diciembre 3, 2021

Optimista Londoño en que Colombia logre un presidente de paz (+video)

México-. El logro de un presidente en Colombia amante de la paz es posible a pesar del desastre en contrario de Iván Duque, quien intenta quebrar el proceso de pacificación pactado en La Habana hace casi cinco años.

Esta esperanza es muy firme en Rodrigo Londoño, un hombre que ha vivido los grandes avatares de la historia actual de Colombia, desde la lucha armada a la política y parlamentaria, en la práctica y en la teoría, dentro y fuera de los cánones de la academia.

En una entrevista con Prensa Latina en un aparte del XXV Semanario Internacional Los partidos y una nueva sociedad, auspiciado por el Partido del Trabajo de México en el que participó como líder de su partido Comunes, explicó en qué basa su optimismo en las elecciones presidenciales venideras del 29 de mayo de 2022.

Somos optimistas a pesar de todo, aunque tenemos el reto de elegir un presidente que se comprometa con la implementación de los acuerdos de paz logrados en La Habana, Cuba, pero antes tenemos que conseguir un Congreso integrado -Senado y Cámara de Diputados- de una mayoría de representantes que se comprometan a apoyar el acuerdo de paz, y apostamos a ello los que creemos que la pacificación de Colombia es posible.

Le preguntamos sobre el pensamiento y la acción en contrario de Iván Duque y quienes lo rodean, y Londoño consideró que ya está despidiéndose del poder.

Pero por su esencia, su comportamiento y el del partido al cual representa y con el que fue elegido presidente, estamos seguros que hasta el último día va a intentar lo posible por hacer trizas los acuerdos, aunque sabe que no es posible.

Cuando me preguntan cuál es el futuro de los acuerdos de paz lo primero que digo es ávictoria, victoria!, porque un gobierno que se montó sobre la base de acabar de destruirlos no lo pudo hacer por más intentos que hizo.

Más aún, señaló, los gobiernos del Estado colombiano deben ser aliados nuestros porque los dos firmamos el acuerdo y los dos quedamos en implementarlo por el bien de Colombia y de América Latina en su conjunto.

El líder de Comunes, firmante de aquel texto en La Habana, estima fue un pacto muy bien hecho a pesar de todas las deficiencias que tuvo, pero fue muy bien elaborado, pensado en la posibilidad de que incluso llegara un gobierno de ultraderecha como el de Duque que quisiera destruirnos.

Explicó que es un acuerdo insertado en la Constitución colombiana, la cual este gobierno está violando. En la Corte Constitucional hay una demanda al respecto, y está en una ponencia en la cual se declara ese incumplimiento. Es decir, es algo que se está moviendo y no sabemos en qué va a resultar.

Pero está, además, sobre la mesa del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y a pesar de la divergencia entre sus miembros, en este caso cada tres meses dan una opinión o un comunicado sobre el proceso y por unanimidad respaldan la paz.

Incluso en la ONU han cuestionado las cosas que el Estado colombiano no ha implementado del proceso, porque lo que nos tocaba a nosotros lo cumplimos, y Naciones Unidas lo sabe. La segunda unidad de verificación, en ningún momento ha dicho que en las FARC hemos violado algo.

Con el acuerdo logramos dividir en dos extremos a la gente: los que quieren mantener el régimen de violencia, represión y asesinato que representan gobiernos como el de Duque -y que por suerte es una minoría-, y los que quieren que Colombia no siga por ese sendero, la gran mayoría.

Somos optimistas, reiteró, pero sabemos que no está fácil en momentos en que las garantías para estas elecciones no se ven, y se debe recordar que aprobaron dentro del presupuesto un artículo que elimina la ley de garantías la cual planteaba que en etapa de campaña electoral los gobiernos no podrían contratar para evitar que usaran el presupuesto público para conseguir votos, y eliminar su compra es difícil.

A una pregunta de la incidencia del gobierno de Estados Unidos en los asuntos internos de Colombia, el líder de Comunes dijo que todo el mundo conoce el tema, pero ahora hay un elemento nuevo y es que ya no está en la Casa Blanca Donald Trump, aunque el nuevo no le cambia la naturaleza al imperialismo que sigue siendo el mismo de siempre.

Pero en este caso necesitan, obedeciendo a sus intereses, que en Colombia haya paz, y eso nos induce a creer que este gobierno va a dar continuidad al apoyo que tuvimos en su momento de Barak Obama, pues hay que admitir que ese acuerdo se logró gracias al visto bueno que le dio Estados Unidos. Tenemos la esperanza de que Washington se comprometa a estar del lado de la paz.

Londoño rememoró que el proceso de paz que hubo se dio gracias a la Venezuela de Hugo Chávez y la Cuba de Fidel Castro. Sin el papel de ellos como facilitadores y anfitriones hubiera sido muy difícil firmar el acuerdo, afirmó.

Be the first to comment

Deja un comentario