enero 7, 2022

César Junaro vuelve a los escenarios para presentar álbum en homenaje a Víctor Jara

Por Javier Larraín *-.


Al adentrarnos en el cancionero social o “canto de propuesta” –como lo llamó Daniel Viglietti– en Bolivia, sin miedo a equivocarnos podemos decir que Savia Nueva ocupa un sitial preferencial. Desde mediados de los años 70 que sus discos han pasado de mano en mano y sus canciones han marcado la vida de cientos de miles de personas.

“Deja la vida volar”, canción compuesta por el cantor chileno Víctor Jara, dio nombre al primer LP de la agrupación, transformándose prontamente en el himno de toda una generación.

A lo largo de varias conversaciones, César Junaro, uno de integrantes más emblemáticos de Savia Nueva, prolijo músico y compositor, nos confesó que desde que escuchó por primera vez a Víctor Jara en un casete pirata que le prestaran en Brasil, se dio a la labor de conocer al dedillo su vida y su obra.

A más de medio siglo de esos hechos César Junaro ha saldado una deuda consigo mismo y presentará en vivo su más reciente álbum: “Instante de vida – Memorial de Víctor Jara”. Para hablar de este trabajo y de los dos conciertos que realizará en el Teatro Municipal “Alberto Saavedra Pérez” de La Paz el domingo 5 de diciembre, nos sentamos a conversar.

Javier Larraín (JL).- Hace unas semanas publicó el álbum “Instante de vida…”. Recuerdo que en 2018 lo entrevisté y me habló de ese trabajo… ¿cuál es el origen y cómo ha sido la labor en cuanto a composición?

César Junaro (CJ).- La creación de “Instante de Vida – Memorial de Víctor Jara” ha sido un proceso largo, que empezó con la idea de realizar un homenaje a un cantautor que admiro desde el momento de haber conocido su obra. Quería que este homenaje no fuera realizado a través de la interpretación de sus canciones, sino con un trabajo que contuviese mi visión de este importante personaje. Finalmente, lo que he construido es una obra de ficción basada en hechos ocurridos, algunos de los cuales me dieron pie para estructurar un texto que fue tomando forma luego de pasar por un proceso de selección, ya que en un momento dado vi que había escrito muchas páginas –con ideas unas mejores que otras–, y que corresponde a la obra que he compuesto.

En relación a la música, quise que contenga elementos que conforman la cultura musical de las sociedades andinas que me son afines, los cuales, luego de elaboraciones y reelaboraciones, han quedado implícitas en la música que he compuesto, aunque soy consciente de que no son reconocibles a una primera audición de la obra. Esto es algo muy racional e intelectual, pero quizás en un próximo trabajo pueda desarrollar más estos elementos, sin caer en un manejo folklórico de la cultura musical a la que hago referencia.

JL.- El álbum está conformado por seis canciones cuyo hilo conductor es el cantautor chileno, ¿podría contarle a las lectoras y los lectores de qué tratan estas canciones…?

CJ.- Cada una de las canciones está referida a una persona que, a mi entender, fue importante en la vida de Víctor Jara: Amanda, su madre; Joan Turner, su esposa; Violeta Parra, cantautora que le dio una clave fundamental para entender la canción popular; Pablo Neruda, que le brindó elementos para comprender la dimensión continental de nuestra problemática; Salvador Allende, un líder político al que acompañó permanentemente con sus canciones. Hay que recordar que el día anterior al golpe de Estado protagonizado por el general Augusto Pinochet el presidente Salvador Allende iba a participar de un acto en la Universidad Técnica de Santiago, donde anunciaría la realización de un plebiscito para preguntar al pueblo de Chile si querían que él continuara o no ejerciendo la presidencia. Y Víctor iba a cantar en ese acto. Víctor acompañó a Allende hasta el final.

La obra concluye con una pieza instrumental dedicada a un personaje multifacético, muy dinámico, conformado por miles de hombres y mujeres, quienes recuperaron elementos esenciales de las canciones de Víctor para embanderar las luchas populares. Ellos gritan que Víctor estará presente: “Ahora y siempre”.

JL.- ¿Es su primer disco “temático”, con una evidente unidad respecto a la historia tratada?

CJ.- Sí, es mi primer trabajo temático. Conscientemente traté de distanciarme de lo que hasta ahora he hecho, no sé si lo he logrado, quienes oigan este trabajo lo dirán. Pero he tratado de romper mis estructuras y abordar una temática de una manera diferente.

JL.- Al escuchar “Instante de vida…” inmediatamente uno reconoce instrumentos como la guitarra, efectos con sintetizadores, entre otros… ¿Quiénes son los músicos que le acompañan y cómo fue el proceso de grabación? ¿Cuáles son las novedades de este álbum?

CJ.- Un elemento nuevo es la duración de las canciones. Una característica de la grabación es que ha sido totalmente procesada en estudio. Afortunadamente conté con la acuciosidad del ingeniero Amador Ramiro Quispe Apaza, quien tomó a su cargo la realización sonora a partir de las partituras de la obra. Esta modalidad de trabajo fue asumida porque durante los meses de aislamiento sanitario no era posible pensar en conseguir la colaboración de músicos y lograr una grabación acústica.

Es una producción híbrida, entre acústica y electrónica. La puesta en escena del concierto será un desafío ya que nunca he trabajado de esta manera.

JL.- El domingo 5 de diciembre hará dos conciertos en el Teatro Municipal “Alberto Saavedra Pérez” de La Paz, ¿cómo prevé las presentaciones? ¿Cuál será el repertorio y qué músicos le acompañarán?

CJ.- Aspiro a que mi convocatoria llegue a oídos de personas interesadas en conocer lo que he hecho, estoy consciente de que Víctor Jara es un nombre desconocido para muchas personas, jóvenes especialmente, y mi deseo es generar interés en la audiencia para que busquen información sobre este cantautor, indaguen sobre su obra y, sobre todo, se informen sobre las condiciones bárbaras en las que fue asesinado. Una sola bala de calibre militar es mucho más que suficiente para cortar la vida de una persona. Cuando se pudo hacer una autopsia legal de su cuerpo encontraron 46 balas, lo que muestra el ensañamiento con el que le quitaron la vida.

JL.- Una pregunta ineludible, ¿cómo se siente al retornar a los escenarios después de esta pandemia? ¿Y cómo espera sea el encuentro con su público?

CJ.- Volver a escenario ahora es algo muy inquietante para mí: primero, por el largo tiempo de aislamiento; y segundo, porque es la primera vez que subo al escenario sin mi hermano, con quien compartí conciertos por más de 45 años.

Espero que el reencuentro con el público sea cálido, espero lograr transmitir mi mensaje, espero que el público sea receptivo. Estaré muy contento de saber que mi música ha sido comprendida.


  • Profesor de Historia.

*   Cortesía de revista Correo del Alba https://correodelalba.org/         

Sea el primero en opinar

Deja un comentario