septiembre 25, 2022

Siglo XXI: el porvenir de América Latina


Por  Eduardo Paz Rada * -.


Una serie de acontecimientos de los últimos meses de 2021 en nuestra América Latina y Caribeña, desde el México cerquita al Imperio hasta las Malvinas Argentinas, permiten advertir que las tensiones entre los avances y retrocesos de los procesos de independencia e integración frente a las agresiones y presiones imperialistas estarán vigentes en los próximos años, los que tendrán el signo del dilema del porvenir de América Latina: dominados o integrados los pueblos y países de la Región.

A pesar del vendaval conservador proimperialista de los últimos cinco años, particularmente con los gobiernos de Macri, Bolsonaro, Piñera, Moreno y Duque, que arrasó la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), están más presentes sus postulados iniciales con el fortalecimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en un nuevo momento de ascenso nacional y popular.

Hace un siglo, Manuel Ugarte, un precursor de la unidad latinoamericana y del marxismo enraizado en la realidad regional, difundía su libro El porvenir de América denunciando al imperialismo norteamericano, que agredía y dividía a nuestros países, y postulando la unidad profunda de los pueblos con raíces, historia y cultura comunes. Como un apóstol, Ugarte viajaba por cada uno de los rincones de nuestro continente, de extremo a extremo, con las consignas de la unidad de la Patria Grande, reivindicando la raza cósmica, el territorio integrado, la vida moral de los pueblos indígenas y su organización solidaria.

Se sentía heredero, como todos los intelectuales de la Generación del 900, de las luchas e ideas de José de San Martín, Simón Bolívar y Francisco Morazán, los padres de la Guerra de la Independencia y de la unidad latinoamericana que derrotaron a los ejércitos coloniales y plantaron los fundamentos de una sola patria. El general Juan Domingo Perón en 1953 ya presagiaba “el siglo veintiuno nos encontrará unidos o dominados”, y los comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez tomaron, en los albores del siglo XXI, la bandera de la unidad e integración para abrir el camino de la emancipación y la segunda independencia.

La sacudida mexicana con el ascenso de Andrés Manuel López Obrador, el triunfo de Alberto Fernández en Argentina, la resistencia y recuperación democrática en Bolivia con Evo Morales, Luis Arce y David Choquehuanca, la entereza de Maduro en Venezuela y Diaz-Canel en Cuba, la fortaleza anticolonial de los pueblos del Caribe, el triunfo electoral del profesor peruano Pedro Castillo, el nuevo triunfo de Daniel Ortega en Nicaragua y el ascenso victorioso de Xiomara Castro en Honduras son datos muy importantes para tener esperanza en la recuperación de las iniciativas liberadoras frente a la geopolítica imperialista de Estados Unidos, tan debilitado en el planeta.

Las elecciones chilenas han marcado nuevos rumbos políticos y económicos para este país, al igual que las proyecciones que se presentan para el movimiento popular en Colombia en los comicios del año próximo. Sin embargo, la apuesta más ambiciosa se definirá en el Brasil, país de gran envergadura e importancia, donde el expresidente y obrero metalúrgico Luiz Inácio Lula da Silva se presenta con las opciones más altas para ganar las elecciones de octubre de 2022 frente al ultraderechista y antinacional Jair Bolsonaro. La segunda ola nacional-popular está en ascenso en esta tercera década.

La Historia de la nación latinoamericana, genial obra de Jorge Abelardo Ramos de la Izquierda Nacional, es la reivindicación de las luchas patrióticas y populares en América Latina y el Caribe durante los siglos para proyectarla en este siglo XXI hacia la construcción de unidad de la Patria Grande, el Estado-continente al que alude el uruguayo artiguista Alberto Methol Ferre.


*       Sociólogo y docente de la UMSA.

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario