octubre 27, 2020

“Qhapaq Ñan” El camino de la integración andina

Uno de los logros más significativos que tuvo el XVIII Foro de Ministros y Ministras de Culturas de Latinoamérica y el Caribe realizado en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra el pasado mes de julio, fue reunir también a las autoridades de culturas de los seis países que involucra el Qhapaq Ñan.

También llamado “Camino Real del Inka”, o “Sistema Vial Andino” son rutas históricas que unen a Colombia, Ecuador, Perú, Argentina y Chile. Se trata de un patrimonio de valor cultural único en el mundo, ya que de ser incluido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sería el primero que involucre a tantas regiones, no existe uno similar en ninguna parte, además que resume cinco mil años de historia de caminos, identidades y culturas vivas porque a la fecha esas rutas siguen siendo utilizadas y son parte de la vida de nuestros pueblos.

De manera conjunta, cada uno de los países está trabajando para cumplir con los requisitos que exige la UNESCO para incluir al “Qhapac Ñan” como Patrimonio. Se trata de recopilar y catalogar información arqueológica, antropológica, geográfica, etnográfica, entre otras, del pedazo que involucra a nuestros países, todos estos informes podrían ingresar en febrero de 2012 como primer expediente para la denominación de Patrimonio Mundial de la Humanidad.

El Qhapaq Ñan o gran camino es un fenómeno cultural con características propias, en cuanto a su construcción y tecnología, utilizadas desde el siglo XVI en la mayor parte de su extensión. Sin embargo, hay varios tramos abandonados y descuidados, por ello la importancia de su declaratoria para su preservación y restauración.

Esta gran obra humana por sus características de construcción y extensión, impactó en la historia y el paisaje de transformación social, que en cierta forma es comparable con la Gran Muralla China o la red vial romana.

Según investigaciones, la cultura incaica promovió la implementación del Camino Real y sus tambos a lo largo de Los Andes, destinados a alcanzar los principales centros de producción en las cabeceras políticas de los diversos grupos poblacionales ubicados en el Altiplano y los Valles, como Pacajes, Carangas, Quillacas, Azanaques, Aullagas, Uriquillas, Lupazas, Sevaruyos, Cara Cara, Charcas, Chinchas y Lípez.

Cuando fue construido el Gran Camino o el Qhapaq Ñan tuvo el propósito de planificar el avance del ejército hacia el sur y el aprovechamiento de los recursos locales, promoviendo los primeros acercamientos a la interculturalidad desde imperio incaico en una lógica estatal de producción comunitaria y de redistribución ritual sagrada.

Este camino incaico que provenía del Cuzco hacia el Qullasuyo, se dividía en dos a la altura de la población de Ayaviri al norte de Titicaca en el Perú. Cada uno de estos caminos permitía el ingreso al territorio boliviano bordeando el Lago Titicaca, al oeste por el Desaguadero y al este a la altura de Carabuco, para continuar hacia el Altiplano central, donde se volvía a unir al sur del Lago Poopó, dirigiéndose hacia los valles debido a que en el sur existen varios ramales. El próximo año los seis países estaremos listos para postular este gran camino de integración de nuestras regiones y nuestras cultauras vivas.

Be the first to comment

Deja un comentario