enero 20, 2021

Aportes de las mujeres a la economía

A partir de la presente edición, “Diálogos feministas” de La Época aborda desde distintas visiones y perspectivas la temática económica, buscando hacer visibles los aportes de las mujeres en este ámbito. En este número, presentamos una breve introducción y una provocación que pone en cuestionamiento el paradigma del desarrollo.

Durante la “Década Internacional de las Mujeres”, la Organización de las Naciones Unidas promovió —entre otros objetivos— la “incorporación de las mujeres en la economía”. Al finalizar el periodo se admitió que el objetivo había sido planteado al menos de manera imprecisa si no errónea, puesto que se vino a constatar que las mujeres ya estaban incorporadas en ella. Desde siempre, en todo tiempo y lugar, las mujeres han trabajado y producido, pero los frutos de su trabajo les han sido enajenado, llegando a obtener menor valor que el de los hombres.

La Plataforma de Acción Mundial aprobada durante la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, en 1995, incluye un descarnado análisis sobre las condiciones en que las mujeres aportan con su trabajo —remunerado y no remunerado— a la economía mundial y contiene una serie de compromisos internacionales orientados a modificar las situaciones que determinan los índices de desigualdad entre mujeres y hombres, sobre todo en el sistema-mundo capitalista.

Un informe reciente de Social Wash (2012) concluye que “en ningún país del mundo las mujeres tienen las mismas oportunidades que los hombres en la toma de decisiones económicas y políticas”. “En realidad, subraya el informe, las mujeres siguen en segundo plano aunque hayan dado grandes pasos en materia de educación y participación económica. Incluso en los países donde la situación de la mujer es mejor, aún existe una importante brecha de género en materia de empoderamiento”1.

Conscientes de ello, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y la Secretaria Adjunta y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, en ocasión del Día Internacional de las Mujeres, instaron a los estados miembros a cumplir con dichos compromisos, a “empoderar a las mujeres rurales y acabar con el hambre y la pobreza”.

A diecisiete años de su suscripción, vuelven a surgir las mismas preguntas: ¿por qué los avances son tan lentos con relación a los objetivos?, ¿se trata únicamente de “voluntad política de los estados?, ¿por qué se retacean los recursos destinados a políticas públicas a favor de las mujeres mientras que, por ejemplo, se elevan descomunalmente los presupuestos destinados a las guerras?, ¿será que “algo” está mal planteado en esos análisis y compromisos?

A partir de este número y durante las próximas semanas indagamos respuestas a estas y otras preguntas.

*          Responsable de la sección “Diálogos Feministas” del semanario “La Época”.

1          http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2012030703

Be the first to comment

Deja un comentario