enero 7, 2022

Deszaire (Segunda parte)

Por  Sergio Salazar Aliaga *-.


Deszaire se convirtió en una de las bandas más importantes a nivel nacional, no podían faltar… Me acuerdo de una fiesta de carnavales, cerca al Colegio Montessori, llamada “farras”, cuando el grupo entró y comenzaron a tocar, un amigo con quien yo estaba enloqueció, nos decía que cantaban la canción del Club Bolívar, yo no le entendía, hasta que me dijo que era la canción: “Todos mis anhelos… se irán con vos”.

Tiempo después tuve la oportunidad de conocer a Darío Oblitas, guitarrista del grupo, y poder sentar una amistad, en la cual nos veíamos en la discoteca Mama Diablo, por eso acudo a esta conversación, para conocerlo más a detalle.

El éxito

“No nos dimos cuenta que Deszaire se había convertido en una de las bandas más importantes del rock boliviano, en ese entonces sonaba muy fuerte Son Fusión, Quirquiña –que lo adopta al Alejandro Delius–. Fue muy interesante ese tiempo, hubo una competencia sana entre bandas, quien sacaba más canciones, videoclips, etc.

Tuvimos incorporaciones muy interesantes, como Marcelo Aguirre en la guitarra, Abraham Carrillo en la batería, Alex Iturralde en el bajo, quien se quedó con nosotros. Los medios de comunicación se abrieron a favor de las bandas nacionales, eso fue bueno porque era un impulso más.

Las bandas gastaban en producción, en hacer sus videos para aparecer en diferentes programas de música, tratar de llevarlos al extranjero, algo que te contaré más adelante.

Además, como Deszaire logramos tocar junto a Juanes, La Ley (Chile), Babasónicos, Café Tacuba (México), estuvimos en el Festichela o Festimusic Paceña, que se realizaba en el complejo Mariscal Braun; abrimos el show, después nos sucedió Attaque 77 (Argentina) y Kumbia Kings (Estados Unidos-México), llegaron alrededor de 20 mil personas.”

Anécdotas

“Estábamos tocando en el Colegio Alemán para una de sus fiestas, y estábamos interpretando un cover de una canción que se llama ‘La Balsa’ de Litto Nebbia y José Alberto Iglesias, famosa por la banda Los Gatos, en eso la gente estaba saltando y nosotros igual, hasta que parte de la tarima se rompió, y Omar Ríos desapareció, se cayó dos metros. Nosotros seguíamos tocando, teníamos que continuar con el show, lo vi que se levantó y volvió al escenario.

Cuando tocamos en el Rock con Altura fue una experiencia única, éramos las tres bandas más grandes –Deszaire, Octavia y Quirquiña–, llenamos el Teatro al Aire Libre, fuimos a Oruro y Cochabamba, donde no nos querían pagar, así que decidimos no subir al escenario si no nos cancelaban, porque era toda una producción llevar instrumentos, movilizar gente, no podían hacerse la burla, al final aceptamos una promesa de pago ya que toda la curva sur del Estadio Félix Capriles estaba reventando. Me acuerdo que alquilamos una flota Trans Copacabana y ahí viajábamos las tres bandas, además nos acompañaban medios de comunicación en los viajes; nos fuimos por Oruro, Cochabamba, Sucre y Potosí, parecía un viaje de promoción.

Otra anécdota fue para el primer Festichela, nos llaman de la cervecería y nos dicen: ‘Los vamos a contratar para unos 45 minutos, y solo tenemos para pagarles cinco mil dólares’. Con Omar quedamos secos, nunca nos habían pagado tanta plata, disimulamos nuestra alegría, al salir de la cervecería en la puerta nos abrazamos, después llegamos a cobrar más, pero esa fue la primera vez. Les gustó tanto que pronto firmamos un contrato por todo el año.”

“Eres”

“‘Eres’ es una de las canciones que hasta ahora es himno, se sigue escuchando por todos lados, está dentro de las 10 canciones de rock boliviano más reproducidas en el Spotify, es la cuarta canción, con 387 mil reproducciones, de acuerdo a la revista Marka Tambo, pero en otros medios igual.

‘Eres’ fue nuestro segundo corte, en realidad no era el primero… era una de nuestras primeras composiciones, la metíamos en nuestro tributo de los Fabulosos Cadillacs, al comienzo tenía otra composición, otra armonía, otra estructura. Es una canción que nos ha llevado a varios lugares, de lo que sí nos arrepentimos es no haber hecho un video con esa canción tan importante.

Es parte del disco ‘Sexo Seguro’, grabado en Pro Audio, donde están invitados Coco Echazú con los teclados y algo de percusión, Juan Pereyra; Grillo Villegas es el productor del disco, quien ya había hecho algunas producciones con Waps y Lapsus, pero esta fue su primera producción musical entera de él, con los arreglos.”

Videoclips

“De la canción ‘Por esa mujer’ recién sacamos su video hace dos años, lo teníamos bien guardado. También ‘Todos mis anhelos’, en los tres primeros discos de Deszaire, como fundador y guitarrista, luego de 10 años que estuve ahí íbamos por los cuatro o cinco videos, no era como ahora que uno agarra el celular y ya lo editas, en ese entonces hacer un video era muy caro, te costaba cinco mil dólares, había que contratar una productora.

De la canción ‘Toda la noche’, que dice en la letra ‘toda la noche me la paso tomando, toda la noche pensando en nuestro amor, yo sé que es duro tener que separarnos, vamos a hacerlo por el bien de los…’, que era muy alegre, nos atrevimos a mandar el video a Ritmoson Latino, hoy Telehit Música, canal mexicano; fue una producción bonita, salía Pamela Muñoz, famosa conductora en ese tiempo.

‘El loco’ la grabamos con Marcos Loayza, uno de los directores de cine más reconocido a nivel de Latinoamérica, además de ser productor y guionista. Nos hicieron grabar de siete de la mañana hasta las siete de la noche un domingo, imagínate, después de seis tocadas un día antes, dimos todo, no podíamos contratarlo más tiempo (risas), el llevó el equipo de producción, las cámaras, y nos fuimos a la locación, las modelos eran amigas del grupo, así que nos apoyaron.”

Mamá Diablo

“Nosotros tocábamos en el Equinoccio bastante, a Ricardo Zelaya, que era dueño, se le ocurrió abrir una sucursal más, como yo me encargaba de relaciones públicas él me contrató por tres meses, recién había lanzado el Mamá Diablo. Después me mandan ahí, yo enojado porque estaba feliz en el Equi, pronto se retiraron con Ximena Morales, entonces me compré el boliche junto al Equi, era muy difícil trabajar en dos boliches, Limberth Alarcón se quedó ya que antes tenía un bolichito llamado Target Urbano, ya sabía de la movida de la noche.

En Mamá Diablo empezamos a traer la movida de grupos en vivo, hacer un Equinoccio pero de cumbia, a grupos que yo no conocía, era algo nuevo para mí. Una vez estaba al lado del vocalista de Ráfaga, Daniel Puchetta, y yo no sabía quién era.”


  • Cientista Político.

 

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario