septiembre 22, 2023

Los granos de la guerra


Por Miguel Ángel Marañón Urquidi *-.


En el mes de septiembre de 2022, en el lecho del mar Báltico, explotaba el gasoducto Nord Stream, construido para transportar gas de Rusia a Alemania y, a través de esta, a varios países europeos. Esta explosión fue calificada por Moscú como un atentado terrorista ejecutado por Ucrania, Inglaterra y los Estados Unidos.

Paralelamente, una investigación de los Estados Unidos y Alemania indica que el sabotaje fue de un grupo proucraniano, lo cierto es que el abastecimiento del gas ruso a Europa se vio afectado y, coincidentemente, se incrementó la venta de gas estadounidense al Viejo Continente (se supone a un precio mayor), lo cual ocasionó que el consumidor europeo pague más por el servicio de gas domiciliario.

Respecto al petróleo, Estados Unidos y Europa fijaron precio tope al barril de petróleo proveniente de Rusia (60 dólares). El Kremlin dijo que, a partir de agosto, si se mantiene el precio tope, dejará de vender petróleo y gas a Europa. Lo que ocasionará el desabastecimiento, lo cual genera un incremento de precios.

Semanas atrás fue atacado el puente de Crimea, según Rusia fue realizado por Ucrania, pero según estos no tienen nada que ver en tal atentado. Sin embargo, la represalia se dio con un bombardeo incesante del puerto de Odesa, el cual estaba “protegida” por un acuerdo del grano que lograba que este puerto no fuera objetivo militar para facilitar el tránsito de buques con granos provenientes de Ucrania. No olvidemos que Ucrania es uno de los principales productores agrícolas y abastece de granos a más de 40 países en tres continentes, entre ellos Europa.

Ahora bien, desde el momento en que Rusia rompe el “convenio de granos” el abastecimiento y/o exportación de estos por parte de Ucrania se verá afectado (ya sea por acción militar o restricción de navegación), vale decir que la oferta de granos disminuirá y es conocido que cuando un producto disminuye la cantidad ofrecida su precio aumenta. Cuando los precios se incrementan, los países con mayor disponibilidad serán los que puedan comprar a mayor precio; si Ucrania abastece a África, Asia y Europa, ¿quién podrá soportar el alza?

Los productores de sud y centro América también acrecentarán el precio de los granos, pero esto sería el mal menor debido a que si Europa se verá afectada por la disminución de granos de Ucrania, los productores americanos la verán como un mercado potencial con un buen precio. Eso nos da a entender que centro y sud América se verán afectadas por un incremento de precios de los granos y también por un desabastecimiento del mismo, ya que los productores preferirán vender su granos a Europa.

Estas decisiones y acciones militares van a tener su efecto en la economía mundial. Todas las disposiciones económicas se dan a dos meses de que empiece el invierno en el Hemisferio Norte. El invierno hace que la ciudadanía consuma más gas, más comida y se amplíe el uso de vehículos y todo automotor. En invierno los europeos archivan las bicicletas y disminuyen el trasladarse a pie. Ojalá me equivoque, pero en tres o cuatro meses nuevamente el mundo se verá afectado por la inflación internacional.


*       Economista.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario