octubre 25, 2020

Aumento de precios y el derecho a la alimentación

La ex directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos, Susana Malcorra,explicabahace algunos años sobre las causas de la subida del precio de los alimentos a nivel mundial. El incremento de consumo de algunos países que están evolucionando muy rápido en el mercado, como China o la India, el aumento de la demanda de determinados alimentos, el aumento del precio del petróleo y su repercusión en los productos derivados, o las condiciones climatológicas sufridas como consecuencia del cambio climático, son algunas de las razones que argumentaba.Sin embargo, también se pueden añadir muchas más razones, como los intereses económicos, la especulación, los biocombustibles y en nuestro país el contrabando, el agio y la corrupción.

Es importante analizar la relación de la energía y los alimentos, obviamente al encarecerse el petróleo se encarecen los combustibles, el transporte y finalmente los productos de consumo. Evidentemente los últimos años, coincidiendo con la producción de biocombustibles, es cuando más se han encarecido los alimentos. Pero las causas más graves a nivel mundial son los intereses económicos y energéticos que están poniendo en peligro el derecho a la alimentación.

También la Organización de Naciones Unidas se ha pronunciado sobre el aumento del precio de los alimentos y apunta a que las causas han sido los biocombustibles, la especulación, los alimentos subsidiados y la deficiente actuación que ha mostrado el Fondo Monetario Internacional. Una conjugación de factores que según Jean Ziegler, ex relator de la ONU para el Derecho a la Alimentación, han propiciado la brutal escalada del precio de los alimentos. Con respecto a la especulación, Ziegler indica que la responsabilidad que se le otorga sobre la subida de los precios se sitúa en un 30%, porque la obligación impuesta por el FMI (Fondo Monetario Internacional) a los países pobres es que deben forzosamente dedicarse al cultivo de aquellos alimentos destinados a la exportación para que así puedan pagar sus deudas externas.

Zigler anota que “cada cinco segundos un niño muere de hambre, 47.000 personas mueren de hambre todos los días. Mil millones de personas (es decir una persona de cada seis) están grave y permanentemente desnutridas. ¡Mientras que la agricultura mundial en su estado de desarrollo actual podría alimentar sin problemas a doce mil millones de seres humanos con 2.700 calorías por individuo diarias! Así pues, en este principio del siglo no se trata de ninguna fatalidad. La muerte de un niño por hambre, es un asesinato. El orden mundial del capital financiero globalizado es letal -epidemias, muertes por contaminación del agua, etc.- y al mismo tiempo es absurdo, mata sin necesidad. Es el orden de las oligarquías y del capital financiero globalizado. En el plano de la lucha contra el hambre el fracaso es absoluto” Agrega que han habido avances en la conciencia de la humanidad porque en la actualidad ya nadie considera que la crisis alimentaria diaria es un hecho de la naturaleza”.En ese sentido, el derecho a la alimentación nos remite a una postura ética, donde laalimentación no puede dejarse al antojo del mercado para sudistribución en la sociedad. El déficit alimentario es muchomás sensible que otras carencias básicas; la alimentación no es un aspectoque deba dejarse al mercado para que se regule por las leyes o manos que lo rigen, debenexistir políticas del Estado tendientes a promover la garantía de este derecho.

Por ello existe un llamado a analizar las consecuencias que trae el modelo económico frente a lagarantía del derecho a la alimentación. Es necesario observar que los procesos de liberación de losmercados y de los intercambios económicos traen consigo la debilitación de los Estados yconstituyen un peligro inmediato para el reconocimiento y la realización del derecho a la alimentación.

El control de precios que ha encarado el Estado Plurinacional está tropezando con varios problemas para garantizar el derecho a la alimentación esperemos que se definan mas medidas para que la mayoría del pueblo pueda “comer bien”.

 

*     Periodista.

Be the first to comment

Deja un comentario