septiembre 27, 2021

Félix Layme Pairunami


Por Esteban Ticona Alejo * -.


Qué doloroso es hablar de hermanos y compañeros que nos dejan y se marchan a la eternidad en estos tiempos del Covid-19. Nuestra amistad con Félix es de muchos años, cuando él trabajaba en el Instituto de Estudios Lingüísticos (INEL), pionero en la labor lingüística y quizás único por sus investigaciones profundas y la apuesta por la revalorización de las lenguas ancestrales del país.

Félix ha tenido varias facetas en su vida, no solo fue un gran lingüista y divulgador del idioma aymara, sino también un gran investigador de campo y un buen fotógrafo. Además fue una persona muy desprendida con las nuevas generaciones. Recuerdo que para publicar mi primer libro, El escribano de los caciques apoderados (1992), aceptó muy generosamente escribir el epílogo denominado “El aymara de un escribano”, una reflexión sobre cómo hablaba el aymara el escribano Condori, nacido a principios del siglo XX.

A mediados de la década de 1990, a raíz de la publicación de la serie de cuatro volúmenes Jesús de Machaqa, la Marka rebelde: cinco siglos de historia de Roberto Choque; Sublevación y masacre de 1921 de Roberto Choque y Esteban Ticona; La Lucha por el poder comunal de Esteban Ticona y Xavier Albó y Las voces de los Wak’a de Astvaldur Asvaldsson, nos tocó conocernos mucho más. En esta serie ayudó de manera desinteresada y muy entusiasta en tres volúmenes. Recuerdo que Xavier Albó siempre ponderaba diciendo: “Félix es el investigador nato de Jesús de Machaca”. Su obra Tradiciones históricas de Jesús de Machaca era citada por varios investigadores del quehacer andino, aunque nunca se publicó; pero es un manuscrito recogido por Layme a lo largo de muchos años de investigación sobre su pueblo. En nuestras largas reuniones de organización de los volúmenes citados, Félix nos hacía notar una serie de entretelones de lo acontecido en la región estudiada, porque a pesar que él residida en la ciudad de La Paz siempre estaba viajando a su lugar de origen.

Otro momento inolvidable fue la presentación de los libros citados en la ciudad y la región de Jesús de Machaca. En ocasión de la presentación del libro de Roberto y mi persona en el ayllu Sullkatiti, límite de las dos parcialidades de los 12 ayllus históricos de Jesús de Machaca, Félix se confundió entre los asistentes y tomó el rol de filmar y fotografiar el acto. Algo similar ocurrió en la presentación de los libros en la ciudad de La Paz.
Un aspecto que siempre admiré de Félix fueron sus ganas de superación y conocer más y más. De autoformarse en la investigación social, cultural y lingüística. Él fue un profesor rural, pero jamás se quedó en esa situación, tan pronto vio la forma de salir adelante lo hizo. Recuerdo que una vez me contó que tenía muchas ganas de hacer fichas de campo en su trabajo como profesor y no tenía dónde escribir y usó el reverso de las papeletas de votación que las convirtió en libretas de campo.

Otro aspecto valorable y que hasta hoy no ha sido imitado y menos superado fue el papel divulgador de la lengua aymara. Fue uno de los primeros en irradiar, mediante un periódico fundado por él llamado Jayma (trabajo comunitario para el beneficio común), tabloide de ocho páginas, noticias y reflexiones en aymara, castellano y quechua. A través del periódico Presencia propagó separatas del diccionario aymara-castellano, que se convirtieron en un gran diccionario, hoy imprescindible para investigadores aymaras o no.

Félix en los últimos años fue una persona muy activa en las redes sociales, generosamente puso a disposición de sus seguidores o interesados algunos de sus investigaciones en versión digital. Además de difundir otros libros digitales muy interesantes. A propósito, nuestros otros encuentros fueron en algunos de los puestos de venta de los libros usados del Mercado Lanza, donde teníamos amigos comunes. Al saber de su muerte, uno de sus grandes amigos se puso muy triste, no porque le compraba libros sino porque más allá de ello fue un gran amigo y conversador sobre temas nacionales e internacionales. Jach’a Jilata Félix Layme, wiñay markamaruwa sarawayxtaxa. Jallalla munat jach’a jilata.


* Sociólogo y antropólogo.

Be the first to comment

Deja un comentario