junio 13, 2021

Evaluación de la CEPAL sobre el comportamiento de la economía boliviana

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) es un organismo internacional, rama de la ONU, responsable del análisis del desempeño económico y social de los países de la región, evaluar el desarrollo de los países latinoamericanos y hacer sugerencias que permitan resolver los problemas sociales más urgentes. Durante su primera etapa la CEPAL construyo explicaciones teóricas sobre el subdesarrollo, bajo la dirección del economista Raúl Prebisch se explicaron: el modelo de desarrollo hacia afuera, el modelo de desarrollo hacia adentro, el deterioro de los términos de intercambio, heterogeneidad estructural, etc. Todas estas construcciones teóricas se expresaban en el marco de la relación de países periféricos, como los nuestros, y el centro hegemónico que en un principio fue Inglaterra y luego los EE.UU. Creemos que fue la época más importante y productiva de la CEPAL. En los tiempos posteriores al comentado, la CEPAL no produce estructuras teóricas que caractericen las coyunturas y menos aún propuestas que sean alternativas diferentes a la economía dominante, la capitalista.

En tiempos neoliberales los responsables y consultores de la CEPAL fueron muy condescendientes con el modelo y apenas recomendaban que los ajustes de este modelo tengan algún grado de inclusión y consideración a los sectores mayoritarios que cargaban el peso de los ajustes y la entrega de las empresas más rentables en manos de las transnacionales.

Actualmente la CEPAL, sus funcionarios y consultores, parece haber rectificado su posición y están mirando con interés los procesos de transformación que están aconteciendo en todos los países de Latinoamérica, con diferencias importantes entre más progresistas (Venezuela, Cuba, Bolivia, Uruguay) y menos conservadores (Argentina, Brasil). Sin embargo este interés se reduce al análisis social y económico con énfasis tecnócrata. Los análisis de la CEPAL siempre se caracterizaron por hacerle el quite a los análisis de las estructuras políticas, de los poderes constituidos democráticos o dictatoriales y que, en última instancia, son los factores fundamentales del cambio o la conservación del estado de la situación social, política y económica, es el campo mas objetivo de la lucha de clases y de las propuestas de proyectos sociales en pugna. Tal vez en algún momento los funcionarios de la CEPAL consideren estos aspectos de la estructuras del poder y se proponga construir conocimiento, tomando en cuenta que la historia de nuestras sociedades no comienza cuando surgen las “repúblicas independientes”, la memoria larga abarca más tiempo, desde los tiempos pre-coloniales.

Después de la breve consideración necesaria, aunque sucinta, nos referiremos a la visita que hizo la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, la mexicana Alicia Bércena, con el objetivo de comentar aspectos relevantes de la economía de la región y dentro de ella, la boliviana.

Bércena sostuvo que Bolivia, gracias a su fortaleza económica, continuara por el sendero del crecimiento económico el próximo periodo 2012, a pesar de la crisis financiera internacional, claramente visible en los países desarrollados capitalistas, como los EE.UU y Europa. La cifra histórica de nuestras reservas internacionales (12.114Millones de dólares) confirma la buena salud de la economía boliviana.

Bárcena resaltó el hecho de que la deuda pública del país es baja en términos relativos, al respecto los medios escritos afirmas que: “Mientras países desarrollados y altamente industrializados, como Estados Unidos (EEUU) y Japón, muestran números rojos en sus niveles de endeudamiento, 92% y 220%, respectivamente, con relación a su Producto Interno Bruto (PIB); Bolivia registra un 37%, uno de los índices más bajos de la región”. Este comportamiento razonable de la deuda pública boliviana permite tener una política de inversiones que es fortalecida en los últimos años, en términos cuantitativos. A la que habrá que complementar con una mejor eficiencia en la ejecución, por parte de los sectores que asumen las responsabilidades de hacerlo.

En relación a la política cambiaria, Bárcena afirmó lo siguiente: “Aquí ha habido bastante estabilidad en el tipo de cambio y yo creo que esa administración del tipo de cambio es una buena forma de seguir incentivando al sector productivo y exportador”. No obstante las quejas que permanentemente se tiene por parte de los exportadores, lo cierto es que la relación entre el Dólar norteamericano y el Boliviano ha sufrido pequeñas variaciones de apreciación.

En suma, Bárcena calificó la política aplicada por el Gobierno boliviano como una de las “más exitosas” en relación con Brasil, Chile y México.

La CEPAL, a través de las intervenciones que hizo su ejecutiva, Alicia Bárcena, también sugirió algunas recomendaciones que nos parece importante mencionarlas:

  • Según Bárcena, las RIN (reservas internacionales netas de 12.144Millones) constituyen los ahorros que deben servir para las épocas “de vacas flacas” por lo que deben ser cuidadas, así como sus utilidades que se generen y no deben ser destinadas para el gasto corriente.
  • Las reservas “deberían ser en todo caso un mecanismo a través del cual se pueda apalancar una banca de desarrollo” como lo hizo Brasil con el Banco Nacional de Desarrollo, esta cita es el ejemplo que Bárcena mencionó, resaltando que. “La creación de empleos y el incremento de la productividad van a ser las grandes locomotoras del crecimiento”.
  • Dado que el Estado Plurinacional de Bolivia pasa por un momento importante en sus indicadores macroeconómicos, Bárcena sugirió que en la dimensión de la microeconomía se debe reestructurar la matriz productiva y las inversiones agropecuarias para garantizar el acceso a los alimentos y alcanzar la soberanía alimentaria.
  • Así mismo, afirmó que “Las políticas del Gobierno deben estar orientadas en masificar los servicios básicos en poblaciones alejadas”, porque son estas regiones las que deben sentir los frutos del crecimiento y la estabilidad. Dado que, políticas de redistribución de recursos a los sectores más pobres, ayudan a reducir la pobreza, flagelo que se heredo de los modelos neoliberales.
  • Bárcena fue muy prudente con relación a la subvención a los hidrocarburos, afirmando que: “cada país debe definir de manera soberana si levanta o continúa con el subsidio sin perjudicar a los sectores más pobres” de la población.
  • Afirmo que es importante revitalizar la Banca de Desarrollo para fortalecer e incentivar la producción para el mercado interno.
  • Planteo la necesidad de crear un “Fondo para incrementar las capacidades productivas”.
  • El apoyo a las PYMES con mecanismos de fomento.
  • La creación de puestos de ocupación que permitan consolidar el “trabajo digno”.
  • El fortalecimiento del “Regionalismo Abierto”, en este punto mencionó su acuerdo con las iniciativas creativas que se están planteando en la región, respecto a la integración diferente a las anteriores, caso UNASUR, CELAC y otras

Creemos que, tanto las opiniones respectos al comportamiento de la economía boliviana, como las recomendaciones que planteó la directora ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, además de ser bien venidas, puedan incentivar en los decisores de las políticas económicas y sociales una mayor agresividad y celeridad para que los frutos de este momento saludable de la economía, lleguen a los más necesitados y que resuelvan los problemas más agudos que sufren estos sectores de la sociedad, como lo es la falta de empleos dignos.

*          Docente Investigador Titular UMSA

Be the first to comment

Deja un comentario