octubre 22, 2020

Crisis de la deuda americana o crisis civilizatoria del capitalismo ¿Son correctas las medidas anunciadas por el Gobierno Nacional?

Mentiras y verdades sobre la crisis

Analizando desde otros puntos de vista que no sean solo el económico y financiero resulta que “la crisis de deuda” de los Estados Unidos es falsa; los intereses que paga por su deuda el gobierno norteamericano apenas llega al 1.4%, tasa realmente bajísima. Por otro lado, la insolvencia de sus compromisos de pago es prácticamente insostenible. La debilidad del poder adquisitivo de su moneda, el dólar, es una maniobra que le favorecerá para licuar sus deudas y saldarlas con dólares baratos. Deuda que será asumida por economías que tienen relación estrecha, de importaciones y exportaciones, con este desprestigiado y corrupto país, símbolo del un sistema económico capitalista que hace aguas.

La fabricada crisis de deuda fue apenas una estrategia de la extrema derecha norteamericana para recuperar el asiento presidencial del poder ejecutivo. Estrategia que les dio resultado al llegar a que Obama se comprometa a realizar recortes del gasto sin tocar los ingresos de los ricos y magnos ricos norteamericanos, cobrándoles mayores impuestos a sus riquezas, riquezas que se multiplicaron en demasía en las tres últimas décadas. El recorte de gastos lo tendrán que sufrir los pobres (negros y latinos) porque se eliminaran los servicios de salud y las subvenciones a servicios básicos.

La sonada crisis de la deuda de este país, EE.UU., también sirve de cortina de humo para cubrir los verdaderos aspectos de la crisis generalizada del capitalismo, como son las crisis: moral, de sobreproducción, de empleo, energética, climática, ambiental, etc. En síntesis estamos frente a las manifestaciones de la crisis del orden civilizatorio capitalista.

La economía débil de los EE.UU. y el alto desempleo, 25 millones de desocupados, serán las causas del debilitamiento político de Obama y su partido “demócrata”, dando vía libre a la extrema derecha republicana. En cualquier caso, sea con republicanos o demócratas las sucesivas manifestaciones de esta crisis continuaran en las próximas dos décadas.

La región de la Comunidad Europea, principalmente los países de su periferia, están en una crisis económica que se manifiesta, por ahora, en una crisis de deuda, desempleo, bajo crecimiento y pretende resolver con medidas neoliberales. El FMI esta como pez en el agua, obligando a estos países amararse los cinturones y doblar las rodillas, obedeciendo sus recomendaciones.

¿Qué hacer?

Una crisis generalizada como en la que estamos experimentando puede hacer que tengamos dos opciones, dos posibilidades, dos posiciones: La primera, deprimirnos y esperar que los lideres de este desastre, EE.UU., se recupere y con ello tener la esperanza de que también a nosotros nos hará bien. La segunda consiste en mirar fría y objetivamente la situación, para hacer de este momento una oportunidad, un momento en el que tenemos un tiempo y espacio libres para proponer nuestros paradigmas propios, nuestra visión propia de sociedad y naturaleza armonizadas.

Las acciones y propuestas deben abarcar el largo, mediano y corto tiempo; la coyuntura y la historia recorrida y por recorrer; la memoria corta y la memoria larga. Los procesos de descolonización de los paradigmas que aún nos entrampan deben ser asumidos a la brevedad posible. La colonización vigente no solamente es cultural, es también moral y económica. Las formas de razonar la economía en nuestro medio están llena de tecnicismos, propios de un paradigma anglosajón en plena crisis, no resuelven problemas concretos, sirven para fabricar mentiras y falsos datos que luego no se cumplen.

La economía capitalista es ladrona, mentirosa y ociosa. La economías del nuevo paradigma tiene que ser honesta (ama sua), transparente (ama llulla) y productora (ama quella), tal vez no estaría mal añadirle el amapis llunku (tampoco adulon).

Para la claridad de lo que se debe hacer en términos de los tiempos de coyuntura y de más largo plazo es importante retomar la planificación con la fuerza y el entusiasmo que hubo al principio del actual proceso. Tal cual manda la Constitución Política del Estado: “Planificación con Participación”, Articulo 316.

Las medidas de mediano y corto plazo anunciadas por el gobierno

Por el momento, como una respuesta urgente y necesaria, el poder ejecutivo anuncio medidas de corto y mediano plazo para enfrentar la crisis. Cuatro medidas para potenciar el mercado interno, acelerar la industrialización, invertir las reservas netas y fortalecer al sector agropecuario. Son medidas preventivas no reactivas como pretenden calificar los comentarios negativos de la ortodoxia clerical.

  1. Acelerar el proceso de industrialización de los recursos naturales propiedad del pueblo boliviano.-Los efectos positivos de esta medida están vinculados a una mayor agregación de valor a las materias primas, mayores ingresos por exportaciones de productos intermedios, transferencia de tecnologías por parte de los que se constituyan en socios estratégicos de esta industrialización. Lo urgente a definir y debatir con plena participación de los sectores sociales involucrados es, el “modelo de industrialización” a seguir o implementar: ¿Se trata de polos de desarrollo? O mejor, ¿Se trata de Complejos productivos expansivos en el espacio? O de que otro modelo de industrialización se trata. Esperando de que no sea el modelo industrialista del desarrollismo capitalista, destructor de la naturaleza. Consideramos que este debate es pertinente y urgente.
  2. Potenciar el mercado interno con énfasis en el fomento a la producción de alimentos y mayor apoyo a los manufactureros, pequeños artesanos, pequeños productores, pequeña economía campesina, agraria y urbana.-Medida que permitirá, si bien se la ejecuta, la dinamización del mercado interno. Se trata de responder al problema de la seguridad y soberanía alimentarias, a la sustitución de importaciones de bienes de consumo popular; sin excluir de que los excedentes puedan ir a las exportaciones, sobre todo en la región del Abya Ayala (América Latina). Es importante la participación y el compromiso responsable de los actores de la economía plural, sobre todo la social-comunitaria.
  3. El tercer eje es mantener el ritmo de gasto del Estado.-Esto es, mantener los Bonos (Juancito Pinto, Juana Azurduy, Dignidad) y en su caso mejorarlos. Se trata de una medida que hace que el gasto no se contraiga. Una medida de expansión del gasto es agresiva frente a la crisis. Habrá que hacer permanente evaluación y seguimiento en la ejecución de estas medidas, tal que se asegure su llegada a los espacios más alejados del país, minimizando cualquier tipo de exclusión, sobre todo a los compañeros y compañeras más necesitad@s.
  4. Utilización de las reservas internacionales (RIN) y cambios en su cesta de composición.-Dice el refrán: “más vale tarde que nunca”, hace rato que venimos sugiriendo la utilización de estas reservas en sectores productivos. Así mismo, sabiendo que desde hace meses el dólar americano pierde su valor, tuvimos que haber diversificado la composición de las monedas existentes en las reservas, cambiándolos por oro o, circunstancialmente, monedas asiáticas.

Como quiera que estas medidas tendrán que ser ejecutadas a la brevedad, es importante saber cómo y quiénes asumirán las responsabilidades de las políticas para alcanzar: que metas, que objetivos, en que tiempos y en que espacios. En otras palabras necesitamos retomar la Planificación como proceso no como publicación de planes y olvidarse de su seguimiento y evaluación.

*     Subversivo, Investigador y Economista

Be the first to comment

Deja un comentario