noviembre 28, 2023

Adolfo Vera del Carpio y el desarrollo de las bibliotecas de Potosí

Por Luis Oporto Ordóñez *-.


La Revolución de 1952 transformó a las universidades de reductos de la élite en centros de formación académica y popular. La Universidad Autónoma Tomás Frías de Potosí, a partir del Estatuto promulgado el 4 de marzo de 1958, se estructura con una Sección Facultativa (Facultades de Derecho, Economía e Ingeniería y las Academias de Bellas Artes e idiomas); y una Sección popular (Institutos de Agricultura, Capacitación Social y Sindical, Comercio y Técnico para Obreros). El Gobierno gravó con el cuarto centavo de dólar sobre la libra de estaño fino exportado, por ley de 21 de noviembre de 1947, destinado a mejorar sus instalaciones y construir su edificio.

En esa época destaca la figura de Adolfo Vera del Carpio (Uncía, 10 de junio de 1932-Sucre, 30 de julio de 2018). Gracias a los datos biográficos de Guillermo Calvo Ayaviri, sabemos que ingresó como mensajero de bibliotecas (1954) y alcanzó al cargo de director de la Biblioteca Central y del Departamento de Bibliotecas de la Universidad Autónoma Tomás Frías (1958-1976). En 1962 se graduó como abogado, siendo director del Departamento de Biblioteca, Publicaciones y Gaceta de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (1976). Elaboró el Diccionario Moderno de Jurisprudencia (1980-1986) y la compilación de Resoluciones del Supremo Tribunal de Justicia (1987), mientras que colaboró con Josep M. Barnadas en el Diccionario Histórico de Bolivia (2002).

Su contribución al estudio de las bibliotecas de Potosí es notable: Las Bibliotecas en Potosí. (1965); Nuestra Biblioteca Universitaria (1965); Bibliografía de Ciencias Económicas, en la Biblioteca Universitaria (1967); Organización y servicios de la Biblioteca Universitaria (1971); Biblioteca Pública Municipal “Ricardo Jaimes Freyre” (1971); La Biblioteca Universitaria y el Departamento de Bibliotecas de la Universidad Tomás Frías (1972); Revista Universidad. Índice. Año I-XX; 1938-1969 (1972); Catálogo del Libro Potosino. Exposición del Libro Potosino (1973).

Adolfo Vera del Carpio fue un notable impulsor de actividades bibliotecarias y un bibliotecario autodidacta muy bien formado, con cursos en las Escuelas de Bibliotecología y Ciencias de la Información en Colombia, la Universidad de Costa Rica y el Ilanud. Pero, sobre todo, por lecturas de tratadistas como Domingo Buonocore, Carmen Rovira, Periam Danton, Webster Johnson, Juan Vicens, Carl Thomsen, Louis Wilson, Juan Albani, Susan Ackers, William Merril, Lucía Belmonte, Josefa Emilia Sabor y David Grenfell. Con esa bibliografía capacitó a las bibliotecarias Julia Barrenechea, Teresa Zuleta, Victoria Flores y Flavio Sossa. Modernizó la Biblioteca Universitaria y reorganizó las colecciones y fortaleció el préstamo de libros a domicilio.

En 1967 la Biblioteca Universitaria alcanzó a 13 mil 360 libros, 758 folletos y 600 títulos de publicaciones periódicas, para una población de 70 mil habitantes que tenía Potosí. Organizó la Exposición del Libro Potosino, con auspicio de la Universidad Tomás Frías de Potosí, en octubre de 1972, que “tuvo singular éxito, ya que sirvió para hacer conocer nuestra verdadera existencia bibliográfica”.

En el Catálogo identifica 284 títulos de la vasta colección de la Biblioteca Universitaria, con ejemplares invaluables, tales como el Estudios sobre el trabajo, “traducido del francés por Avelino Aramayo” (1878); Historia de la Villa Imperial de Potosí, de Arzans de Orsúa y Vela, curiosa y rara edición de Editorial Nuevo Mundo, México (1965); La ceca de la Villa Imperial de Potosí y la moneda colonial, de Humberto F. Burzio (1945); Guía histórica, geográfica, física, política, civil y legal del gobierno e intendencia de la Provincia de Potosí, de Pedro Vicente Cañete y Domínguez por editorial Potosí (1952) y la curiosa Potosí colonial. Guía histórica (…), por Imprenta Artística (1939); a la par de Sindicalismo y huelgas de Catalina de Chacón (1958); la obra de José Díaz Gainza: Historia musical de Bolivia (1962); Teoría analítica de la música (1956); Sistema musical incásico (1953), Editorial Universitaria de Potosí; las obras de divulgación de historia potosina de Lewis Hanke: Historia de la Villa Imperial de Potosí, por Bartolomé Arzans de Orsúa y Vela (Lima, 1966); Luis Capoche y la historia de Potosí, 1545-1585 (Lima, 1959) y The portuguese in spanishamerica, with especial reference to the Villa Imperial de Potosí (Nueva York); así como la de Marie Helmer: Escrituras públicas coloniales de Potosí (1959).

Se suman obras de Javier Malagón-Barceló, Eugenio Noel, Modesto Omiste, Fausto Reynaga, Guillermo Lora, Guillermo Ovando-Sanz, Gabriel René Moreno, la colección completa de la Revista de la Universidad, Saturnino Rodrigo, Jean Russe, Marvin Sandi, Luis Subieta Sagárnaga, T. R. Schellenberg, Vicente Terán Erquicia, José Enrique Viaña, Abelardo Villalpando Retamozo, Tibor Witman y Góver Zárate.

Vera identifica 26 bibliotecas en Potosí, entre ellas las que formaron Ada C. de Ríos (poetisa y escritora), Armando Alba (escritor, patricio potosino), Crisólogo Michel, Elías Roncal, Erasmo Barrios Villa (Jean Russe), José E. Viaña, Luis Subieta Sagárnaga, Roberto Leitón, Wilson Mendieta Pacheco, Yolanda de Zilvetti, todas con joyas bibliográficas de gran valía, lo que muestra el interés de los potosinos en la lectura.

De la misma manera, identificó y apoyó a las bibliotecas obreras de Potosí. Hacia 1964, en la Villa Imperial de Potosí, los obreros organizados cultivaron tres bibliotecas: La Biblioteca de la Sociedad Unión Obrera (contaba con mil 280 libros, 200 folletos y 160 títulos de revistas nacionales y extranjeras, informativas uy recreativas); Biblioteca de la Federación Obrera Sindical (sostenida por los sindicatos obreros afiliados a la Federación, con 780 libros y atendía en horario nocturno); Biblioteca “El Minero” en el campamento Pailaviri (biblioteca barrial, enclavada en la Empresa Minera Unificada); Biblioteca del Sindicato Central de Metalúrgicos (sostenida por el sindicato del sector metalurgista).


  • Magister Scientiarum en Historias Andinas y Amazónicas, docente titular de la carrera de Historia de la UMSA.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario