octubre 21, 2020

El Plan Nacional de Desarrollo: resultados y limitaciones

  1. El modelo de desarrollo

En lo esencial el modelo de desarrollo propuesto por el PND esta vigente como imagen objetivo a lograr en el largo plazo.

Una economía primaria exportadora como la boliviana no puede dejar de lado al sector extractivo, el cual en una primera etapa se constituye en el motor del desarrollo hasta tanto se logre la industrialización de los recursos naturales renovables y no renovables. Por tanto, el extractivismo es una fase que permitirá el tránsito hacia un nuevo tipo de industrialización y no es un objetivo en sí mismo. El modelo boliviano no es modelo neoestractivista, puesto que considera la extracción de los recursos naturales no renovables solo como una fase transitoria, puesto que si bien pone énfasis en nuevos sectores extractivos, como la minería del hierro y del litio, lo hace con vistas a su industrialización gradual.

Del nuevo extractivismo progresista se dice que mantiene un estilo de desarrollo con un entramado productivo escasamente diversificado y muy dependiente de la inserción internacional, como proveedor de materia prima. Señala que si bien el Estado juega un rol más activo y logra mayor legitimización por la redistribución de algunos excedentes generados por ese extractivismo, de todos modos repiten los impactos sociales y ambientales negativos.

El modelo que propone el Plan de Desarrollo justamente se basa en utilizar el excedente del sector extractivo para desarrollar la matriz productiva y generar el desarrollo social que permita erradicar la extrema pobreza y disminuir la pobreza en forma significativa. Por tanto, trata de enfrentar los impactos negativos sociales del extractivismo orientando parte de las rentas extractivas al desarrollo social

Los hidrocarburos y la minería constituyen la primera fuente del excedente económico y vía impuestos, regalías y participación de la propiedad estatal esos recursos, a través de la inversión pública y el financiamiento, se destinan a desarrollar la infraestructura aunque deberían destinarse prioritariamente a los sectores manufacturero generador de empleo e ingresos. El cambio de modelo ha significado que la propiedad estatal participa de las exportaciones totales de menos del 10% en el año 2000 a 50 % en el 2010.

No solo se trata de un rol más activo del estado sino de una nueva función en la economía y la sociedad. El modelo económico tiene su sustento no solo en la demanda externa, como es el extractivismo, constituida por exportaciones sino también por la demanda interna, debido a la ampliación del mercado interno a través de políticas de ingresos, de redistribución del ingreso y aumento del gasto en consumo y en inversión.

El pensamiento dominante era que los países deberían insertarse a la globalización para lo cual debería realizar una apertura total comercial y financiera En cambio el modelo boliviano no aplica ni una estrategia cerrada tipo modelo endógeno o populista del pasado ni tampoco una estrategia totalmente abierta, como en el caso del neoliberalismo y el extractivismo, sino que combina la apertura externa con el dinamismo del mercado interno.

El modelo boliviano mantiene un equilibrio y armonía con la naturaleza, no es por lo tanto un extractivismo con deterioro ambiental. La licencia ambiental es fundamental para la explotación de actividades extractivas. Los recursos ambientales forman parte del sector estratégico.

En el caso de Bolivia existe una baja integración al mercado financiero internacional. El sistema financiero mantiene una baja participación de pasivos externos, menor al 3% respecto a los pasivos totales. El Modelo Económico Boliviano si bien mantiene la libertad de entrada y salida de los flujos de capital, aplica una comisión a las trasferencias al exterior y a las transferencias financieras desde el exterior, excepto las remesas. Aplica una tasa del 12,5% a la remisión de utilidades al exterior y establece límites a la inversión en el exterior por parte de las Administradoras de Pensiones y de las inversiones del sistema financiero en el exterior.

  1. Las limitaciones

EL PND en 2006 estableció los lineamientos generales y sectoriales, el rol del Estado así como la proyección de las principales variables económicas y sociales para el mediano plazo.

Sin embargo las principales limitaciones del PND fueron las siguientes:

  • No consideró los aspectos regionales y espaciales ni estableció un mecanismo de articulación de lo nacional con lo regional y local o territorial, por lo que fue un Plan con lineamientos generales y estrategias sectoriales.
  • No fue entendida la planificación como un proceso que requiere de ajustes constantes en función de las condiciones cambiantes del entorno externo e interno, por lo que parte de las metas económicas no fueron cumplidas, especialmente las relativas a la inversión privada nacional y extranjera.
  • El Plan no incorporó la seguridad alimentaria como sector estratégico. El Gobierno mediante decretos definió este sector como estratégico pero adicionalmente creó empresas públicas más allá de lo dispuesto en el Plan del sector estratégico.
  • No existieron los planes anuales ni Presupuesto Plurianual.
  • En la elaboración del Plan no hubo una consulta y participación ciudadana solamente en la fase de su difusión.
  • Aplicó parcialmente el mecanismo de evaluación y seguimiento.
  • No tomó en cuenta las dificultades de conformar la matriz productiva y el cambió del patrón primario exportador, el cual es un proceso de largo plazo.
  1. Los resultados del Plan

Las metas macroeconómicos del plan, en su periodo de formulación de 2006 y dado el contexto internacional, inicialmente proyectaban una tasa de crecimiento del PIB del 6,3% para el periodo 2006-2011, la cual fue ajustada a un 5%, un poco mayor a la observada entre 2006- 2010 que fue de 4,6%, aunque se esperaba una tasa del 6,8% en 2011. Indudablemente los shocks externos y de oferta, además del bajo cumplimiento de la tasa de inversión influyeron en el resultado. Así se esperaba una inversión privada nacional y privada extranjera del 9%, cada una similar a la inversión pública, con un coeficiente de inversión del 28% aproximadamente, mientras que el coeficiente observado en 2010 fue de 16,6% y solamente se cumplió el nivel programado de la inversión pública.

Las metas sociales tuvieron un mayor grado de cumplimiento (Cuadro). El nivel de pobreza extrema en 2009 superó la meta prevista para el 2011 por el Plan y es probable que la observada sea similar a la meta de pobreza moderada. En cuanto a la desigualdad habría disminuido al superarse con un buen margen la meta del coeficiente Gini. Es poco probable que se alcance la meta de desempleo del Plan de 4% pero el observado en 2010 de 5,7% se aproxima y la tendencia es a la disminución del desempleo. Por último, el ingreso per cápita esperado de 1422 dólares en 2011 ha sido ya superado en 2009 con 1683 dólares y es muy probable que 2010 ronde los 1800 dólares (ver cuadro).

En síntesis, pese a las limitaciones del Plan se lograron resultados sobre todo en el área social, pero queda como asignatura pendiente la trasformación y la conformación de una matriz productiva y que el Plan efectivamente preceda y presida la acción gubernamental para lograr el crecimiento económico, la generación de empleo y erradicar la extrema pobreza.

Be the first to comment

Deja un comentario