diciembre 2, 2022

Información, valor y posmodernidad


Por Sara Valentina Enriquez Moldez * -.


Es curioso pensar cómo la información se convirtió en un elemento determinante para el desenvolvimiento de las sociedades actuales, ya que la digitalización de información o conocimientos, de cierta manera, se va desmaterializando y con ella el mundo. Por eso, para tener el control del mundo globalizado ya no solamente es necesario poseer los medios de producción que dan lugar a resultados materiales, sino también manejar y controlar los medios de producción y reproducción intelectual, que dan lugar a la expresión de la opinión pública en la actualidad.

El mero hecho de que el magnate Elon Musk haya comprado la red social Twitter es verdaderamente preocupante. Alarma que la libertad de expresión esté en las manos de un multimillonario, ya que este no es un “emprendedor” que partió sin nada, sino que el origen de su fortuna radica en su padre, quien explotaba minas de esmeralda en Zambia. Este señor es famoso además por discutir con Sanders, posicionándose en contra de la justicia fiscal, y, por si fuera poco, fue favorable al golpe de Estado en Bolivia por la explotación del litio. Que este billonario haga un tuit sobre lo que debería hacer España con las energías renovables y que su presidente le conteste con sumisión, se puede llegar a la conclusión de que esta no es en lo absoluto una buena noticia para la democracia global.

Es definitivamente peligroso que los monopolios sean los que decidan hasta dónde llega la libertad de expresión, porque conciben la libertad en cuanto y tanto manejen un campo de posesión. Esta nueva propiedad de informaciones y debates digitalizados es digna de estudio, principalmente por su carácter abstracto de generación de capitales diversos.

Después del desembolso de 44 mil millones de dólares, que es casi el mismo monto de la deuda de un país como la Argentina, se puede hablar de una concentración capitalista sobre las redes, donde los mediadores serán quienes pregonan libertad, mientras tanto generan un plusvalor a costa de la explotación de los trabajadores. Pues es así como la idea de libertad, planteada por los millonarios del mundo, se va pintando de absurdez creciente.

Resulta interesante preguntarse el por qué del accionar inversor de los multimillonarios en cuanto a plataformas no materiales, que indiscutiblemente son creadoras de “realidades” que terminan siendo una metáfora lejana del mundo real. Se puede mencionar, por un lado, a Musk con su compra de Twitter o al metaverso con sus respectivos inversores, quienes pretenden crear un mundo alterno, porque, claro, el mundo real lo vienen destruyendo con la explotación de recursos naturales, como con la explotación humana.

En estos tiempos, cuando los poderosos tratan de poner lo real en debate, ser materialista, filosóficamente hablando, es ser revolucionario.

1 comentario en Información, valor y posmodernidad

  1. Buena reflexión, resulta que la concentración de recursos y poder en la actualidad no viene del estado, como nos hacen creer, viene de las los monopolios de empresas instaladas en el libre mercado.

Deja un comentario