octubre 31, 2020

Teoría y práctica para transformar la Universidad

Egresar de la universidad no es un momento fácil de encarar, no sólo por la cantidad de cosas que se dejan atrás, sino, y principalmente, por la incertidumbre que ofrece el mercado laboral a los nuevos profesionales, que si bien cuentan con un cúmulo de conocimiento académico, no están preparados para resolver problemas del mundo real del trabajo.

La articulación entre la educación universitaria y el mundo laboral requiere de un nuevo y urgente paradigma que viene consolidándose en América Latina hace más de diez años y que, en Bolivia es encarado por la Fundación “Educación para el desarrollo” – FAUTAPO, que desde hace seis años contribuye a que más de cuarenta carreras de siete universidades del sistema público, cualifiquen su currículo y oferta educativa, formando profesionales bajo el enfoque de formación basado en competencias (FBC), que otorga herramientas prácticas para que nuevos profesionales respondan eficazmente a las demandas del mundo laboral y del contexto en general. En este sentido, FAUTAPO construye y facilita, conjuntamente con los docentes, una oferta de formación universitaria pertinente, que permite integrar teoría y práctica en la formación de los futuros profesionales.

En el país, actualmente egresan 15.000 nuevos/as profesionales que, en su mayoría, engrosan las filas de los desempleados/as, éstos son denominados “desempleados educados”, y ello se debe no sólo a la saturación del mercado, sino a la falta de medios para enfrentarse a este. El mercado exige “experiencia” laboral, difícilmente adquirida al egresar de una universidad, sin embargo, una nueva currícula que facilite a los alumnos distintas prácticas sobre situaciones vinculadas a su carrera y a la sociedad en general, permitirían cumplir con este requisito.

Y es precisamente el mercado de trabajo “saturado” el que está exigiendo que la sociedad vuelque nuevamente sus ojos hacia las universidades, una esperanza aparentemente olvidada y nunca más urgente, Bolivia debe mirar hacia sus universidades para poder avanzar hacia el desarrollo “sin universidad no hay desarrollo” dice la expresión, y por ello es ineludible revalorizar temas como la formación técnica, y apostar por ella invirtiendo en su calidad, y articulándola a la educación universitaria.

Se trata también de brindar calidad en la formación de profesionales universitarios, entendiendo calidad como pertinencia, buscando que la universidad del sistema público responda al encargo social con la que fue creada, devolviendo a la sociedad profesionales idóneos, formados para el trabajo y para la vida, que aporten al proyecto país y a su propio proyecto ético de vida.

Todo este proceso implica un componente fuerte de innovación docente, pues no sólo se trata de modificar la currícula, es también fortalecerla, adecuarla a las necesidades, construirla participativamente, dotarla de competencias, entre otras cosas, y que deje de ser solamente la transmisión teórica de información. Los cambios que plantea la formación basada en competencias, encarada por FAUTAPO, apuntan a docentes y alumnos, se trata de un progreso en la dinámica del aula, así como en la evaluación, que se basa en la evidencia, y no en la repetición de ideas.

En este mismo sentido, es este espacio a recuperar, el universitario, el que debe permitirnos ver más y mejor la sociedad para visualizar el futuro, y éste sin duda tiene que ver con una visión holística, que concierte teoría y práctica, que sea inclusiva, plural, que no fracture, y se convierta en un verdadero motor.

*     Comunicadora social

Be the first to comment

Deja un comentario