julio 3, 2022

Elvira Espejo Ayca: directora aymara del Musef

Por Luis Fernando Vallejos Durán *-.


La educación superior impartida en la materia de Archivística de la Carrera de Historia de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) incentiva la investigación y la redacción de artículos académicos. En esta oportunidad presentamos el resultado de una entrevista que pone en valor el notable trabajo museológico desarrollado por Elvira Espejo en el Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef).

El Musef

El Musef, creado en 1962, durante su trayectoria se ha consolidado como un actor destacado en las ciencias antropológicas bolivianas. Desde 1995, junto a otros cinco centros culturales, pasó a tuición de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia, creado por ley de 31 de octubre de ese año.

Dentro de las salas permanentes que presenta el Musef hay importantes exposiciones como ser: “Lenguajes y poéticas”, la sala dedicada a Damián Ayma Zepita, el “fotógrafo itinerante”, descubierto precisamente por Luis Oporto Ordóñez.

El Musef ha innovado la curaduría de los bienes culturales y exposiciones a través de la cadena de producción operatoria, lo que genera un contexto holístico del bien cultural. Las colecciones de minería y metales, arte plumaria, cerámica, textil, máscaras (una selección de 59 bienes procedentes de distintas ecorregiones del país: Andes, Oriente, Amazonía y Chaco) y numismática boliviana, son excelentes ejemplos de ese novedoso enfoque.

Biblioteca del Musef

El pasado viernes 22 de abril estudiantes de la materia de Archivística de la carrera de Historia de la UMSA realizamos la visita de estudio a la biblioteca del Musef, dirigida por el docente titular Luis Oporto Ordóñez. En esa oportunidad se pudo evidenciar una gran cantidad de material bibliográfico que aborda distintas temáticas sobre los pueblos indígenas, como historia, economía, política, organización social y comunitaria, etcétera. Asimismo, se pudo apreciar la Mapoteca y Planoteca compuesta por mapas, croquis y planos originales e impresos, como por el mapa de Bolivia con el Litoral, elaborado por Ondarza, impreso en el gobierno de José María Linares.

Por otra parte, dentro de las colecciones se encuentra un libro muy particular y de difícil acceso, Tiwanaku, la cuna del hombre americano, de Arthur Posnansky, en su primera edición. De igual manera, el Musef posee la biblioteca de este importante personaje, quien con sus investigaciones contribuyó bastante al estudio de Tiwanaku.

Elvira Espejo Ayca, una artista indígena

En ocasión de esta visita se logró una entrevista a Elvira Espejo Ayca, directora del Musef, que comparto en esta ocasión.

Elvira Espejo Ayca nació en 1981 en el ayllu mayor de Qaqachaca, provincia Avaroa del departamento de Oruro. Cuenta que sus abuelos fueron pastores de rebaños de alpaca y llama; su abuelo hablaba las lenguas aymara, quechua y uru. Relata que su familia fue la que luchó para que haya escuelas; su papá llegó a fundar una escuela en su comunidad. Al inicio de su etapa escolar ella vio que hasta segundo básico había cierto equilibrio entre hombres y mujeres, luego gradualmente iba disminuyendo el número de mujeres; en quinto básico ya no existían mujeres, solo hombres. Sostiene que era una situación muy machista. En el ciclo intermedio ella era la única mujer, con lo que rompió un esquema patriarcal. Respecto a la enseñanza señala que la educación era bastante vertical, se prohibía hablar la lengua originaria. Ella no sabía cómo responder ante este problema. Finalmente, termina el bachillerato en Challapata, capital de la provincia. Cuando llegó a la ciudad de La Paz decidió estudiar la carrera de Artes, a nivel licenciatura, en la Academia Nacional de Bellas Artes; luego de terminar sus estudios regresó al pueblo y su retorno generó muchas preguntas en las comunidades, por ejemplo: ¿Qué es estudiar? También se piensa que trabajar es estar solo en oficinas.

Elvira Espejo se fue interesando en el arte a temprana edad, le gustaban los lienzos del arte colonial. Posteriormente entró a trabajar a la biblioteca de la lingüista Lucy T. Briggs (prestigiosa lingüista que donó su biblioteca al Instituto de Lengua y Cultura Aymara, en 1994), su labor era apoyar a la sociedad, se fascinó por la lectura, los libros de arte, de antropología, historia, literatura, entre otros. Empezó a traducir esta bibliografía, estos textos a su lengua originaria, ya que la mayor parte de estas investigaciones estaban hechas por ingleses, franceses, alemanes y norteamericanos. Esto le llevó a Elvira a una autoreflexión de cómo tenía que trabajar con la comunidad. En coautoría con Juan de Dios Yapita publicó el ensayo Hilos sueltos: los Andes desde el textil (2008), y con Denis Arnold Ciencia de las mujeres (2010). En El textil tridimensional (2013) las autoras profundizan en la idea del textil como objeto y sujeto, en sus aspectos técnicos, tecnológicos e iconográficos.

Elvira Espejo cuenta que, gracias a sus investigaciones, tuvo la oportunidad de visitar y trabajar en el Museo Británico, en Inglaterra; en el Museo del Quai Branly Jacques Chirac, en Francia; y en el Museo de Smithsonian Institution, en los Estados Unidos, lugares donde pudo observar sus colecciones para entender el despliegue de los instrumentos. Posteriormente empezó a trabajar con réplicas, realizó cientos de réplicas de las ruecas. Luego trabajó con los tintes.

Elvira Espejo señala que el logro más importante, aparte de los reconocimientos que obtuvo a lo largo de su trayectoria (la última condecoración que recibió fue la medalla Goethe del gobierno de Alemania), es el libro que escribió en coautoría con Denise Arnold, Ciencia de tejer en los Andes: estructuras y técnicas de faz de urdimbre, cuya elaboración demandó 10 años de estudios e investigación. El texto representa una revolución en el campo etnológico y ha sido escrito en los idiomas aymara y quechua, se ha traducido al español y al idioma inglés. Menciona que llegó a trabajar con 900 tejedoras en distintas regiones del país y de otros países como el norte de Chile, Perú y Ecuador. Lo más impresionante fue el trabajo de sistematización en aymara y quechua y después la traducción al español al inglés. Esta dinámica la llevó a realizar numerosos viajes a Europa y Norteamérica.

Como estudiante universitario es gratificante y aleccionador conocer la vida y trayectoria de Elvira Espejo, mujer aymara que representa la superación ante las adversidades de vivir en una sociedad patriarcal y que rompió esquemas en la educación vertical desde su niñez.


  • Estudiante de la carrera de Historia de la UMSA.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario