noviembre 29, 2021

La conducta pro yanky de la Alianza Pacífico vs la reivindicación marítima boliviana. Obama, y su estrategia sobre el Pacífico

No quepa duda que las fichas en el tablero de la geopolítica mundial se están moviendo. La aventura guerrerista de los administradores de la Casa Blanca, entraron en crisis tanto por lo inmanejable de sus presupuestos como por sus pírricas victorias en Irak y Afganistán.

La retirada progresiva de sus tropas y junto a ellas las de la OTAN, son señales del fracaso militar y económico que significaron esas aventuras que debieron movilizar gran cantidad de militares y máquinas de guerra norteamericanos además de innumerables mercenarios de todas las nacionalidades, contratados mediante empresas especializadas para estos fines.

Hoy habiendo multiplicado geométricamente el uso de los ataques cibernéticos y el uso de drones (aviones no tripulados para misiones de ataque contra blancos definidos), ya no necesitan de presencia masiva de soldados y mercenarios en Medio Oriente, dejando básicamente sus portaviones como cerrojo en el Golfo Pérsico junto a sus innumerables bases militares sembradas en la región.

En ese contexto, Barack Obama, su Secretario de Defensa Leon Panetta y el General Martin Dempsey Jefe de las Fuerzas Armadas conjuntas, siguen tratando de convencer al Partido Republicano, que sus cambios de estrategia, no son signo de debilidad pues su presupuesto de defensa sigue siendo diez veces mayor al del país que los sucede.

Pero cual es cambio de Eje de Obama? Concentrarse en la región Asia-Pacífico, con el convencimiento que esa es una región en la que tienen que frenar el avance comercial y político de la R.P. China. Además quebrar el BRICS, —bloque de economías emergentes— constituido por Brasil, Rusia, India, China y Sud África, para convertir a la India en su potencial aliado. Finalmente fortalecer sus alianzas con países subyugados de su patio trasero: América Latina y el Caribe.

China su vez, se adelantó a construir hegemonía en el Pacífico que es un espacio natural que territorialmente ocupa una región que nace en el Asia y se extiende hasta Sur-Centro y Norte América. La APEC es justamente una expresión de esta iniciativa. Uno de sus mecanismos fue precisamente materializar tratados de libre comercio con países de ese espacio territorial y al mismo tiempo mercado transcontinental. Sus reuniones anuales cuentan con la presencia de la Plana Mayor del Gobierno Chino. Esa la importancia en que inscribieron este espacio geopolítico y comercial.

Por otra parte para nadie es desconocido que en Sur y Centro América, tradicionalmente los gobiernos de Chile, Colombia, México, Costa Rica y Panamá, entre otros, han tenido una fuerte influencia norteamericana. Y casualmente, son estas naciones a la que se suma el Perú del transformista político Ollanta Humala, quienes han estructurado en los últimos días la Alianza Pacífico.

De esta manera, los EEUU han empezado a mover a sus peones de este lado del mundo, para posicionarse en su estrategia global.

La Alianza Pacífico, la han definido como un espacio regional pragmático, no ideológico, de países de economías abiertas, en la que son las empresas privadas nacionales y transnacionales, las que toman las iniciativas de articulación económica en los marcos del mercado capitalista. Por supuesto, la política no está ajena a estas iniciativas. No faltan las voces que señalan que estas son iniciativas para enfrentar al ALBA y el CELAC.

Acomodadas así las fichas del ajedrez mundial, como una débil voz que surge entre dos muelas (China y los EEUU), se escucha el clamor de Bolivia reivindicando su acceso al Océano Pacífico.

En el ajedrez planteado, la OEA como escenario no alcanza ni siquiera a ser una ficha. Es una institución parida en un momento de hegemonía norteamericana y que pasados los años, recuerda la imagen de una vieja tía que solo aconseja, recomienda y amenaza mediante sus organismos, según lo que aprendió del tío Sam.

Para lograr el objetivo de reivindicación marítima y acceso al Pacífico, el Estado Plurinacional de Bolivia debe proponer sus estrategias en este contexto mundial y no solamente en el mencionado y caduco espacio regional.

Acercarse al BRICS teniendo de vecino al Brasil que por supuesto tiene intereses en Bolivia y sabiendo que la R.P. China e India también están interesadas en nuestro potencial minero, energético y biogenético? Usar los intereses de estos países del BRICS para acercarnos a la costa del Pacífico y negociar en esas condiciones con las espaldas protegidas? No lo sé. Las respuestas están en la cancha de los expertos del Ministerio de Relaciones Exteriores, aunque por sus pasillos se escucha como rumor que nuestra soberanía no quiere lazos estratégicos ni con los EEUU ni con la China….”porque son imperios”… sirviendo de esta manera encubierta a los intereses norteamericanos.

*          Fernando Rodríguez Ureña es zoociologo, con maestría en quimeras. Hizo su doctorado en la pluriversidad de Los Sauces en Lian Ma He Nan Lu. Alguna vez fingió como diplomático.

Be the first to comment

Deja un comentario