octubre 21, 2020

La despatriarcalización y descolonización judicial

El rol de las mujeres en las luchas por cambiar Bolivia, empezó hace mucho, lo comenzamos en las calles, en la carretera, en los bloqueos de camino… en todas estas manifestaciones las mujeres siempre hemos sido escudo de los varones, siempre en primera fila, encabezando con pasión la lucha por buscar el equilibrio entre todas y todos.

En la actualidad, y luego de estar presentes y representadas dentro la Asamblea Constituyente, estamos en tiempos de cambio, tiempos en los que ingresamos dentro las estructuras de poder, y que es obligación de los que están dentro afectar a los entes patriarcales, coloniales y oligárquicos que han perpetuado siempre.

El pasado 16 de octubre, con las elecciones judiciales, se dio un paso histórico que queda como ejemplo para el resto del mundo, ya que elegir mediante voto popular a los administradores de Justicia no se había logrado en ningún país. Y sin embargo no se estancó en una simple elección, sino que los votos reflejaron el triunfo de las mujeres e indígenas, o mucho mejor: mujeres indígenas… compañeras y compañeros que nunca han estado en los espacios de poder: ¡eso es despatriarcalizar y descolonizar la justicia!

Nunca antes los oligarcas habían dejado participar al pueblo boliviano en una elección de este tipo, y pese a que ahora se logra tal cosa, los mismos oligarcas, o nuevos patriarcas quieren deslegitimar los resultados obtenidos… simplemente porque son mujeres e indígenas los que están en primera fila. Esa es su forma de mostrar su racismo y discriminación al profesional indio o mujer que quiere cambiar la justicia comprada por los ricos para dar una justicia sincera a todos por igual, pero sobre todo pobres.

El pueblo pidió un cambio en la justicia (si se podía llamar así), y es el mismo pueblo el que exige y eligió a los nuevos administradores para que éstos puedan dar una verdadera justicia, sobre todo para las mujeres e indígenas que nunca han tenido un acceso a la justicia.

Esta es la repuesta del pueblo boliviano: nunca más sin mujeres, ni sin indígenas. Y aunque algunos indígenas se prestan a los intereses de grupos de poder y algunos medios de comunicación no cumplen su función de informar y educar a la población, no se puede dar un paso atrás al proceso de la revolución Judicial, mucho menos cuando el proceso de cambio que vive Bolivia tiene identidad y rostro de mujer e indígena.

Los racistas de siempre nos han discriminado a los indígenas durante 500 años, la entrada a la plaza principal era prohibido en varios pueblos y ciudades. Ahora, esa misma gente no quiere respetar la Constitución Política del Estado, aun cuando ésta tiene toda la legalidad y legitimidad, ya que fue aprobada mediante referéndum por la mayoría de la población boliviana. El artículo 182, parágrafo V, de dicha norma suprema, indica claramente que SERAN ELEGIDAS ELEGIDOSLAS CANDIDATAS Y CANDIDATOS QUE OBTENGAN MAYORIA SIMPLE DE VOTOS. Gente que tanto reclama supuestos actos ilegales ¿Ahora nos quieren prohibir a las mujeres e indígenas ejercer nuestro derecho dentro el poder judicial, pese a que tenemos un respaldo constitucional? No podemos permitirlo.

Hermanas y hermanos que se respete la democracia del pueblo y la Constitución Política del Estado.

Be the first to comment

Deja un comentario