octubre 29, 2020

El golpe del 71 fue un instrumento al servicio del imperio

Hace 40 años, el país sufrió la ignominiosa dictadura del Gral. Banzer, que junto a otras, como la del Gral. Barrientos en 1964, la del Gral. Natuch en 1979 y la del Gral. García Meza en 1980, sembraron de cruces a lo largo y ancho de nuestro territorio.

Sensiblemente las nuevas generaciones, no conocen la trágica historia de Bolivia; la mayoría de la juventud ignora en extremo preocupante, acontecimientos que dejaron profundas huellas, que destruyeron nuestra economía y pusieron de rodillas al país usando delictivamente el poder.

Una nación construye su futuro, con el conocimiento profundo de su pasado, con el que construye la ecuación de su historia evolutiva y de su Cultura. La Historia es la interpretación sociológica de los acontecimientos, que diseña su grandeza o su frustración.

Las causas determinantes, para instaurar un Orden Político Represivo, como el de 1971 no terminan de ser comprendidas por los dirigentes sindicales y de los movimientos sociales y en consecuencia no se dan respuestas al por qué y para qué desde 1971 funcionó una Internacional del Crimen que ensombreció el cono sur de Latinoamérica. Esta organización, no fue conducida por psicópatas o gentes inclinadas al uso de la violencia, sino por políticos en ejercicio de la presidencia: Banzer, Pinochet o Vilela, por solo hablar de Bolivia, Chile y Argentina, respectivamente. Ellos fueron instrumentos de una política coherente y lúcida, en servicio de los intereses imperialistas; cuando decimos imperialismo no nos referimos a una frase demagógica, sino a una etapa del sistema capitalista.

Las dictaduras en el cono sur fueron impuestas ante la pérdida de la hegemonía política, ejercida por la clase dominante y por el proceso ascensional de las masas, que ponía en riesgo los intereses de la oligarquía y el imperio. Sin embargo, este asenso político de los oprimidos no significó la desalienación de diferentes sindicales y de los dirigentes de movimientos sociales; porque la economía ideológica ejercida por la burguesía en 200 años de dominio, marcó en su mente una forma de pensar, inclusive, contraria a sus intereses de clase oprimida.

Solo en esta dimensión se puede comprender el retorno de Banzer al poder por la vía democrática, denominada por el imperio “Democracia viable”. Los votos obtenidos por Banzer en los centros mineros demuestra hasta qué punto llegó la alienación de los dirigentes del campo popular. Solo en esta dimensión también podemos comprender los límites del Proceso de Cambio, gestada por los sectores excluidos y explotados, ya que existe una fracción de dirigentes alienados que, aunque no lo quieran, arrastran a las masas a constituirse en puente de tránsito para el retorno de un Orden de Violencia, que restituya los privilegios perdidos de una clase dominante políticamente ya derrotada y que solo espera condiciones adecuadas para golpear, en momentos que el imperio vive una crisis del sistema que puede ser terminal. Por lo tanto, el imperio requiere, para defender sus intereses, destruir el eje de plena soberanía de una América Latina, que ha decidido construir su propio destino

*     Fundador del PS-1!

Be the first to comment

Deja un comentario