octubre 28, 2020

Indígenas trabajan de cargadores y buscan comida en el monte para sobrevivir

La Paz, 8 Jun (Erbol).- Los indígenas de la Organización de Capitanías Weenhayek y Tapieté de Tarija (ORCAWETA) trabajan de cargadores y buscan comida en los montes para sobrevivir, por la falta de peces en el río Pilcomayo, informó este miércoles el Capitán Grande de esa organización, Moisés Sapiranda.

Contó que las familias indígenas salen muy temprano de sus comunidades hacia los mercados de las ciudades de Villamontes y Yacuiba para dedicarse a trabajos eventuales, desde hace dos meses.

“Salimos a la ciudad buscamos más changa (trabajo) y otras familias buscan materia prima para las artesanías, pero eso no abastece las necesidades. Hay una preocupación, hay hambre”, declaró Sapiranda a la Agencia de Noticias Indígenas de la Red Erbol.

Otras familias, relató, cazan chanchos salvajes en los montes u otros animales porque con la actividad hidrocarburífera empezaron a desaparecer. “Salimos al monte para rebuscar, para mantener a nuestra familia. Pero por la actividad petrolera los animales se van lejos. Somos un pueblo asentado en un territorio con gas y (el gobierno) debería dar prioridad a la gente que está en este lugar a los pueblos indígenas”, manifestó Sapiranda.

Hoy el gobierno emitió un Decreto Supremo con el que se declara en emergencia departamental a Tarija, en específico a los municipios de Villamontes y Yacuiba, por la sedimentación y disminución de las aguas del río Pilcomayo, que perjudica sobre todo a indígenas que viven de la pesca de especies como el sábalo, entre otros.

La ministra de Defensa, Cecilia Chacón, indicó que Defensa Civil se dirigirá al sector con víveres y agua.

Por su parte, el ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce, explicó que con el decreto los municipios de Villamontes y Yacuiba; además de la Gobernación de Tarija, deben destinar recursos a favor de los pueblos indígenas para apoyarlos.

Al respecto el técnico de ORCAWTA, Lucas Zamora, quien fue parte de las negociaciones con el gobierno en la ciudad de La Paz, junto a una comisión de esa organización indígena, señaló que aún no se definió en detalle el apoyo que recibirán los pueblos indígenas.

Según Moisés Sapiranda, necesitan que les entreguen raciones secas al menos para 6 mil familias que están asentadas a orillas del río Pilcomayo, que se vieron fuertemente afectadas, puesto que vivían de la comercialización y consumo de peces del río Pilcomayo.

Be the first to comment

Deja un comentario