junio 22, 2021

La Diversificación Económica: Parte II

El Nuevo Estilo de Desarrollo se basa en utilizar el excedente del sector extractivo para desarrollar la matriz productiva y generar el desarrollo social que permita erradicar la extrema pobreza y disminuir la pobreza en forma significativa.

Los hidrocarburos y la minería constituyen la primera fuente del excedente económico y vía impuestos, regalías y participación de la propiedad estatal, esos recursos se destinan a desarrollar el resto de sectores industriales de la economía generadores de empleo e ingresos.

Sin embargo, hasta ahora, no se ha logrado la diversificación económica. El sector extractivo propiamente tal (petróleo crudo, gas natural, minerales y metalurgia), ha participado en el periodo 2006-2010 con un 13%, superior al periodo neoliberal, que en promedio estuvo en 7,2%, y al promedio de América Latina (7,7%), aunque inferior a otros países latinoamericanos. Las exportaciones mineras y de hidrocarburos concentran el 83% de las exportaciones totales; las manufacturas el 13% y agricultura el 4%.

¿A qué se debe que la economía boliviana no haya podido alejarse del modelo primario-exportador, a pesar del Plan Nacional de Desarrollo?

El PND mantiene el objetivo en el largo plazo de sustituir el modelo primario exportador y conformar la matriz productiva. En el mediano plazo es difícil el cambio de un modelo, lo dicen Rodrik y otros. El FMI dice:” Aunque las estructuras de comercio de algunos países han cambiado, en promedio, América Latina depende hoy de las materias primas tanto como hace 40 años.”

Una economía primaria exportadora como la boliviana no puede dejar de lado al sector extractivo, el cual en una primera etapa se constituye en un motor del desarrollo hasta tanto se logre la industrialización de los recursos naturales renovables y no renovables. Por tanto, el extractivismo debe ser solo una fase transitoria que permita el desarrollo de la industrialización y no un objetivo. Sin embargo, la industrialización de los recursos naturales no renovables es un proceso complicado tecnológicamente y de mercado. Empezó con el Mutún, la planta separadora de gas y el Litio.

El país debe repensar que en un mundo de escasez de materias primas el sector extractivo va a ser por mucho tiempo importante, el problema es el destino del excedente económico al sector generador de empleos e ingresos y que la industria extractiva sea compatible con el medio ambiente.

El modelo boliviano debe combinar la apertura externa con el dinamismo del mercado interno. La idea central es caminar con los dos pies, mercado interno y externo, y utilizar el excedente del sector estratégico para diversificación productiva y de las exportaciones, así como desarrollo social.

Principales medidas para lograr la diversificación económica:

  • Constituir el Fondo de Estabilización y Desarrollo. Con base en esos recursos crear para el Sector Estratégico la Corporación de Inversiones y para el sector no estratégico la Corporación de Fomento.
  • Elaborar el Presupuesto Plurianual y el programa multianual de inversiones.
  • Elaborar el Plan Participativo que comprenda o coordine los Planes Regionales y Municipales.
  • Crear el Ministerio de Bienestar Social que concentre todos los bonos focalizados de carácter social, así como las políticas sociales.
  • Crear el Banco del Estado con base en la fusión del Banco Unión- con el BDP.

Con relación a la Política Social del Gobierno, si bien permitió fuertes reducciones en la pobreza y la extrema pobreza y es posible cumplir la meta de los Objetivos del Milenio de 24% de indigencia antes de 2014, puesto que ya estábamos en 26% en 2009, es necesario y conveniente tender al 12,3% de personas en condiciones de indigencia como tiene en promedio América Latina. Para ello, es muy importante el aumento del Gasto Social en educación y salud, la inversión social y el rol redistributivo del estado a través de las trasferencias públicas a la población más vulnerable.

  • El gasto social en educación fue en promedio entre 2006-2011 del 6,7% del PIB, solo un punto porcentual mayor al promedio 2001-2005 en la última fase neoliberal, mientras que el gasto social en salud fue en promedio 2,6% entre 2006-2011, mayor solo en 0,3% del PIB respecto al periodo anterior.
  • La inversión social, correspondiente a inversión pública, en el periodo 2006-2011 fue de 2,6% menor al 2,8% del PIB en el periodo 2001-2005.
  • El conjunto de estos gastos sociales representaron un 11,9% del PIB en 2006-2011, superior solo en 1 punto porcentual al periodo 2001.2005.
  • Las transferencias monetarias públicas alcanzaron a un 1,6% del PIB.

Los recursos deben priorizarse en empresas estratégicas productivas y generadoras de excedente, como lo había estipulado el Plan Nacional de Desarrollo actualmente vigente, puesto que las tareas sociales deben realizarse a través del Gasto y la Inversión Social.

Para ello, son necesarias medidas de más largo aliento relacionadas con la conformación y articulación del Modelo de Economía Plural que establece y dispone la Constitución Política del Estado, como las siguientes:

  • En primer lugar, es condición necesaria la delimitación del sector estratégico y de la participación de la empresa estatal, así como la reglamentación del principio de utilidad pública y necesidad estatal como primera regla del juego. Esta legislación permitiría rayar la cancha para no generar incertidumbre en el sector privado.
  • En segundo lugar, de debe definir el alcance de sector estratégico, que no debería corresponder solamente a la empresa estatal y adicionalmente definir el rol y tipo de las empresas mixtas, sus modalidades de asociación para generar articulaciones con las otras formas de organización económica.
  • En tercer lugar, al igual que en el capitulo de políticas sectoriales de la CPE, es necesario definir políticas sectoriales con las otras formas de organización económica y también con las empresas grandes. El pacto de Seguridad Alimentaria debe ser con el conjunto de la empresa privada.
  • En cuarto lugar es necesario definir el rol de la inversión privada extranjera, si es necesaria en el país y en que áreas. Se recomienda una Ley de Inversiones donde se establezcan las normas que otorguen seguridad jurídica y se defina claramente si se otorgan incentivos o no.
  • En quinto lugar, preocupa el desencuentro entre cooperativistas y minería privada y estatal, así como entre comunidades y concesiones mineras. En el primer caso es parte de la delimitación en la exploración y explotación, y, en el segundo caso, es parte del problema de la reglamentación de la licencia social y de responsabilidad de la empresa con la comunidad.
  • En sexto lugar, el cambio del modelo neoliberal hacia el nuevo modelo de economía plural y hacia el nuevo paradigma del Vivir Bien, es un proceso largo y difícil, puesto que los diferentes actores y sectores tienen sus propias visiones de país y propuestas de desarrollo, aparentemente contrapuestas, para lo cual se requiere consensuar estas diferentes perspectivas o visiones, definir roles, establecer alianzas estratégicas y mecanismos de articulación y participación respetando sus propias características y realidades.

Be the first to comment

Deja un comentario