febrero 26, 2024

Juka: inicio de Plika

Seguimos nuestra charla con Carmen Julia Apaza Terceros, conocida en el medio musical como Juka, quien nos cuenta su proyecto Plika y de revolucionar la escena al armar una banda de puras mujeres. También nos habló como grabó su EP, escapando de su trabajo para poder lograrlo.

The on off

“En la universidad empecé a compartir música, intercambiar instrumentos, conocí gente y mezclé a mis amigos de cole con los de la U. Armamos una banda y tocábamos metal, hacíamos covers de agrupaciones como Sepultura. En ese momento tocaba el bajo. Hicimos varias tocadas en el Concert y en el Taypi. Nos invitaron a algunas Juntuchas. La pasábamos bien. Todo eso fue el año 2008.

Con el guitarrista Brian Gonzales y el baterista David Blanco –que ahora es baterista de Alaxpacha– nos reuníamos para hacer cosas más alternativas. Fue ahí que nació Plika.”

Juka

“Esa etapa de la universidad fue bien importante porque ahí nació Juka. Mis amigos me comenzaron a llamar de esa manera, que es mi nombre Carmen Julia al revés. Ahí nació ese alter ego, mi nombre artístico, al que le di ciertas características que la Carmen no hubiera tenido nunca. Me ha dado mucha fuerza, confianza en mí. Desde muy pequeña tuve muchos complejos, desde el cole, y fue entonces que me empoderaré desde el arte. En los libros vi ejemplos de mujeres poderosas.”

Plika

“Después de nuestra reunión y de haber quedado en varios puntos –además de hacer a un lado a los demás– decidimos armar esta banda más alternativa. Comenzamos a componer y ahí nació el primer corte que se llama Cute & Little Boy. Yo tocando el bajo y tratando de cantar a la vez.

Como el papá de David es una de las cabezas de Alaxpacha, nos prestaba el lugar para poder ensayar y tener todo lo que requeríamos. Ensayábamos hasta el amanecer. Como éramos changos, terminamos separándonos.

Les pedí que me dejaran la canción como un tema de derechos de autor. Siempre tuve un aprecio hacia la mujer en la música. Surgió esta idea de formar una banda de mujeres. Es muy difícil, por ejemplo, vean la banda Libellula, que la mayoría son mujeres, como Patricia Paredes. Veía los videos y quería eso. Comencé a llamar a las chicas.

Plika se crea entre 2009 y 2010. Fui a curiosear al Conservatorio, y había un programa de televisión donde se podía poner anuncios, así comencé a armar el grupo. Me di cuenta de que acá en La Paz las mujeres consumen gótico. Trabajar con chicas es divertido, pero es bien fregado. Me gusta hacerlo, porque es un acto revolucionario en nuestra sociedad, en nuestro medio, Bolivia es súper machista.

Mis papás estaban confundidos sobre lo que estaban viendo, era algo que ellos no esperaban. Ellos por ahí esperaban un huayño o algo más nacional, más de ellos. Tuve que revelarme con muchas cosas. Hasta la actualidad sigo. Por eso Plika es mi vida.

Una de las cosas más complicadas es la pertenencia a la banda. Muchas chicas se terminan saliendo. Una compañera se fue a España, porque había ganado una beca y sus por supuesto sus papás le iban apoyar más en el estudio en la música. Hay esas presiones sobre lo que es socialmente correcto. O aparecían los novios, que son muy influyentes, son más celosos, están todo el tiempo, van a los ensayos, vigilan la vestimenta, se enojan si alguien les habla. Eso me pasó a mí también, nos ponen ciertas condiciones para cumplir el rol de mujer, somos una sociedad machista.

Cuando se es mujer es más difícil, porque hay que revelarse a un montón de cosas, a la gente, a los vecinos que te ven llegando tres o cuatro de la mañana los fines de semana, los celos de las parejas, el qué dirán, esos problemas socioculturales, la familia que pone algunos límites, ven tu edad, te exigen tener hijos; hay que enfrentar eso, de verdad uno se tiene que revelar a un conjunto de cosas. He tomado decisiones muy radicales en mi vida.”

Grabación

“Cuando entré por primera vez a una sala de grabación fue cuando estaba trabajado en una institución en la Av. Camacho, en pleno centro de la ciudad. Esto lo estoy contando por primera vez, lo siento por mi jefa de ese momento. Yo trabajaba en la dirección de comunicación, y tenía una meta desde mis 18 años. Trabajé en prensa como corresponsal en el programa de rock ‘Axesso más rock, más boliviano’. Hacía notas de conciertos. Ahí conocí a Martín Jofré, súper interesante y muy importante para el rock boliviano. En una reunión, después de un concierto, le pregunté a Martín si podía escuchar mi demo. Supongo que lo escuchó, porque luego me dijo que la canción ‘Sweet and red tongue for a french Kiss’ tenía mucho potencial, y me ofreció grabar la canción y él quería producirla.

Obviamente, para grabar se necesita buena plata, en ese momento era impensable. No es una queja, porque el producto justifica, pero conseguir el dinero cuando uno es joven es muy difícil. Yo sí quería grabar además con él. Le fui a buscar, no sé si se acordaría de mí, y comenzamos a grabar nuestro segundo disco. El estudio que se llamaba Akapela Records, quedaba debajo del centro cristiano Ekklesía.

Ahí entre los artistas invitados está el bajista Hugo Arce, de la banda Las balas (que vendrán y ahora esta con Becky Blue), tocó con Plika tres años. En el anterior EP hizo algunos arreglos. Para mí es uno de los mejores bajistas de Bolivia, es muy capo. Él entró a Plika, fue mi contención. Esto requiere más de las ocho horas de trabajo, entonces me inventaba cualquier cosa para salir de la oficina e ir a grabar, cruzaba la calle y ya estaba. Iba y volvía de mi trabajo, había que hacerlo para que salga todo bien, porque cuando uno quiere algo lo logra. Fue bien complicado con las chicas, porque no tenían el compromiso al 100% y tenían sus propias actividades.

La presentación de nuestro segundo disco –que tiene cuatro canciones– se hizo con apoyo de la Cooperación Española.

Seguíamos con Hugo (como bajista). Mi madre se dedicó a hacer mi vestuario, ella con la resignación me ayudó confeccionando varios de mis atuendos de escenario. Mi mamá sabe cocer muy lindo. Ahora esos vestidos están de moda por la Merlina, pero a mí me gustaban por la Courtney Love.

Antes me ahoga en un vaso de agua por cualquier problema. Cuando renunciaba alguna de las chicas y nos dejaba un hueco, por ejemplo. Me dijeron que Plika era yo, y es verdad, Plika soy yo. El momento que decida ya no cantar será el día que Plika muera. Es mi proyecto, es mi bebé, es mi vida, es algo con lo que me he sentido motivada.”

Sea el primero en opinar

Deja un comentario