octubre 15, 2021

Doctora en Ciencias Políticas y Desarrollo, Sandra Rocío García. Candidato de la derecha venezolana no posee proyecto político, ni plan de gobierno ejecutable

Este 7 de octubre los ojos del mundo se apostarán en Venezuela, pues se llevará a cabo las elecciones a la presidencia, donde se medirán el candidato de la derecha, Henrique Capriles y el actual mandatario, Hugo Chávez, quien por tercera vez busca la reelección. Ante lo que representa esa contienda el representante de la oligarquía está inmerso en un maratónico recorrido por el país en el que busca conquistar votantes para acortar la desventaja que las encuestas le dan frente a su rival, Hugo Chávez.

Es por ello, que se entrevistó a la doctora en Ciencias Políticas y Desarrollo, Sandra Rocío García, quien realizó un balance del panorama político y social que se está llevando a cabo en el país de cara a los comicios en los que se darán cita más de 18 millones de votantes.

Lucía Berbeo (LB).- ¿Cuando faltan menos de dos meses para que se lleven a cabo las elecciones presidenciales en Venezuela cómo ve el panorama político que se ha presentando?

Sandra Rocío García (SG).- Claramente definido desde el punto de vista de político, dos vertientes delimitadas que responden a dos proyectos completamente diferentes: uno social, representado y asumido por el actual Presidente de la República y candidato a la reelección, Hugo Chávez y otro capital, encarnado, pero no asumido, por el candidato opositor y por ahora cesante en sus funciones como gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles. Desde el punto de vista político es evidente que el panorama está claro; ahora si hablamos desde la perspectiva electoral, es mucho lo que hay que decir.

Ambos candidatos tiene su “público” por decirlo de alguna manera, pienso que ese es un elemento que ninguno de los dos grupos, tanto el Comando Carabobo como el Venezuela, deben obviar, de ser así se estaría incurriendo en un grave error político. En la política como en la guerra no hay enemigo pequeño. Sin embargo, hay en particular un aspecto muy interesante que he visto desde que se definió la candidatura de Capriles como el candidato por la oposición. Si las elecciones del 7 de octubre de la que vamos a ser protagonistas los venezolanos se tratara de una novela a la que me pidieran que titulara no dudara en llamarla Compitiendo con el Espejo.

Si bien es cierto, como te dije en principio hay dos candidatos y proyectos claramente definidos, hay elementos que me llevan a visualizar las elecciones como una medición del Presidente Chávez. Capriles ha resultado ser un candidato insípido desde el punto de vista político, nada atractivo para las masas, y menos aún para los cuadros, no se maneja un proyecto político claro, un plan de trabajo, un plan de gobierno. Es el candidato obligado en torno al cual se han tenido que aglutinar los sectores de oposición para hacerle frente al hombre fuerte del poder, al Presidente Chávez.

La gente que sigue a Capriles (y reconozco que tiene sus seguidores) no lo hace porque cree en él como opción política, lo hace porque no quiere al actual presidente y candidato a la reelección. Lo que se medirá en octubre no serán las opciones Chávez – Capriles, sino que con los resultados de las elecciones el Presidente de la República y sus asesores van a tener en la realidad el porcentaje de seguidores “duros” y de oposición “dura” de Chávez. Los electores que votarán por Capriles el 7 de octubre no lo harán en realidad por él, lo harán en contra de Chávez. Por eso veo las elecciones como una competencia de Chávez con él mismo.

LB.- ¿En cuanto a la campaña que ha venido realizando la Mesa de la Unidad y su candidato Henrique Capriles, como experta internacionalista que dice al respecto?

SG.- La campaña se ha venido realizando sobre la nada, no hay proyecto político, no hay plan de Gobierno ejecutable. Capriles se ha dedicado a recorrer al país, manejando un discurso cargado de incoherencias, con la sola intencionalidad de reforzar el desinterés de sus seguidores hacia Chávez, lo que además me parece estéril porque no extiende el poco discurso que maneja a convencer a grupos que respaldan al Presidente, sino a machacar y machacar lo mismo contra él. La campaña ha estado definitivamente plagada de errores, se ha manejado una tendencia de mala imitación incluso a la personalidad del Presidente, Capriles quiere imitarlo, tratando de acercarse al pueblo y ocultando forzadamente su propia personalidad.

El candidato de la derecha está como los muchachos cuando están pequeños, lleno de amigos imaginarios por todas partes, y con ellos quiere intentar “tapar” sus fallas de discurso, sin embargo, ello no ha resultado una buena estrategia política. Definitivamente no es buen actor para ésta novela. Para no dejar de reconocer los aspectos positivos de Capriles, hay que reconocer que lo respalda una mediana gestión en la gobernación de Miranda, que ha sido aceptada como tal ante las pésimas gestiones que han realizado afectos al gobierno en el estado.

LB.- ¿Está latente que la derecha quiera deslegitimar el sistema electoral y quebrantar la democracia en el escenario que vuelva a ser ratificado el presidente venezolano, como ya sucedió en el 2005 durante las elecciones parlamentarias?

SG.- Esa opción está siempre latente, de hecho muchas han sido las críticas que sectores de la oposición han efectuado contra el Poder Electoral, sin embargo, ello forma parte de los errores que de ese lado se han estado cometiendo. Las críticas no hacen más que perjudicarlos a ellos mismos. En las pasadas elecciones de alcaldes y gobernadores, muchos fueron los cargos que quedaron en manos de la oposición, por lo que sus críticas se vieron disminuidas, no se cansan de cometer los mismos errores. No veo posible un escenario como el del 2005, no veo factible el retiro de Capriles como candidato presidencial, son muchos los intereses económicos y foráneos que están en juego que lo respaldan, para aceptar una eventual retirada de éste. El escenario que veo cada vez más factible es el de cantar fraude después de las elecciones, aderezados con las ya conocidas protestas de conflictividad política.

LB.- ¿Cómo ve el discurso y el proyecto que ofrece el candidato de la oposición para los venezolanos considera que está calando en la población?

SG.- No hay discurso político de altura, ni proyecto, Capriles mismo ha definido su discurso: la cháchara. Todos los venezolanos tenemos nuestras simpatías políticas y ya se habrá dado cuenta de la mía desde la primera línea, pero yo le invito con honestidad a escuchar un discurso de Capriles completo, porque tampoco es que duran tanto, y reflexionar sobre el.

LB.- ¿Para culminar están dadas las condiciones para que vuelva a ganar por tercera vez el mandatario Hugo Chávez?

SG.- Si me preguntas a mi te digo que sí, pero creo que es más interesante hacerle esa pregunta a una madre o un padre pobre que vivió los desmanes de la Cuarta República y se haya visto beneficiado (a) por las políticas sociales del Gobierno, no dudo en pensar en que la respuesta sería “es necesario”.

*          La autora es periodista, ta, analista político y colaborador para este medio de información.

Be the first to comment

Deja un comentario