mayo 16, 2022

Hala de Mosca (Segunda parte)

Por Sergio Salazar Aliaga *-.


Esta es la segunda parte de la historia de la banda Hala de Mosca, relatada por uno de sus fundadores e integrantes, Jorge del Castillo, quien nos cuenta algunas anécdotas y lo que pasaron con Marcelo Sáenz y André de Oliveira.

Un cambio

“La banda empezó a flaquear un poco y Bruno decidió dejarla, comenzamos a buscar a otro guitarrista, nos contactamos con Andrés Blazicevic, ‘Androba’, la audición la hicimos por pura formalidad, es un tremendo en la guitarra; al día siguiente de su audición ya estábamos ensayando, entró como segunda guitarra. Andrés le ha dado otra perspectiva a la banda, nos ha vuelto mucho más melódicos, nos ha enriquecido armónicamente y rítmicamente en todo, yo me abrí más a aprender, Androba me abrió un poco la mente, además que la química también fue muy buena.

En lo que entró Androba a la banda decidimos cambiar el nombre de Hala de Mosca a HDM, porque ya nos habían expuesto mucho en las radios con el tema del doble sentido de las drogas, incluso en la Estéreo 97 nos llegaron a vetar porque nos decían que nuestra música incitaba a que la gente se drogué, y no era así, pero de todas maneras lo aceptamos, yo di la idea de cambiar el nombre a HDM y quedó con ese nombre.

Tuve una etapa un poco inestable en mi vida por temas amorosos y decidí dejar la banda y no estuve en HDM como medio año; los chicos se quedaron, tocaron juntos Androba, Chichi y André, incluso llegaron a grabar unos temas muy buenos.

Empezamos a grabarnos, todo era independiente, y Jorge Zamora jugó un papel importantísimo porque fue quien nos enseñó justamente este tipo de grabaciones. Ya posteriormente llegamos a grabar solos, sin la ayuda de Jorge, y empezaron a salir temas maravillosos, en un momento de esos hemos tenido la colaboración de Mayra González.

Sentía que algo necesitábamos para la banda y se me ocurrió poner percusión, pero no quería un percusionista convencional, sino alguien identificable, que tú veas y que llame la atención, fue así como lo ubicamos a mi gran amigo Ancelmo Beltrán, hermano de Ale Beltrán, el primer bajista. Ancelmo entró a HDM y la banda cambió la onda, nos metió full, le metía su estilo y le daba otro ambiente.”

Angeless Mind

“Grabamos ‘Angeless Mind’, compuesta por André de Oliveira, por mí y por Chichi… André compuso la letra, con Chichi hicimos la música. De casualidad se nos presentó un evento electrónico en el Salar de Uyuni, auspiciado por Mateo Peña, que necesitaba una banda para el evento de la fiesta electrónica en medio del salar.

En eso nos llamó, nos convocó para que en los descansos, en los entretiempos de los DJ, entráramos nosotros a tocar, nuestra música y algunos covers, nos pagó el pasaje y la estadía, ahí tuvimos algunos inconvenientes porque se complicó en poder llevar la batería y ya no pudimos tocar en vivo, pero de todas formas nos ayudó a grabar el video, se hizo un buen trabajo de edición y producción en el que nos ayudó la mamá de André.

Lastimosamente nunca pudimos presentar el video y quedó ahí, ahora aprovechando la entrevista lo subí en forma de homenaje a Chichi en mi Facebook. También cabe contar que fue cuando empezó el declive de la banda, perdimos mucha información de canciones que teníamos grabadas, se nos quemó un disco duro, perdimos como seis temas, yo ya era parte otra banda donde lucraba mucho más, así comenzó a caer el proyecto.”

Vetados del Equinoccio

“Todos hemos sido unos tiros al aire, somos músicos, pero teníamos parámetros de responsabilidad, sobre todo a André y a mí no nos gustaba que Chichi y Ale Beltrán se chuparan antes de ir a tocar; se podía tomar mientras estabas en el escenario, esa era nuestra regla, podíamos tener nuestro vasito al lado porque era necesario ya que a veces se te seca la garganta, qué sé yo, pero llegar entonados nunca nos ha gustado mucho, porque ya habíamos tenido muy malas experiencias, el único que creo que nunca tocado mareado fue André, muy responsable en eso, incluso yo alguna vez tomé una cerveza porque eso te ayuda a perder el miedo del escenario, es como un empujoncito.

Era nuestra presentación más top, por fin habíamos llegado al boliche más importante de las bandas en La Paz y quizás de Bolivia, tocábamos en el Equinoccio, era el más representativo, la cuna del rock, era la primera vez que tocábamos ahí, hacíamos un tributo a los Beatles, Ale le metió muchos whiskys y para el segundo set ya estaba muy mareado, era un espectáculo en el escenario, cuando comenzamos a tocar la canción ‘While my guitar gently weeps’ él se puso tocar una canción de Manu Chao en el bajo, se cayó del escenario, los seguridades lo ayudaron a bajar, estaba pesadito de copas, Ricardo Zelaya, el dueño en ese momento, nos botó casi gritando: ‘Fuera de aquí borrachos’. Solo logramos tocar un set, fue una mala experiencia.”

Algunos emprendimientos

“En el día de la música, organizado por la Alcaldía, teníamos tocada en la Plaza Abaroa, y como tres presentaciones en una noche en diferentes lugares y terminábamos en Ttkos, un bolichito en la México, nosotros éramos innovadores tocando en vivo en ese boliche, entonces podríamos decir que Hala de Mosca fue de los primeros que tocaron en Ttkos, y eran nuestros amigos, venía mucha gente a vernos”.


  • Cientista Político.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario