octubre 27, 2020

Análisis crítico al informe del FMI “Perspectivas de la economía mundial”

El informe “Perspectivas de la economía mundial” documento publicado por el FMI comienza advirtiendo que: la recuperación de la economía ahora es mucho más incierta. “La economía mundial está afectada por la confluencia de dos sucesos desfavorables. El primero es la recuperación mucho más lenta de las economías avanzadas desde el comienzo del año, un hecho que en gran medida no llegamos a percibir mientras ocurría. El segundo es una marcada agudización de la incertidumbre fiscal y financiera, que ha sido particularmente pronunciada desde agosto” (la cursiva es nuestra).

Observando la expresión del subrayado, se observa que los “analistas expertos” de la burocracia del FMI no tienen los instrumentos teóricos para percibir y entender la crisis por la que están atravesando las “economías avanzadas” del capitalismo globalizado. Les vendría bien un curso intensivo en economía política marxista. Puesto que la teoría económica en la que están formados no tiene la capacidad de enunciar las leyes objetivas del “desarrollo” y el declive de las relaciones sociales que se han impuesto con el capitalismo, desde su inicio hasta su proceso globalizante y de crisis generalizada.

Las recomendaciones que hacen los del FMI para solucionar los problemas de las economías “avanzadas” también se basan en la ortodoxia económica. Plantean los reequilibrios entre las economías emergentes y los países “avanzados” en crisis. Estos reequilibrios consisten en la necesidad de pasar del estímulo fiscal a la dinámica de la demanda privada, sobre todo de los Estados Unidos, en ausencia de una recuperación de sus demandas internas, necesitan compensar esta baja demanda interna con el aumento de la demanda externa.

Recomendación típica y tradicional que el FMI plantea, desde el siglo XX, para que las economías se recuperen, se trata del “exportar o morir”. Esta receta, dependiendo del grado de desarrollo de los países, se traduce en los efectos siguientes: 1) las economías primarizadas (exportadoras de materias primas) profundizan los grados de dependencia frente a las economías que demandan estos productos primarios. 2) las economías desarrolladas, utilizan todos los mecanismos de dominación a su alcance, para presionar la apertura de mercados en el resto del mundo, sobre todo en las economías de la periferia capitalista. Por lo tanto, la recomendación de los burócratas del FMI, además de caracterizarse como ortodoxa, tiende a restituir y profundizar la dependencia de los países periféricos hacia los del centro, manteniendo la unipolaridad hegemónica de los EE.UU. Desde esta posición tecnócrata de los burócratas del FMI, no les será posible percibir los cambios actuales del capitalismo globalizado, la realidad de la multipolaridad y de la pugna hegemónica regional por la que está atravesando el actual capitalismo, las economías emergentes o grupo de países denominados los BRICs (Brasil, Rusia, India y Canadá) están asumiendo esta multipolaridad.

El segundo de los problemas considerados en el informe del FMI se refiere a la incertidumbre financiera que han ocasionado las burbujas financieras que estallaron el 2008 y las deudas insostenibles de los países europeos, incluida la deuda norteamericana. Esta incertidumbre financiera podría ser alejada, según recomendaciones del FMI, con el fortalecimiento de los bancos con el objetivo de que se incremente el crédito bancario y el crecimiento de base, esta sería la forma de alejar el riesgo de formar círculos viciosos. Esta recomendación está dirigida a que la salvación del sistema pasa por el fortalecimiento del sector más retrogrado y salvaje del capitalismo, la fase especulativa de la metamorfosis del capital. El sector financiero es el culpable de los créditos descabellados al sector inmobiliario en los EE.UU y la causa del reventón de la burbuja financiera en el 2008.

Según el informe del FMI, el crecimiento de la economía mundial estará moderada, alrededor del 4% hasta finales del 2012, bajo en comparación al 5% del 2010. El PIB de las economías “avanzadas” crecerá anémicamente alrededor del 1,5% en el 2011 y 2% en el 2012. Estas economías, denominadas por el FMI como avanzadas, nos preguntamos: ¿Están esperanzados en recuperar crecimientos importantes, parecidos los de los años felices de post segunda guerra mundial? ¿No consideran la posibilidad de haber llegado a su estado estacionario y que deben ceder los espacios de hegemonía a las economías emergentes?¿Qué incentivos tendrían las economías emergentes para ceder sus hegemonías regionales a las agonizantes economías “avanzadas”?

Las economías de América Latina y el Caribe

El informe del FMI, reconoce que los países de América Latina y el Caribe (ALC) tuvieron una expansión acelerada en el primer semestre del 2011, este impulso se debe a la vigorosa actividad económica de los países exportadores de materias primas de la región, también la dinámica de sus demandas internas y el manejo de políticas macroeconómicas complacientes con la concepción conservadora, los términos de intercambio fueron mejorados, gracias a la creciente demanda de los países BRIC por las materias primas. Se plantea que este crecimiento está planteado por encima del potencial de algunos países. Se advierte que en algunas economías de la región ALC, la actividad económica sigue moderada, es la realidad de los países que están fuertemente ligados a los EE.UU y otras economías avanzadas, en otros casos algunos de estos países tienen un nivel elevado de deudas públicas; dice el informe que: “..Para la región de ALC se proyecta un crecimiento de 4 1/2% en 2011, que se moderará aproximadamente al 4% en 2012, el producto se mantendrá por encima de su potencial”. Advierten que este crecimiento irá disminuyendo, en la medida en la que los mercados internos se vayan saturando y que las políticas macroeconómicas de tornen laxas, ver cuadro.

El crecimiento en la región estaría liderado por las economías exportadoras de materias primas. Argentina, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, según sus proyecciones crecerán por encima del 6%. Para América del Sur el crecimiento será moderado, entre el 3,5% y el 5,5%. También las inflaciones se irían moderando en la medida de que los precios de las materias primas se estabilicen.

El informe liga a los efectos que podrían venir de las decisiones que tome la economía de la China: “…una desaceleración más profunda en China inducida por las políticas podría dañar las perspectivas para los exportadores de materias primas de la región”. Pero no mencionan las posibles decisiones que se darían desde las otras economías emergentes de los BRICs. Este es un asunto que debe analizarse desde la perspectiva de las teorías de la dependencia, especificando el nuevo carácter que esta asume en el contexto de la multipolaridad hegemónica, liderada por las economías de los BRICs.

Una vez identificada los requisitos teóricos señalados, los países de la región de ALC tienen que tomar decisiones fundamentales en torno a la necesidad de la integración económica y de lograr, de manera acelerada, colocar mayor valor agregado a sus exportaciones, esto es industrializar sus economías, en el marco de modelos que no repitan el desarrollismo de las últimas décadas del Siglo XX.

*     Economista Investigador UMSA

Be the first to comment

Deja un comentario