junio 15, 2021

El Defensor del Pueblo y la huelga de los médicos

A estas alturas es ya difícil asegurar la imparcialidad y participación responsable del titular de la Defensoría del Pueblo en los problemas sociales que enfrenta el país: unos que se explican como la re-edición de una suerte de ritual de todos los años y otros con un sello político claramente opositor.

Villena ha afirmado que en el gobierno existe una posición muy dura frente a la huelga de los médicos y que, por el contrario, se percibe una mayor flexibilidad en los galenos. Es decir, tenemos al frente a un Defensor del Pueblo que no sabe dónde está parado.

La decisión de ampliar a 8 horas la jornada de trabajo de los médicos obedece a mejorar la atención de la población y aunque se requieren de otras medidas adicionales importantes, como mayor presupuesto fiscal para el sector salud, se trata de una iniciativa de gran valor.

La determinación oficial sólo afecta a un grupo pequeño, constituido en una suerte de aristocracia, que trata de manejar al sector salud como su hacienda y de participar en la selección de personal para el sector público para solo beneficio de su incondicional periferia, mientras miles de médicos de origen popular se quedan excluidos. Se trata de médicos que trabajan menos de cuatro horas en los centros de salud públicos y permanecen la mayor parte de su tiempo en consultorios y clínicas de carácter privado.

De todo eso no dice nada Villena, quien también calla sobre la posibilidad de incorporar a cerca de mil médicos al sector salud.

La huelga de los médicos no tiene sentido. Cualquier exceso que se considere existe en el decreto puede ser discutido en su reglamentación, de tal manera que, por ejemplo, de la jornada de 8 horas, al menos dos sean destinadas a elevar la calidad de los profesionales de la salud, en cuyas manos está la suerte de la población.

El Ministerio de Salud, por el contrario, debe relativizar el peso del Colegio Médico y abrir una convocatoria, como se lo hizo con los abogados, para el registro del personal vinculado al sector salud de una manera más democrática y alejada del chantaje político.

Por su parte, si hay algo que deben hacer los médicos y profesionales del sector salud es demandar un mayor presupuesto para avanzar hacia una salud gratuita, universal y de alta calidad, de tal manera de garantizar el acceso de toda la población. De eso no dice nada ni el Colegio Médico ni Villena, al parecer por querer seguir manteniendo el predominio de los servicios privados que dejan plata a unos pocos y empobrecen a la mayoría.

¿De qué Defensor del Pueblo estamos hablando?

Be the first to comment

Deja un comentario