octubre 28, 2021

El gran Oscar García

Por Sergio Salazar Aliaga *-.


¿Quién no escuchó hablar alguna vez de Oscar García Guzmán?, personaje paceño, boliviano, músico, compositor, productor, docente del Conservatorio y poeta, entre muchas cosas más.

Alrededor de él hay magia, mística y mitos que iremos conociendo en primera persona.

Desde la mina

“Yo he vivido muchos años en las minas, ahí escuché bastante música, sobre todo música tradicional, quechua, se me antojó y decidí aprender a tocar la guitarra, por supuesto de manera empírica, lo que se dice ‘de oreja’. En Catavi, localidad de Potosí, los últimos años que viví ahí ya sabía tocar guitarra, tenía 15 años, luego me vine a La Paz, por el trabajo de mi papá, que siempre lo trasladaban de un campamento a otro.”

La Paz

“Acá en La Paz, en primera instancia, tenía que estudiar Arquitectura con tres grandes amigos, Marcos Loayza, que terminó haciendo cine; José Luis Lora, que terminó siendo teatrero y titiritero; y Alejando Salazar, que terminó siendo ilustrador y pintor.

Después decidí estudiar música, entré a la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) en un programa que se llamó Taller de Música, estaban de profesores los hermanos Prudencio, salidos del taller de música de la Universidad Católica; estaba Nicolás Suárez, era fines de 1978, hasta que llegó el golpe de Estado y se pudrió todo. El año 1980 se cerró la Universidad, entonces comencé otra etapa, a participar en otras instancias de formación, estuve en Uruguay, Colombia y México hasta el 1988, comencé a producir, musicalmente hablando, varias obras.

Desde 1985 empecé a dirigir una institución que se llamó Taller Boliviano de Música Popular Arawi, fundada por Jesús Durán, ‘el Jechu’, hicimos investigación, formación y difusión musical, con un enfoque totalmente distinto a las clásicas instituciones académicas, puesto que pudimos articular la investigación musical en la música tradicional, la formación musical en músicas tradicionales, mesomúsica y música de tradición escrita, de tal manera que desarrollamos varias formas de difusión, ensambles, entre ellos la Orquesta Contemporánea de Instrumentos Nativos; un ensamble de cordófonos llamado Madera Viva; antropología músical, tropa de música tradicional, y varios grupos entre dúos, tríos, grupos más grandes de mesomúsica. Este es un concepto que lo desarrolló el argentino Carlos Alberto Gabriel Vega, un musicólogo, compositor, para evitar la gran confusión que suele darse alrededor del término música popular.

Allí conocí a Juan Carlos Orihuela, uno de los poetas más importantes, y junto a Pablo Muñoz decidimos formar un trío de canto, al que llamamos Cantos Nuevos.”

Películas

“La música para audiovisual es un campo bien distinto, por ejemplo, a lo que se llama música de programa o tradición escrita, lo que llamamos música clásica, contemporánea, culta. La música para audiovisual requiere una formación distinta, especializada, porque no es solamente lo musical, hay que tener una suerte de enfoque de la complejidad, hay que trabajar con una historia, con un guión o narrativa. Hablar y pensar esto, que se le dice música de foso, la música que está dentro o fuera de la narración, es la que acompaña la imagen desde una posición off.

Comencé a trabajar música de audiovisual con Marcos Loayza, primero en formatos pequeños, que eran videos, esto por el año 1978, hasta que me involucré en los largometrajes, en el momento del boom del cine boliviano, entre 1988 y 1991, que salieron varios trabajos, que fue un buen momento para el cine.

También comencé a formarme en música audiovisual, ahora trabajo mucho en diseño sonoro, doy una clase en la carrera de Cine en la UMSA, que no es solamente música, sino que tiene que ver con el concepto sonoro de una película, ahí tienes que hablar de los valores agregados, los sonidos, de los campos sonoros (ambientes o atmósferas), es el director sonoro de la película.

He trabajado con muchísimos directores, entre las películas más importantes están Cuestión de Fe, El Corazón de Jesús, Las Bellas Durmientes, dirigidas por Marcos Loayza; Los Hijos del Último Jardín de Jorge Sanjinés; La República de las Ideas, La Calle de los Poetas de Diego Torrez; Ajayu de Francisco Ormachea; El Triángulo del Lago de Mauricio Calderón; personas que ya no están con nosotros como Cajías, Agramont. Entre cortometrajes, largometrajes y videos he debido trabajar como 90 títulos.

Entre los cortos, un video lindísimo, de los buenos años del concurso Amalia Gallardo, es El Olor de la Vejez, que es el primer trabajo de Loayza, sobre una obra de Jaime Sáenz, y es la primera vez que se le ve a David Mondaca haciendo obra de Sáenz; después él ya viene haciendo solo su obra.

Uno de los documentales más importantes que trabajé fue con una directora española, Mabel Lozano, llamado Tribus de la Inquisición, la historia de un linchamiento en la plaza principal del municipio de Ivirgarzama en Cochabamba. Este documental se presentó en 2017 en el Festival de Cine de Guadalajara, México, después pasó al festival de cine de Mar de Plata, Argentina, a la XIII versión de la cita cinéfila de Derechos Humanos, en algunos espacios cinematográficos en España (Valladolid, Albacete y Ciudad Real), en el Artículo 31 Film Fest. Fue muy trascendente porque estuvo nominado a los premios Goya.

La última película o largometraje que hice, con música y diseño sonoro, se llama Esperar en el Lago, dirigida y escrita por el cineasta Okie Cárdenas, que todavía no se ha estrenado, la terminamos de grabar el año pasado, trata sobre la fuga de presos políticos de la Isla de Coati o Isla de la Luna, en el Lago Titicaca, que en esos tiempos fungía como cárcel en la dictadura del general Hugo Banzer Suárez; el trasfondo es una historia de amor.”

ProAudio

“Fui parte de ProAudio por una invitación de Sergio ‘el mosca’ Claros para formar parte de la sociedad, él había llegado de estudiar de Chile, fue uno de los pioneros en Bolivia en el área del sonido, tuvimos varias iniciativas: el proyecto Paisajes Sonoros de Bolivia, con música de autores jóvenes. Después de años de trabajar juntos quedamos Bernarda Villagómez y yo, que ahora llevamos adelante todo el estudio, la producción de música de audiovisuales; ahora con estos nuevos formatos se han abiertos posibilidades en otros campos, como el podcast, la radionovela, algunas experimentaciones sonoras que estamos trabajando.”


  • Cientista político.

Be the first to comment

Deja un comentario