crecimiento en 2021   

El Programa Fiscal Financiero 2021, suscrito por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas y el Banco Central de Bolivia (BCB) en marzo de este año, proyecta un crecimiento de la economía boliviana de 4,4% para esta gestión.

Pero, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) proyectan un crecimiento económico para Bolivia del 5%, 4,7% y 5,1%, respectivamente.

“Tenemos un conjunto de datos coherentes que nos dicen que la economía está mejorando, tanto en ingresos, en empleo, en actividad económica y ello es porque estamos apostando a dos motores importantes: la redistribución del ingreso y la inversión pública”, aseveró el ministro Montenegro.

Be the first to comment

Deja un comentario