octubre 23, 2021

Narcotráfico: Obama y los gringos nos quieren achacar sus delitos

por: Silvio Paez

Existe una campaña de desprestigio que va más allá del gobierno como blanco, es una campaña de desprestigio contra el país mismo y contra el pueblo boliviano, en el tema del narcotráfico.

Según los datos de la ONUDD en Bolivia no aumentó la producción de hoja de coca, pero igual arranca la campaña de desacreditar al país, Bolivia es el país que menos coca produce una gran partes es para el consumo tradicional.

Según la lucha contra el narcotráfico este gobierno ha incrementado bastante la captura de cocaína, de la cual, una parte de la cocaína incautada es de tránsito de Perú. Pero lo más importante, la lucha contra el narcotráfico en Bolivia tiene un componente altamente ciudadano porque son los propios productores que autocontrolan la producción de coca usando como límite el cato de coca permitido. Todo este esfuerzo lo realizamos los bolivianos en un contexto internacional muy complicado donde las redes de narcotráfico tienen incluso una capacidad bélica similar a la de los estados y que tienen la capacidad de corromper todas las estructuras. Pero, como en otros temas, se desmerecen los esfuerzos de los bolivianos.

Es por eso que la administración de Obama argumenta que frente al nivel constante de producción de coca el incremento de supuesta droga se debería al aumento de tecnología utilizada en su industria. Esta administración condena al gobierno de Bolivia y se guarda las felicitaciones para los gobiernos de México y Colombia donde el tráfico y la violencia están destruyendo sus países.

Es lógico que la administración de Obama tenga esta estrategia de desacreditar todo lo que se haga en Bolivia, especialmente en este ámbito, pero lo que nos parece inconcebible y peligroso es que la derecha (por ejemplo, la oposición UN, PODEMOS, Rubén Costas, Víctor Hugo Cárdenas, la Fundación Milenio) utilice estos falsos argumentos para desprestigiar al gobierno. Y es peligroso porque no se ponen la camiseta del país, con tal de debilitar el gobierno de Evo son capaces de vender su misma patria porque esta guerra de EEUU no solamente es contra el gobierno, sino es una guerra histórica contra el pueblo boliviano.

Los esfuerzos del gobierno, los productores y el pueblo boliviano en general en la lucha contra el narcotráfico, están sustentados por los mismos datos que produce la ONUDD, diríamos por estos datos que es una realidad “científicamente demostrada”, pero esta realidad debe ser deformada y utilizada política e ideológicamente, construyendo o pretendiendo construir una realidad inventada con dos objetivos: a) que EEUU tiene la intención política de desgastar el gobierno de Evo Morales, y b) porque EEUU debe esconder no solamente su inoperancia en sus programas de lucha contra el narcotráfico sino también sus intereses y vínculos con este negocio.

Y esta su inoperancia en la lucha contra el narcotráfico resulta de que esta actividad está arraigada en la naturaleza misma del capitalismo, mientras sea una mercancía su producción derivará ganancias y cuanto más al norte su comercialización más ganancias dejando migajas en el sur y generando ganancias similares a las del PIB promedio mundial, ¿dónde está esa ganancia?, ¿a quién favorece?, ¿quién controla este negocio?, ¿EEUU de veras quiere luchar contra el narcotráfico?, ¿puede hacerlo?

Con este análisis desde ningún punto de vista queremos ignorar que la producción, el consumo y el tráfico se han introducido también en nuestra sociedad y que sus consecuencias son funestas para nuestra sociedad, en la vida en general, para la juventud, en la economía, en la salud, esto es algo que tenemos que tomar muy en serio porque creemos que en Bolivia todavía estamos a tiempo de hacer algo al respecto, cuestionándonos como en este artículo sobre la cooperación, la violencia, la economía.

Be the first to comment

Deja un comentario