julio 6, 2022

Gonzalo Gómez, exponente del rock

Por Sergio Salazar Aliaga *-.


Gonzalo Gómez es uno de los mayores exponentes del rock nacional. Argentino nacido en Oliva, Córdoba, el año 1995 llegó a Bolivia para quedarse, fundó dos bandas muy representativas: Pateando al Perro y después Gogo Blues. En su carrera también apoyó a diferentes grupos, como ser Llegas de Rodrigo Villegas, Ragga Ki, Atajo, Do Fish, entre otros.

Dentro de su carrera musical se desempeñó en trabajos técnicos de grabación, fue músico cesionista; es productor musical apoyando a varios grupos, y es master guitar en los estudios de Pro Audio. Ha destacado en el campo de la ingeniería de Sonido y producción.

Hoy tiene una charcutería artesanal con calidad premium, llamada “Canta y No llores – el arte del sabor”, donde uno encuentra las mejores tablas de quesos y fiambres de la ciudad de La Paz. Conversamos con Gonzalo.

La influencia

“La música entra en mí a partir de mis hermanos mayores: tengo un hermano que me lleva 14 años y el otro ocho, así que hay una diferencia bien grande, entonces yo me crié escuchando Santana, Frank Zappa, que es lo que ellos escuchaban. En lo argentino estaba Almendra, Spinetta. Con mi otro hermano fue los Rolling Stones, Rod Stewart, Van Halen, que fueron mis influencias de niño.

Antes de entrar a la adolescencia la música ya vivía en mí, y ya vivía en una forma bien puntual.

Yo nací en un Hospital Psiquiátrico en Oliva, uno de los más grandes en Sudamérica, tiene 600 hectáreas. Me crié allá adentro, hasta mis 13 años vivía ahí, con mi familia, ya que mi madre trabajaba en el Hospital Colonia Dr. Emilio Vidal Abal, ella llevaba las fichas de los internos. El hospital tiene más de 100 años, en algún momento fuimos alrededor de 500 familias.

Escuchábamos los discos en un tocadiscos Winco con bandeja VM, ¿quién no tenía un Winco?; en los años 60 y 70 se popularizó y la marca supo musicalizar los hogares argentinos. Mi hermano me decía ‘me despiertas mañana a tal hora, con tres temas de tal disco’, yo tendría cuatro años y me tocó aprender muy temprano, ya sabía poner las canciones, muchas veces viendo las caratulas de los discos me guiaba de esa manera, así despertaba a mi hermano mayor.

También pasé momentos malos, como la desaparición de mi hermano el año 1977, con la dictadura cívico-militar, que llamaron Proceso de Reorganización Nacional; fue la última vez que estuvimos todos juntos como familia, porque mi hermano mayor ahora forma parte de uno de los 30 mil desaparecidos de la lista fatídica que existe en la Argentina.

Desde niño tuve un acercamiento con la música, a mis ocho años vi por primera vez un videoclip, había solo tres canales, vi el video de ‘Emotional Rescue’ de los Rolling Stones, y ese día cambió mi vida para siempre, supe ahí que quería ser como esos tipos.

Otro momento muy emotivo fue cuando vi un concierto por televisión, que vino a la Argentina, de Rod Stewart, ¡wow!… El tipo se ponía unos pantalones leopardo, yo decía, ‘qué está pasando’; yo quería esas cosas.”

Rock nacional

“A mis 12 años me mudo al pueblo de Oliva, ahí conozco a mi profesor de guitarra que se llama Luis Alberto Suárez, quien directo me hace escuchar otra música, como la Pesada, Manal, Pappo’s Blues, Moris, Vox Dei, Tanguito, ahí digo ‘esto es otra cosa’, y comienzo a tocar la guitarra y descubrir muchas bandas, como Crucis, Spinetta; Charly García me comienza a gustar después, Seru Girán no me movió, Sui Generis tampoco, no son mis bandas de movimiento.

Si sos argentino te entra Pappo en la sangre, es el primer súper héroe, es el primer Metal Hero, sin duda alguna. Descubrí a Pappo antes que a Jimi Hendrix o B. B. King, entonces en mi adolescencia comencé a componer algunas canciones similares a la movida del rock nacional.”

Escenario

“A mis 13 años subí por primera vez a tocar en un bar, en un bolichito en Córdoba, en la época que entrabamos en democracia en la Argentina el año de 1983, y estaban las peñas estudiantiles, mi hermano iba a la universidad y me llevó a tocar. Toqué así un buen tiempo, hasta mis 16 años, solo con mi guitarra, hacía mis canciones en un formato como León Gieco, Litto Nebbia, Celeste Carballo, el formato de muchos artistas argentinos de esa época, del rock argentino, estábamos saliendo de Malvinas y entrando a democracia.”

Sudaca

“De ahí empiezo a estudiar guitarra en el Conservatorio, voy a Villa María, que es una ciudad más grande, hay otra movida más fuerte, empiezo a agarrar la guitarra eléctrica y a tocar rock sinfónico, me apasiono al tocar rock sinfónico, que es un género que me gusta mucho.

Toqué desde mis 16 años hasta los 20 en una banda que se llamaba Sudaca, aprendí muchas cosas, porque el compositor de esa banda me llevaba 10 años, ‘Monky’ Tieffemberg, tocaba teclado, era muy metódico, ensayábamos, él lo hacía muy bien, aprendí a tener una disciplina sobre la música que me marcó la vida, hasta el día de hoy tengo una disciplina en mis ensayos: ‘si vos ensayas y trabajas, todo lo logras’, así de simple.

Si uno ensaya todos los días cinco horas con los compañeros de banda, además de hacer una familia uno se va conociendo más, y al cabo de seis meses o de un año tienes 30 canciones como mínimo; lo que pasa que acá nadie quiere laburar, creen que por Zoom vamos a hacer música, pero no es así, la idea es juntarte presencialmente todos los días a practicar.”

Rock and Roll

“Hasta mis 20 años estuve en Sudaca, después me fui a Córdoba y empiezo a tocar rock and roll, salen Los Redonditos, Divididos, Memphis la Blusera, ya hay otra cabeza. Entonces de mis 20 a 23 años estuve en Córdoba tocando y delirando, hago mi propia banda que se llamaba Pabellón, que era grunge, un subgénero musical derivado del rock alternativo; recién salían bandas como Pearl Jam, eran los años 90 a 93, que aparecen los Red Hot Chili Peppers, Nirvana, toda esa transición. Yo tocaba ese estilo, no covers, nunca toqué covers, siempre mis propios temas.

Compongo canciones desde los 14 años; desde que agarré la guitarra compuse, con dos acordes armaba mis canciones.

El año 93 vuelvo a Olivo y armo una banda llamada La Vidalabal, junto con Pabellón y esta banda, las canciones de ambas, son las que tienen preponderancia y con las cuales llego a Bolivia ese año a Tarija.”


  • Cientista político.

     

Sea el primero en opinar

Deja un comentario