mayo 16, 2022

Violencia en Colombia sigue cobrando vidas

Bogotá-. Seis masacres, enfrentamientos armados, limpieza social, el primer defensor de los derechos humanos asesinado este año y un llamado de Naciones Unidas a implementar el Acuerdo de Paz, describen hoy un panorama de violencia en Colombia.

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) denunció este sábado la sexta masacre en el país suramericano y el asesinato de un líder indígena, defensor de los derechos humanos.

De acuerdo con el reporte, la matanza fue perpetrada en la cabecera municipal de Miranda, Cauca, donde fueron asesinados Neider Andrés Collazos, de 21 años de edad, y otras dos personas que no han sido identificadas, entre ellas una mujer.

Al parecer eran habitantes de calle y fueron ultimados en lo que sería un plan de «limpieza social», puntualizó la organización no gubernamental.

Indepaz señaló que la Defensoría del Pueblo emitió una alerta temprana en 2018 para el municipio de Miranda y en 2019, expuso un documento de seguimiento en las que señaló el incremento de las mal denominadas «limpiezas sociales» y el riesgo para las comunidades rurales por la presencia de actores armados regulares e irregulares en el territorio.

También denunció hoy el asesinato del primer líder social este año, Guillermo Chicana, quien era miembro de la guardia indígena Nasa del resguardo Las Delicias ubicado en el municipio de Buenos Aires, departamento del Cauca.

Los hechos sucedieron cuando un grupo de guardias indígenas se encontraban realizando labores de control territorial y fueron atacados por hombres armados, donde también resultó herido Fabián Camayo, el actual coordinador del resguardo Las Delicias, detalló la organización.

La Defensoría del Pueblo emitió en 2020 una alerta en la cual señala la ocurrencia de hechos victimizantes contra miembros de comunidades indígenas y afrodescendientes, puntualizó Indepaz.

De igual manera se denuncian intereses sobre la obtención de rentas provenientes de la explotación ilícita de distintos recursos como el oro, situaciones en las cuales están involucrados actores ilegales, agregó.

La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos en Colombia reveló el miércoles que al menos 78 defensores de derechos humanos fueron asesinados en el país suramericano durante el 2021.

Precisó en el informe que, desde el 1 de enero al 31 de diciembre de 2021, se reportaron 202 denuncias de homicidios de personas defensoras, de las cuales se verificaron 78 casos, 39 están en proceso de verificación y 85 s son no concluyentes.

Sin embargo, aclaró que la cifra de asesinatos a defensores de derechos humanos no representa la totalidad de los asesinatos en Colombia sino los casos que han recibido y verificado.

A cinco años de la firma del Acuerdo de Paz, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, señaló que debido al «devastador costo humano de más de cinco décadas de conflicto entre el Estado y las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, es una obligación moral garantizar el éxito de la paz en Colombia…».

Esta semana, el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, se reunió con varios líderes sociales y de organizaciones de derechos humanos del departamento de Arauca para dar seguimiento a la crisis humanitaria que persiste en ese departamento «a causa de las acciones de los grupos armados ilegales».

Las acciones violentas tuvieron un saldo de 33 homicidios y el desplazamiento forzado progresivo de decenas de familias en estos primeros 15 días de 2022.

También la Defensoría emitió la primera Alerta Temprana de este año para Cali la cual presentó los escenarios de riesgo de violaciones a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario, a su vez 40 recomendaciones que buscan la prevención y mitigación del riesgo advertido ante la violencia generada por diversos actores.

Asimismo, el pasado miércoles, el gobernador del departamento de Magdalena, Carlos Caicedo, reiteró su llamado al presidente de Colombia, Iván Duque, para aplicar un plan de protección especial ante el alto índice de homicidios registrados en algunas zonas de la demarcación.

«Presidente, frene la ola de homicidios de manera contundente toda vez que, según información de inteligencia de investigadores expertos en seguridad, el incremento de la violencia en la subregión norte del Departamento tendría como responsables a los herederos del paramilitarismo», remarcó.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario