octubre 15, 2021

Las Fuerzas Armadas colaborarán con la justicia en la investigación del golpe de Estado de 2019

La Paz, 4 de octubre, Viceministerio de Comunicación .- El general Augusto García Lara juró este lunes como nuevo Comandante en Jefe Accidental de las Fuerzas Armadas (FFAA) bajo el compromiso de colaborar con la justicia porque las acciones de algunos militares quebrantaron la Constitución Política del Estado y la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas durante el golpe de Estado de noviembre de 2019.

“He aquí mi compromiso luego de que se presentó el informe final de Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes sobre la investigación de los actos de violencia y las violaciones de los derechos humanos ocurridas en Bolivia entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre de 2019, identificando plenamente a los miembros de las
Fuerzas Armadas que participaron en hechos que enlutaron a las familias bolivianas.

Las FFAA colaborarán con la justicia de acuerdo con nuestras leyes, reglamentos y normas ya que estas acciones quebrantaron la Constitución Política del Estado y la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas al asumir acciones de carácter intuitu personae”, señaló García durante el acto de posesión que se desarrolló en la Casa Grande del Pueblo.

El nuevo jefe militar hizo énfasis en que las FFAA deben respetar el valor de la disciplina militar entendida como el orden, la uniformidad, la puntualidad y la obediencia consiente al superior sin transgresión de la institución y las leyes.

El presidente Luis Arce Catacora posesionó este lunes al nuevo Alto Mando Militar del Estado Plurinacional de Bolivia conformado por el general de División, Augusto García Lara como nuevo Comandante en Jefe Accidental de las Fuerzas Armadas; el general de Brigada Aérea, Teófilo Medina, nuevo Jefe de Estado Mayor Accidental; y al capitán de Navío, Francis Enfraín Frank Salazar, Comandante general Accidental de la Armada Boliviana.

El mandatario reflexionó que un militar cumple con su deber a tiempo completo: “El militar no puede tener pausas, pues, llevar el uniforme significa deber de tiempo completo y a esto debe añadirse el grado militar, al mayor grado y a mayor jerarquía, mayor deber y mayor entrega (…). Así, pues, la subordinación y disciplina se constituyen en la columna vertebral de la institución armada para el cumplimiento de su alta misión institucional”.

“No es posible que el militar vaya a descuidar sus deberes y su disciplina por un momento de esparcimiento social y, en segundo lugar, cuando el militar sea convocado para responder por hechos como los sucesos trágicos y luctuosos como los del 2019 y 2020, por un principio moral de honor castrense, el militar debe allanarse como cualquier ciudadano común y corriente para defenderse ante la justicia desde el llano y sin hacer valer ningún
cargo de nombramiento”, manifestó.

Destacó la labor de los militares en acciones como la lucha contra el contrabando, el narcotráfico, la lucha contra el COVID-19, y en el pago del bono Juancito Pinto, entre otros.

El evento oficial se realizó en la Casa Grande del Pueblo con la participación de la ministra de la Presidencia, María Nela Prada; el ministro de Defensa, Edmundo Novillo.

Be the first to comment

Deja un comentario