diciembre 3, 2021

Salarios y financiamiento del TGN

En la coyuntura está en debate el incremento salarial. Si bien corresponde discutir las demandas de los asalariados en tanto responden a aspiraciones legitimas de un conjunto importante de la sociedad, es también necesario tomar en cuenta las posibilidades de satisfacer desde el punto de vista financiero dichas demandas.

Para el caso del sector público la discusión está vinculada a las posibilidades de otorgar mayores incrementos. Aspecto que es necesario dilucidar porque en apariencia es relativamente sencillo indicar que un incremento de 7% es bajo. En tal camino es aconsejable observar el flujo de caja con el que se financia los pagos salariales. En este artículo se explora el movimiento de cuentas del Tesoro General de la Nación.

En 2011 los ingresos del TGN fueron Bs20.400MM, de los cuales 88,6% provinieron de ingresos tributarios (renta interna y aduanera), hidrocarburos contribuyó con 6,3% y el resto (5,1%) provino de otras fuentes (como venta de servicios y bienes a cargo del TGN). Es interesante observar que a diferencia de lo que mucha gente cree el TGN no depende en forma amplia del sector hidrocarburos. Son los impuestos que pagan los bolivianos los que sostienen al Tesoro.

¿En que gasta el dinero? En 2011 el monto de gastos totales (ver cuadro) alcanzo la suma de Bs26.210MM. Es decir se tuvo un déficit de Bs357MM equivalentes a -0,2% del Producto Interno Bruto (PIB). La desagregación del gasto muestra que en servicios personales (salarios y aporte patronal) se gasto Bs11.353MM equivalentes al 43,3% del total. De hecho este es el mayor gasto que tiene el Tesoro.

Le sigue en orden de importancia el gasto en transferencias corrientes, las mismas están compuestas por la contribución a la renta dignidad, el pago a los rentistas del sistema de reparto, las transferencias a los gobiernos municipales entre los rubros más importantes. Todo lo señalado equivale a 31,4% del gasto total.

Continúa la compra de bienes y servicios de todas las entidades financiadas con recursos del TGN. En 2011 dicho gasto alcanzó la suma de Bs2.693MM equivalentes a 10,3%. Por intereses de la deuda externa e interna en dicha gestión el Tesoro pago la suma de Bs2.056MM que representan el 7,8%.

Un aspecto resaltable del manejo de la entidad ha sido que con el tiempo el gasto de capital (inversión) ha crecido en forma sostenida. En 2005 este ítem era de Bs136MM, en 2008 llego a Bs313MM y en 2011 subió a Bs1.783MM (6,8%).

Ese es un rápido resumen del gasto del TGN.

Véase ahora la composición de los pagos por servicios personales. Recuérdese que se indico que este rubro equivale a Bs11.353MM para 2011. Estos se descomponen en Bs10.269MM en sueldos y Bs1.084MM en aportes patronales (sistema integral de pensiones y caja nacional de salud fundamentalmente).

Póngase ahora atención en el análisis del pago por sueldos. De los Bs10.269MM indicados, aproximadamente Bs5.606MM se dedican al magisterio (55%), le sigue Bs1.648MM a defensa (16%), continua con Bs1.211MM para salud (12%), se destinan Bs910MM para la policía (9%) y el resto de la administración pública representa un gasto anual de Bs894MM (8%). Un aspecto resaltable es que en materia salarial se destina un 67% para salud y educación lo cual desvirtúa completamente algunas afirmaciones que indicaron, en su momento, que el Estado boliviano priorizaba a las fuerzas armadas. Los datos son contundentes al respecto.

Con esta información corresponde analizar que significa un incremento a la masa salarial de 7%. Únicamente tomando en cuenta a salud y educación representa Bs478MM adicionales. Cada punto adicional le cuesta al TGN aproximadamente Bs68MM adicionales. Si a esto se adiciona el incremento a realizarse a las fuerzas armadas, la policía nacional y a los rentistas tenemos un gasto adicional que puede fácilmente superar la cifra de Bs1.000MM.

El TGN no tiene la espalda para soportar estos gastos y es importante que los trabajadores reflexionen acerca de las posibilidades reales de financiamiento.

Adicionalmente existe una cuestión ética que es importante considerar. En 2011 los recursos por renta interna llegaron a Bs21.364MM si los gastos por servicios personales alcanzaron la cifra de Bs11.353MM, quiere decir que 53% (algo más de la mitad) de los impuestos pagan salarios. Como sociedad es importante considerar si esta es la mejor manera de contribuir al desarrollo.

La observación de estas cifras ha llevado a más de un analista a considerar que el incremento del gasto en sueldos responde a un inusitado incremento de la burocracia gubernamental. Nada más alejado de la realidad. Para comprobar esto véase la siguiente información: En 2005 la cantidad de ítems en educación era de 138.243, en salud llegaban a 17.743. Para 2011 los ítems en educación llegan a 162.458 y los de salud a 22.608 es decir en seis años se incorporaron 24.215 nuevos maestros y 4.865 profesionales en salud. Es por esta razón que de un gasto de Bs2.905MM (2005) se paso a Bs6.817MM (2011). Es decir, se incremento en 134%. He ahí la fuente del crecimiento de la “burocracia” que con frecuencia se reclama.

Todos estos datos no son “secreto de Estado” de hecho fueron obtenidos de la Memoria de la Economía Boliviana 2011 que es publicada anualmente por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas y también puede ser encontrada en su página web www.economiayfinanzas.gob.bo.

Sensiblemente la discusión parece haberse empantanado en la discusión de porcentajes o en la demanda de una canasta básica que supera la suma de Bs8.000. Ciertamente es difícil no compartir una demanda así, puesto que a mi parecer esa es la suma que necesita una familia para mantenerse, sin embargo, como en toda familia es importante ver cuáles son las posibilidades reales de cumplir dicho anhelo. Si no existen los recursos lo mejor es asumir una alternativa racional.

Un día Bolivia podrá exhibir con orgullo que su salario mínimo es equivalente a USD1.000 pero para llegar a ese tiempo es necesario que hoy se invierta para expandir la base productiva. Única manera de aumentar en forma sostenida los salarios. Si en lugar de eso la sociedad decide que debemos gastar el dinero en los tiempos actuales malas épocas serán los que vengan.

También es importante reflexionar si estas cuestiones deben resolverse al calor de demostraciones de fuerza. Ciertamente gran parte de las conquistas obreras fueron logradas mediante el recurso de la movilización, sin embargo, no creo que el mejor camino sea utilizar los mismos métodos con un gobierno que ha nacido del seno del pueblo.

Recordar como los obreros abrimos la puerta al neoliberalismo con demandas cada vez más difíciles de atender parece ser la tarea del momento.

*          Economista

Be the first to comment

Deja un comentario