junio 13, 2021

La cultura del vivir bien y la integración regional

Los seres humanos son productores y productoras de representaciones, ideas y actividades durante toda la vida. En ese sentido, la cultura es toda la información, conocimientos y saberes que poseen las personas en las distintas etapas de su desarrollo social y es enriquecida permanentemente en su relación con otros seres y la naturaleza.

Es por ello que los Estados, deben reconocer y garantizan la diversidad cultural y la libre determinación de las personas, naciones y pueblos indígenas, cuyas poblaciones comparten territorio, cultura, historia, lenguas y organizaciones o instituciones jurídicas, políticas, sociales y económicas propias. Al respecto, se debe brindar un vigoroso impulso alas culturas, como portadoras de valores de paz, interculturalidad y como instrumento de cohesión y convivencia armónica y equilibrada entre todos los pueblos y naciones, mediante el fomento a los derechos humanos y la justicia social, de manera que se integre y se convierta en componente fundamental de las políticas y estrategias de desarrollo e integración con identidad.

En este ámbito Bolivia como Estado Plurinacional debe fortalecer políticas públicas orientadas a preservar, proteger y difundir las diferentes culturas existentes en el país, respetando la identidad de los pueblos, el ejercicio pleno de sus derechos culturales, la interculturalidad y la convivencia armónica y pacífica entre las culturas. Además, promover la eliminación del racismo, el machismo y la discriminación en todas sus formas, en el marco de los principios de dignidad, respeto, complementariedad, solidaridad y equilibrio.

En este marco, la propuesta de “Vivir Bien” o Sumaq Qamaña, implica que los seres humanos vivan en armonía con su comunidad y equilibrio con la naturaleza. Para ello es necesario fortalecer políticas, estrategias y mecanismos que desarticulen ideologías discriminatorias, actitudes, comportamientos y prácticas colonialistas y patriarcales y superar prejuicios socioculturales que provocan desigualdad e inequidad en la sociedad. El nuevo paradigma propuesto por la Revolución Cultural se basa en vivir bien con justicia social, igualdad y equidad, no en vivir mejor que otros, porque esta concepción implica relaciones asimétricas y explotación.

De esa manera, el modelo del “vivir bien” es fundamental para la integración latinoamericana, porque solo se consolidará la unión de los países de América Latina mediante el establecimiento de públicas culturales, que permitan la descolonización y despatriarcalización como reto histórico para construir una región colectivamente comunitaria, con reconocimiento al derecho plurinacional, que integre y articule una democracia productiva, participativa e inspiradora de la paz, comprometida con el desarrollo integral de los factores económicos y generando políticas de protección de los derechos culturales colectivos e individuales y respeto a la pluralidad económica, social, jurídica, política y cultural.

Por último, se debe fortalecer una integración regional que posibilite el desarrollo de la ciencia y la tecnología productiva, garantizando la conservación del medio ambiente, la biodiversidad y la soberanía de nuestros pueblos.

Be the first to comment

Deja un comentario