junio 14, 2021

Pensar críticamente nuestra Constitución

Inauguramos este nuevo año de la columna Pensamiento Crítico con un análisis de las condiciones de posibilidad de pensar la Constitución, no sólo como un texto jurídico sino como un dínamo de transformaciones sociales. No como una culminación sino como una apertura de posibilidades para acompañar y comprender el conjunto de transformaciones necesarias y que ha puesto en juego nuestra Constitución. Su existencia es aún demasiado corta, recién cumplirá tres años de su puesta en vigencia, sin embargo la Constitución debe ser comprendida como un mapa de navegación política que nos permita transformar el Estado y la manera de comprender el Derecho.

En este primer acercamiento desarrollaremos una diferencia cardinal entre el Constitucionalismo y el Derecho Constitucional, en busca de dotar al primero, es decir a la experiencia misma de las Constituciones, de su densidad política e histórica que muchas veces es desvanecido por el segundo, es decir por el Derecho Constitucional.

Constitucionalismo y Derecho Constitucional

Inicialmente debemos diferenciar entre Constitucionalismo y Derecho Constitucional. El primero (Constitucionalismo) se refiere a la tradición constitucional de cada Estado o de un conjunto de Estados, ya sea por su cercanía geográfica y/o por la tradición jurídica compartida (la cual puede ser romanista —codificada—, de common law —jurisprudencia—, mixta, etc.). Desde este punto de vista, cada Estado tendría su propio Constitucionalismo reflejado en la historia constitucional que le es propia. El Constitucionalismo sería otra manera de llamar a la historia política de cada Estado, o de cada tradición de Estados, y la Constitución vigente de un Estado sólo podría comprenderse en la densidad histórica de la formación estatal 1.

En el segundo caso, el Derecho Constitucional, se refiere a la disciplina jurídica que toma por objeto de estudio a las Constituciones, tratando de encontrar en ellas un conjunto de principios organizados que permiten la sistematización y el estudio de los textos constitucionales 2. En líneas generales el Derecho Constitucional se ocupa del estudio del conjunto de normas que regulan el poder público y establecen los derechos fundamentales de las personas, normas que de maneras distintas se expresan positivamente en cada texto constitucional concreto.

Es lógico asociar el Constitucionalismo a la historia política de cada Estado y a las tradiciones histórico políticas de su formación, y el Derecho Constitucional con la teoría y disciplina jurídica más cercana a tradiciones académicas que intentan esbozar un conjunto de saberes con aspiración científica.

Cronológicamente el Constitucionalismo, en tanto experiencia de las constituciones, es anterior al Derecho Constitucional en tanto disciplina 3, por lo tanto las transformaciones que se operan en el Constitucionalismo impactan mucho más tarde en el Derecho Constitucional 4, por ello no toda transformación constitucional puede ser inteligible a la disciplina del Derecho Constitucional. Una innovación constitucional muchas veces debe esperar hasta que la misma sea estudiada o, por lo menos, referida por el Derecho Constitucional.

Constitucionalismo en Bolivia y en el mundo

En nuestro país el Constitucionalismo está íntimamente relacionado con la historia política y social de Bolivia, por ejemplo el nombre de nuestro país resuena en el primer redactor de nuestra primera Constitución, el Libertador Simón Bolívar 5, y sus instituciones no son más que el reflejo socio político de la Bolivia del siglo XIX, tal vez muy lejanas al liberalismo que inspiró a la Constitución.

Otras Constituciones ejemplares de nuestro país, y que delinean nuestro constitucionalismo, son las del Mariscal Andrés de Santa Cruz de 1831 y de 1834 que intentaron sentar las bases de la Confederación Perú – Boliviana y a la vez inaugurar la producción jurídica de nuestro país; asimismo tenemos a la Constitución de 1880 considerada la última Constitución boliviana del siglo XIX y una de las que estuvo vigente más tiempo, y las Constituciones de 1938, primera constitución social que sienta las bases para una legislación social, la de 1961, primera Constitución que plasma las ideas del nacionalismo revolucionario y lógicamente la Constitución de 1967, con sus reformas de 1994 6 y 2004 7, reformas que modernizaron el Estado y trajeron una serie de instituciones básicas del Constitucionalismo continental.

Sin embargo la reforma más importante, por las transformaciones que se introducen, es la desarrollada en el proceso constituyente 2006 – 2009 8, pues no sólo se adscribe a la corriente del Constitucionalismo plural o pluralista, sino porque presenta una forma Estado nueva, una serie de instituciones y derechos inéditos en el Constitucionalismo boliviano y también en el Constitucionalismo continental. La Constitución de 2009 desarrolla una gramática muy particular que permite desmarcarse de las tradiciones constitucionales existentes.

Si bien las obras de los juristas bolivianos se han concentrado más en el Derecho Constitucional en tanto disciplina jurídica, debe destacarse el aporte al estudio del Constitucionalismo boliviano realizado por Ciro Félix Trigo, en una ambiciosa obra en la que analiza el desarrollo del Constitucionalismo boliviano de 1826 a 1961. Trigo no alcanzó a analizar la reforma de 1967 ni las posteriores, sin embargo su obra se ha convertido en una referencia ineludible a momento de estudiar el Constitucionalismo boliviano, sus instituciones y la manera en la que cada Constitución en la historia de nuestro país se relaciona con la realidad política emergente.

En el plano del Constitucionalismo continental existen muchos estudios que tratan de dar cuenta del Constitucionalismo europeo, el Constitucionalismo latinoamericano, el neo Constitucionalismo, etc. Sin embargo, desde una mirada mucho amplia y simplificadora se pueden identificar tres grandes horizontes del Constitucionalismo: el Constitucionalismo liberal (de 1787 a 1917), el Constitucionalismo social (de 1917 a 1982) y el Constitucionalismo pluralista (de 1982 a 2009) 9.

Nuestro país, como buen heredero de las formas modernas de hacer y copiar el Derecho ha participado de los ciclos del Constitucionalismo Liberal, del Constitucionalismo Social y es uno de los referentes más claros del denominado ciclo del Constitucionalismo Plural o Pluralista.

En nuestra siguiente entrega desarrollaremos las tensiones y características de cada uno de los ciclos y horizontes constitucionales contemporáneos.

*          Profesor de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”.

1          La forma-Estado sería una manera de gobierno, de relacionamiento con la sociedad civil.

2          En tanto disciplina el Derecho Constitucional se conforma a partir de estrategias inductivas, es decir abstrae un conjunto de instituciones y principios de las constituciones concretas.

3          La primera cátedra francesa de Derecho Constitucional (en tanto disciplina y con éste nombre) comienza en Francia (París) el 22 de abril de 1834, confiada al maestro Pellegrino Rossi, cuyas enseñanzas tendrían eco en Italia y España.

4          Son pocos los textos de teoría constitucional que incluyen en su estudio a los Estados Plurinacionales, siendo la excepción Ramiro Ávila en Ecuador, Bartolomé Clavero en España, Martín De Cabo en España y Pablo Dermizaky Peredo en Bolivia.

5          La Constitución propuesta por Simón Bolívar en 1826 fue parcialmente reformada por la Asamblea Constituyente, sobre todo en lo que respecta a la religión. Para algunos Constitucionalistas la primera Constitución boliviana fue en realidad un Decreto, el de 13 de febrero de 1825, la cual es una norma que regula el ejercicio del poder público, pues divide poderes y establece la regularidad de su funcionamiento. La referencia a la Constitución bolivariana es más romántica que real.

6          La reforma constitucional de 1994 introdujo institutos e instituciones como la del Defensor del Pueblo, el Tribunal Constitucional, el Consejo de la Magistratura, etcétera.

7          La reforma de 2004 introdujo los institutos de la democracia participativa, el referéndum, y la posibilidad de convocar a una Asamblea Constituyente para la reforma total de la Constitución.

8          La Asamblea Constituyente se instaló en Agosto de 2006 y finalizó su tarea en Diciembre de 2007, sin embargo una serie de conflictos políticos y regionales llevaron a una viabilización congresal en Octubre de 2008 y finalmente se llevó a referéndum la Constitución para enero de 2009.

9          Tomamos esta clasificación de Raquel Irigoyen. Debemos manifestar que toda clasificación es arbitraria, y tiene fines únicamente didácticos.

Be the first to comment

Deja un comentario