diciembre 3, 2021

Destitución de Lugo agita las aguas en América Latina y pone a su sucesor en la picota

En medio de gran conmoción, la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y la Organización de Estados Americanos (OEA) se movilizan para intentar revertir la crisis política desatada en Paraguay tras la destitución, por parte del Congreso, del presidente legítimo de ese país, Fernando Lugo, sometido a un meteórico “impeachment”, el más sumario en la historia democrática de América Latina.

El congreso paraguayo, controlado por el conservador Partido Colorado, ha destituido el viernes a Lugo en un juicio político sumarísimo al que fue sometido por la supuesta responsabilidad en la muerte de 17 ciudadanos en un enfrentamiento entre policías y campesinos, la semana pasada.

Lugo fue echado al pico tras la violencia desatada, el viernes anteúltimo, en Curuguaty donde 6 policías y 11 campesinos murieron en un enfrentamiento por desalojo de tierras.

Treinta y nueve de los 43 senadores paraguayos condenaron a Lugo por “mal desempeño de sus funciones”, lo que disparó las alarmas en la región, principalmente en el bloque antiestadounidense, la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), en momentos en que su vecina Bolivia lidia con una crisis policial inopinada, que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, no dudó en emparentarla con la que estuvo a punto de derrocarle en 2010.

Cancilleres y representantes de los países de UNASUR se han puesto en la convulsa Asunción, donde el vicepresidente liberal Federico Franco se ha hecho del poder.

LA UNASUR, que en 2008 mató en el vientre un golpe de Estado en la Bolivia gobernada por Morales, con su decisión de negarle legitimidad a quien resultare propuesto por el conato inconstitucional, ha resuelto “conocer in situ todos los aspectos de la situación política del país”, que ha vuelto al control del conservador Partido Colorado, el más antiguo de Paraguay, que sostuvo en el poder durante 40 años al ex dictador Alfredo Stroessner.

Reunidos en Río de Janeiro, los cancilleres de la región estimaron de ‘ imprescindible’ el pleno respeto de las cláusulas democráticas del MERCOSUR, la UNASUR y la CELAC.

“Los Gobiernos de UNASUR evaluarán en qué medida será posible continuar la cooperación en el marco de la integración suramericana (..) La misión de cancilleres reafirma su total solidaridad al pueblo paraguayo y el respaldo al Presidente constitucional Fernando Lugo”, afirmó en un comunicado la UNASUR.

La crisis paraguaya hacía tambalear al subrregional MERCOSUR, conformado por Brasil, Argentina y Uruguay.

Por su parte la OEA convocó a una sesión extraordinaria que pondrá la lupa en el país de Gaspar Rodríguez Francia y Solano López, el más pobre del MERCOSUR

EL secretario general de la OEA, Miguel Insulza, llamó a “respetar las normas del debido proceso” que obvió el Congreso paraguayo al destituir a Lugo, de un jalón.

Antes de que el Congreso paraguayo desafecte a Lugo, Insulza calificó de “indispensable” que se respete “la transparencia de todo este proceso y la existencia de las normas constitucionales en Paraguay”, y expresó su preocupación por “el plazo bastante breve” que se otorgó al Presidente Lugo, para defenderse de las acusaciones”.

El ALBA, que integra a Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, denunció el “golpe de Estado” surgido en Paraguay, que interrumpió el mandato de Lugo.

Pese a su estado embrionario, la CELAC se dijo a la orden de coadyuvar en el restablecimiento del orden constitucional afectado en Paraguay, donde Lugo se sometió por evitar un “baño de sangre”.

A merced de un inopinado reclamo salarial por parte de los policías de base, Morales marcó el pulso de las entidades supraestatales y anticipó, sin nombrar a Franco, que Bolivia no “reconoce un gobierno que no surja de las urnas y el mandato del pueblo”.

Morales condenó sin ambages el “golpe congresal”  contra Lugo, producto de una acción política barajada por “los neoliberales” coludidos con los “terratenientes” locales y el “imperio” a la distancia.

Lugo “estaba acabando con las logias, con los terratenientes y grupos de poder (en Paraguay) y eso siempre tiene un costo”, afirmó al asegurar que detrás de tal “acción política” se mueve “la mano de los neoliberales internos y externos”, hizo notar.

La destitución de Lugo se registra a tres años del golpe de Estado que desbarató la democracia en Honduras, donde tras un interregno y un gobierno provisional conformado por los adversarios más enconados de la política del entonces presidente constitucional, Manuel Zelaya.

También a menos de 4 meses de las elecciones en Venezuela, donde los sondeos de opinión política privados aseguran la reelección, por amplio margen, del presidente Hugo Chávez y un año después de que el electorado nicaragüense reeligiera al presidente Daniel Ortega y en momentos en que Correa surge favorecido en Ecuador, donde la oposición emplea al hermano de éste para podar  una probable reelección.

Entre tanto Morales, que trastabilló en su intento de equilibrar el precio de los carburantes, a fines de 2010, con relación a los stándares en Sudamérica, recupera espacios en el terreno de su popularidad.

La fortaleza política que le llevó a ganar de punta cantos las elecciones generales de 2005 y 2009, cuando resultó electo por 2 de cada 3 votos en Bolivia, ha permitido a Morales capear una serie de trabas que han aparecido en su camino, los últimos meses.

Morales, que hace seis años implanta el cambio de lo secularmente establecido en Bolivia, debe lidiar desde septiembre del año 2011 con una retahíla de  protestas sin solución de continuidad y “generación espontánea” surgidas, una tras otra, en una suerte de presión celta: truco o trato, sin dulce.

Desde la IX Marcha de los indígenas de tierras  bajas que remató con la declaración de ‘intangibilidad’ del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), una reserva natural porosa en la Amazonia boliviana a los intereses privados, el gobierno de Morales se ha puesto en la situación de desarrollar sus proyectos más ambiciosos en un escenario de sombies imbatibles, pese a su condición de muertos insepultos.

Be the first to comment

Deja un comentario