octubre 28, 2021

Fuera y dentro de los registros censales

El 29 de noviembre de 1730, centenas sino miles de cochabambinos, artesanos en su mayoría, se rebelaron contra una determinación gubernamental: revisar el estatus de algunos mestizos para comprobar si no eran indígenas, y por tanto sujetarlos al pago de tributo. Corrió el rumor que los mestizos serían empadronados y obligados a cancelar impuestos. A la cabeza de Alejo Calatayud, platero, confrontaron a las tropas realistas del Revisitador Manuel Benero de Valera, enviado por el Virrey del Perú y le propinaron una buena tunda. Mataron al menos a una docena y media de sus hombres. Luego tomaron violentamente la Villa de Oropesa y exigieron que las autoridades del cabildo fuesen criollas y no españolas. El carácter conservador de su propuesta radicó en que no se animaron, pese a su número y fuerza, a demandar su representación o de tomar el poder en sus manos.

En la estratificada y pigmentocrática sociedad colonial, los mestizos no poseían un estatus similar al de indígenas o españoles/criollos. Dentro el esquema de las Dos Repúblicas, la legislación que los cobijaba era tan rígida como contradictoria. Fiscalmente no estaban obligados, como los indígenas, al tributo o la mita, pero tampoco se beneficiaban del acceso a la administración burocrática. Los cargos bajos u altos les estaban expresamente negados. Vivían pues en un limbo y ausentes de todo registro; cómodo tributariamente, molesto políticamente.

La migración española fue fundamentalmente masculina, por lo que se cree que el origen de mestizaje es biológico (como bien dice Magnus Morner, la conquista española fue la conquista de las mujeres indígenas). Si, pero también fue resultado de un mecanismo de refugio. Para un indígena abandonar su comunidad y transformarse en mestizo equivalía a eludir las cargas coloniales al costo del desarraigo. La propuesta para el Censo de Población 2013, dice en la pregunta 39: ¿Se considera perteneciente a alguna nación, pueblo indígena originario campesino o afroboliviano? Luego una lista de 56 opciones. Demógrafos del INE han explicado que esta contabilidad es necesaria para diseñar políticas que atiendan a sectores secularmente discriminados. Vale. Pero la opción mestiza – que según algunas encuestas es la respuesta mayoritaria cuando se la incluye- no existe, pues se arguye que no corresponde a una identificación étnica(Aunque para muchos/as es la única autoidentificación). Otra vez al limbo. Al invisibilizar a los mestizos, se vuelve a la situación colonial, en los tiempos de la descolonización.

*          El autor es narrador de historias

Be the first to comment

Deja un comentario