mayo 19, 2022

Asilo político a Rafael Correa


Por  Soledad Buendía Herdoíza * -.


El gobierno federal de Bélgica, capital política de la Unión Europea (UE), ha otorgado asilo político al expresidente del Ecuador, Rafael Correa Delgado, reconociendo explícitamente la persecución política a los miembros de la Revolución ciudadana y a su máximo líder.

Varios exfuncionarios y dirigentes de esta agrupación política ecuatoriana ya habían recibido protección o asilo por parte de Estados como México, Bolivia y Argentina.

Cabe entonces preguntarnos qué es el asilo político y en qué casos se otorga. Esta figura jurídica internacional garantiza el derecho que tiene una persona a no ser extraditada de un país a otro que lo requiere para juzgarle por delitos políticos; es una facultad jurídica soberana que ejercen los Estados y es inapelable.

Se ampara en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y la Convención de Viena.

En el caso de Rafael Correa el asilo político fue concedido después de un minucioso análisis de los hechos que tienen sus orígenes en 2017, con el triunfo y la posesión de Lenín Moreno. Este traiciona a sus coidearios e inicia una expulsión y eliminación de funcionarios, empleados y miembros del movimiento de la Revolución ciudadana vinculados con Correa. Investigaciones judiciales, procesos fiscales y campañas mediáticas para la lucha anticorrupción fueron las herramientas usadas para la persecución por motivos políticos. El 2 de octubre de 2017, previo al retiro de funciones, el vicepresidente Jorge Glas es apresado en el caso más emblemático de lawfare en Ecuador.

La consulta popular de 2018, que desinstitucionaliza al país, permite “el asalto constitucional” de las instituciones para que el Gobierno tome el control de todas las funciones del Estado.

En octubre de 2019, en el marco del levantamiento indígena, se desata la violencia policial. El contexto es utilizado para allanar y apresar a más dirigentes de la Revolución ciudadana: México da asilo político a siete perseguidos, entre ellos a tres legisladores en funciones.

En 2020, para impedir la participación en elecciones de Rafael Correa, lo sentencian en última instancia en el caso denominado “sobornos”, donde al no encontrar ninguna prueba lo vinculan por “influjo psíquico”. Todo el proceso estuvo viciado, sin sustento jurídico y cargado de odio, con la Justicia cooptada por el poder de turno para la persecución y judicialización con fines políticos.

El caso de Ecuador es parte de una estrategia regional para destruir y desacreditar a los líderes progresistas y a sus gobiernos, Cristina Fernández en Argentina, Lula en Brasil, Evo en Bolivia o Correa en Ecuador, acompañados de una larga lista de dirigentes de sus movimientos y partidos políticos. El mensaje es claro contra todo aquel que atente contra la hegemonía del poder y quiera construir sociedades más justas y equitativas.


*       Miembro de la Asamblea Nacional del Ecuador.

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario