mayo 16, 2022

Lula es el candidato de la democracia

Brasil ha vivido casi la mitad del tiempo sin democracia en los últimos 90 años. La derecha rompió dos veces la democracia, en 1964 y en 2016. Siempre supuestamente para defenderla.

Mientras Brasil vivía un período más o menos largo de democracia -de 1945 a 1964- la derecha ya se estaba articulando, con la fundación de la Escola Superior de Guerra, dirigida por Golbery do Couto e Silva y Carlos Castelo Branco, inspirada en la ideología de la Seguridad Nacional. Un proceso que desembocó en el golpe de Estado de 1964 que, en nombre de la defensa de la democracia frente a un supuesto plan golpista de ruptura democrática de Joao Goulart, impuso la dictadura más brutal y prolongada de la historia de Brasil: de 1964 a 1985.

En la transición democrática, la derecha logró impedir la elección directa del primer presidente civil desde 1960, promoviendo un régimen democrático limitado a la restauración de un sistema político liberal. Brasil, el país más desigual del continente más desigual del mundo, mantuvo estas características, heredadas de la dictadura, en democracia.

Este período -de 1989 a 2016- tuvo una etapa neoliberal -con los gobiernos de Collor y Fernando Henrique Cardoso-, elegidos y reelegidos en elecciones democráticas -1989, 1994 y 1994. En la segunda etapa, el PT eligió y reeligió presidentes en 4 elecciones democráticas sucesivas – 2002, 2006, 2010 y 2014.

Acumulando cuatro derrotas sucesivas y con la perspectiva de seguir siendo derrotada -probablemente con la nueva candidatura de Lula-, la derecha volvió a romper la democracia, con el golpe de Estado de 2016. Un golpe que incluyó el derrocamiento de Dilma Rousseff sin ningún delito que justificara el juicio político, la detención y el juicio político a Lula da Silva -favorito para ganar en la primera vuelta- y la imposición de la victoria de Jair Bolsonaro como presidente.

Una vez más, la polarización en Brasil volvió a darse entre democracia y dictadura. El tipo de régimen autoritario instalado con el gobierno de Michel Temer y continuado con Bolsonaro, representa una ruptura con la democracia.

Lula, a su vez, representa la lucha por la restauración de la democracia. Elegido y reelegido en democracia, basó su liderazgo en un partido democrático de izquierda, su candidatura no es solo una candidatura del PT o de izquierda, sino una candidatura que representa, hoy, el único camino posible para restaurar la democracia en Brasil.

La resistencia a la democracia tiene en el gobierno de Bolsonaro, con su apoyo en los miles de militares, que representan la mitad de los evangélicos, y en parte de los medios de comunicación, su principal obstáculo. Se apoya en el antipetismo –sea lo que sea que aún exista– y promueve todas las formas de guerra cultural contra Lula y el PT, incluidos los robots y las fake news, y sobre el modelo neoliberal, con las fuerzas que aún sostienen ese modelo.

Para hacer frente a este bloque de fuerzas, sólo una dirección muy fuerte como la de Lula, que organiza un bloque antibolsonarista, puede reunir fuerzas de izquierda, centro y centroderecha.

Su programa propone la restauración de la democracia y la implementación de una agenda anti-neoliberal, considerando que promovería la democratización de la sociedad brasileña. Rescataría el papel activo del Estado, como inductor del crecimiento económico, ejecutor de políticas sociales y promotor de la redemocratización de la sociedad.

Lula es el candidato de la democracia, el candidato que se suma a todas las fuerzas que, en oposición al bolsonarismo, actúan para derrotar a las fuerzas antidemocráticas. Bajo el liderazgo de Lula, se unieron al bloque democrático, cuyo objetivo es restaurar un estado democrático bajo el estado de derecho.

Las elecciones de octubre, tanto presidenciales como legislativas, serán decisivas. Reforzarán el régimen de ruptura con la democracia o promoverán las fuerzas democráticas como hegemónicas.

Por lo tanto, el futuro de Brasil se decide este año, que es un año de transición para el país. Ya sea para la consolidación del actual régimen autoritario o para la restauración de la democracia en el país.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario