octubre 28, 2020

José y Pilar: Esta es la vida

por: Pilar Uriona Crespo

Con motivo de la 26 edición del Festival Internacional de Cine de Guadalajara, el director portugués Miguel Gonçalves Mendes nos regala un documental sensible y sencillo, capaz de aprehender la humanidad de un ícono de la literatura contemporánea: José Saramago.

Para lograr su propósito Gonçalves, a lo largo de 4 años (2006-2009), consigue ingresar en el universo compartido por Saramago y su compañera y agente literaria, la periodista española Pilar del Río. Y lo hace casi de puntillas, con una delicadeza que permite captar la naturalidad en que se desenvuelven las conversaciones entre ambos, la exteriorización de sus reflexiones personales expresadas a viva voz, sus discusiones ideológicas y, por supuesto, la parte pesada del trabajo: los continuos y agotadores viajes de difusión de la obra del Nobel de Literatura 1998, las presentaciones en público y la extenuante tarea de firmar miles de libros al concluir cada acto social y protocolar.

El abordaje elegido, que implica tomar como hilo conductor del documental tres ideas centrales —la proximidad de la muerte, el encuentro del amor tardío y la responsabilidad de escribir como forma de resistencia y de interpelación de un mundo cada vez más embrutecido— ha hecho posible transmitir de forma concentrada y echando mano de los recursos cinematográficos la profunda complementariedad de dos almas amigas, afines y solidarias, que conmueve enormemente.

Así, José puede retratarse como un hombre preocupado por su entorno, silencioso, sencillo, juguetón y risueño, pero también como un ser profundamente consciente del peso de la muerte y del tiempo, a los cuales no teme, pero se siente afectado por su implacabilidad. En suma, como alguien ocupado en plasmar historias que contribuyan a sacar al mundo de su letargo e indiferencia frente a la vida como un periodo finito, único, irrepetible y digno.

Y Pilar puede percibirse como una mujer íntegra, tenaz, enormemente pragmática, aguda, valiente y decidida, es decir, como una estratega cuyo mayor potencial es su capacidad de establecer relaciones y de encontrar los espacios donde divulgar los principios y las propuestas humanas de José, que desde luego son la suyas también.

José imagina y plasma intuiciones, vivencias y certezas; Pilar las esparce y retroalimenta, retoma y atesora el sentido del tiempo, ocupa cada minuto para desplegar afecto, apoyo, humor compartido, respeto, comprensión e incluso mostrar desacuerdo.

Y a la pregunta de José respecto a qué es más importante, la novela o la vida, Pilar no duda en responder que prefiere este proceso frenético, con pausas, ausencias, silencios, abrazos, celebraciones, dolores, fracasos y temores, que es en síntesis la suma de nuestro paso por el mundo. Para Pilar, ésta es la vida y es lo que ella ha elegido y elige priorizar ahora que Saramago ha partido.

Be the first to comment

Deja un comentario