octubre 20, 2020

Ausencia de planes y visión de desarrollo para La Paz

“El departamento de La Paz, por atender problemas nacionales, careció de liderazgos políticos claros y de instituciones que prioricen el desarrollo departamental”.

El departamento de La Paz, fue credo el 23 de enero de 1826, se encuentra ubicado al Noroeste de Bolivia, con una superficie de 133.985 Km2, ocupa el 12.20% del territorio nacional, con 2.715.016 habitantes tiene una población mayormente concentrada en centros urbanos con 67.23%, en tanto que su población rural alcanza al restante 32,77%. Las ciudades de El Alto y La Paz (Hoyada) concentran al 92,98% de la población urbana total del departamento.

EL Departamento de La Paz cuenta con una diversidad de regiones, característica que le ha permitido ser reconocida como la síntesis territorial de Bolivia. Esta diversidad regional también se manifiesta en una variedad de recursos naturales, renovables y no renovables, los mismos que se constituyen en potencialidades reales para actividades diversas, desde la agropecuaria de climas fríos, templados y tropicales, la explotación forestal sostenible; los yacimientos mineralógicos de oro, cobre, zinc, wólfram, plomo y estaño. Adhiriéndose, en los últimos tiempos sus posibilidades en yacimientos hidrocarburíferos.

Pese a estas potencialidades en recursos naturales y diversidad de regiones el departamento de La Paz no pudo lograr una estructura económica desarrollada, acorde a los roles que desempeño como sede de gobierno y como el departamento que aporta más a las arcas del tesoro nacional, durante muchas décadas. La economía del departamento se construyó a partir de la dinámica del mercado urbano de la ciudad de La Paz, que en su rol de sede de gobierno y centro comercial, vincula al país con el comercio internacional y el mundo diplomático y concentra población y actividades de servicio y de transformación.

Los datos oficiales muestran que el crecimiento del departamento de La Paz está por debajo del departamento de Santa Cruz en las dos últimas décadas, ver gráfico.

Contrariamente a este comportamiento del crecimiento del producto departamental, el aporte en recaudaciones tributarias de estos dos departamentos muestra que La Paz recauda una cantidad mayor de impuestos en comparación a Santa Cruz, ver cuadro.

Comportamiento de los sectores de la economía paceña

El sector agrícola del departamento fue perdiendo fuerza, pues ya no cumplió el rol dotador de productos alimenticios a los principales centros urbanos del departamento y está lejos de ser la base productiva de insumos para la industria básica de manufactura y de alimentos procesados. La población de las ciudades de La Paz y El Alto se vieron obligados a estar abastecidos de productos básicos desde otros departamentos o de países vecino como el Perú. Esta disminución de la producción del sector agrícola se debe, tanto a la migración campo ciudad, como a las políticas neoliberales que liberalizaron la entrada de productos de forma irrestricta.

Por su parte, el sector de la manufactura fue creciendo y fortaleciéndose como resultado de la demanda del mercado interno departamental, sobre todo de la demanda urbana, durante la década de los sesenta y setenta de siglo XX surgieron importante centros fabriles, inicialmente textiles, posteriormente se fueron diversificando hacia otras ramas de la manufactura. Esta dinámica fue frenada y disminuida posteriormente debido a las medidas de políticas económicas de apertura que se instalaron con el DS. 21060, así como con el crecimiento de la economía de la ciudad de Santa Cruz y su entorno cercano, situación que logró migraciones industriales hacia ese espacio del territorio nacional. Actualmente, las unidades que se quedaron en La Paz después del devastador neoliberalismo son establecimientos medianos y pequeños. Unidades económicas que tienen preferencias por las exportaciones y no asumen la responsabilidad de desarrollar el mercado local y nacional. Actividades como: textileras, madereras y derivados, manufactura del cuero, alimentos, bebidas, materiales de construcción, joyería; constituyen la base material de la producción de la manufactura local, unidades instaladas entre La Paz y el Alto.

Se observa que la base material de la producción departamental ha estado encaminado por un limbo sin conducción ni liderazgo. Consecuencia de ello, la ausencia de una visión de desarrollo que aproveche razonablemente las ventajas que tiene el territorio paceño, caracterizado por su diversidad ecológica, tal como lo resaltamos arriba.

¿Porque la economía de La Paz se deslizó por rumbos sin dirección clara ni visión de desarrollo acorde a los momentos políticos y económicos de la región y del país? La respuesta es Lógica:

“El departamento de La Paz, por atender problemas nacionales, careció de liderazgos políticos claros y de instituciones que prioricen el desarrollo departamental”.

El Plan de Desarrollo Departamental y la visión de desarrollo neoliberal de la ex prefectura

El último plan de desarrollo data de la prefectura que conducía el político José Luís Paredes Muñoz. “Plan de Desarrollo Departamental 2007-2010”, con dictamen favorable del Viceministerio de Planificación y Coordinación. Como es de esperar la visión de este plan es neoliberal. Plantea los siguientes aspectos: Emprendedurismo, Modernidad económica y mirada hacia las exportaciones. Dicha visión no se articula a los objetivos de transformación que se plantean en el Plan Nacional de Desarrollo y la Constitución Política del Estado Plurinacional. Por lo que se observa en este plan, las metodologías e instrumento empleada en al mismo, responden a una concepción lineal de la planificación estratégica. Estos procedimientos metodológicos no son adecuados para países como el nuestro, tampoco pueden tomar en cuenta el mandato constitucional de planificación con participación, menos aún tiene la capacidad de recuperar y reconstruir las prácticas planificadoras de los pueblos originarios.

El Plan de Desarrollo Departamental del Actual Gobierno Autónomo de La Paz

A más de un año de que se instalará la gobernación departamental, no existe un Plan de Desarrollo Departamental que proponga, con claridad, la visión de desarrollo departamental, acorde con el proceso de transformación, cuyas líneas directrices están planteadas en el Plan Nacional de Desarrollo y en la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia.

El portal web de la gobernación está ocupada de noticias y eventos como: entregas de frazadas para cumplir con su plan de invierno, fotografías de entrega de proyecto de electrificación, etc. No hay documentos que muestren productos del trabajo en planes, programas, de corto, mediano y largo plazo. En lo que corresponde a la Dirección de Planificación del Desarrollo de la Gobernación, existen dos informaciones, un archivo de formularios vacíos para contratos, seguimiento de obras, programas de ejecución de obras, todos vacíos en una hoja de Excel y un mapa de avance físico de carretera que no tiene ninguna explicación. En esta búsqueda teníamos la esperanza de encontrar por lo menos una línea base departamental (diagnóstico)

Esta situación nos muestra, no solo abandono de proceso de planificación en la gobernación, sino la ausencia de recursos humanos que se hagan cargo de la planificación departamental. Recursos humanos que tengan claridad en los siguientes aspectos:

  • Que estamos en un proceso de transformaciones que deben dejar atrás las concepciones del desarrollismo y neoliberalismo.
  • Las directrices para construir visión están en el Plan Nacional de Desarrollo y la constitución Política del Estado.
  • Los procedimientos metodológicos y las prácticas de la planificación deben ser participativas, por lo tanto se trata de planificar desde la base poblacional.
  • La planificación estratégica corporativa es lineal y adecuada para países desde los cuales vino este paradigma.
  • La visión de desarrollo debe salir de esa participación de la sociedad departamental organizada.
  • No se debe confiar en asesores que cuentan con títulos académicos rimbombantes y cuyos dogmas están acordes con los paradigmas del mercado capitalista, del neoliberalismo y de las técnicas de la planificación estratégica, estos doctos fueron los planificadores del fracasado modelo neoliberal.

Esperamos que transcurrido otro periodo y otro “saludando de julio el gran día”, celebremos y analicemos los contenidos del Plan Departamental de La Paz, con “visión” acorde a las exigencias del proceso de transformación.

Be the first to comment

Deja un comentario